Eu­ro­pa trans­for­ma en unos me­ses a los ce­les­tes

La ma­du­ra­ción fí­si­ca de los ju­ga­do­res cuando lle­gan al Vie­jo Mun­do

El Observador - Referi - - LUIS EDUARDO INZAURRALDE -

MON­TE­VI­DEO. Ha­ce una dé­ca­da Luis Suá­rez ha­cía sus va­li­jas pa­ra des­em­bar­car en Gro­nin­gen de Ho­lan­da. Eu­ro­pa se lle­va­ba a un fut­bo­lis­ta de 18 años que con sus go­les ha­bía cau­ti­va­do a to­dos en las di­vi­sio­nes ju­ve­ni­les de Na­cio­nal y que ha­bía irrum­pi­do en Pri­me­ra con un ta­len­to na­tu­ral, que lo ha­cía di­fe­ren­te al res­to.

En­tre­na­ba, se ali­men­ta­ba y vi­vía con los rit­mos del fút­bol uru­gua­yo, con las con­cen­tra­cio­nes de uno o dos días ca­da fin de se­ma­na, que no le plan­tea­ban nin­gún obs­tácu­lo pa­ra ser el ju­ga­dor que ya era a tan cor­ta edad.

Cuando lle­gó a un equi­po chi­co de Ho­lan­da se en­con­tró con una reali­dad que lo en­fren­tó a un cam­bio ra­di­cal en su ca­rre­ra: el en­tre­na­dor del plan­tel prin­ci­pal lo man­dó a Ter­ce­ra, le di­jo que ba­ja­ra de pe­so y que se pu­sie­ra en for­ma si que­ría ju­gar en Pri­me­ra. Po­cas se­ma­nas des­pués es­ta­ba de re­gre­so. El res­to de la his­to­ria es co­no­ci­da.

Por es­tos días, el téc­ni­co de la se­lec­ción pu­so en el ta­pe­te una reali­dad del fút­bol lo­cal –e in­clu­so del ar­gen­tino– que el gran pú­bli­co des­co­no­ce, y que mar­ca por qué mu­chos fut­bo­lis­tas de­mo­ran en lle­gar al com­bi­na­do ma­yor o no son con­si­de­ra­dos.

Ma­xi­mi­li­ano Gó­mez pe­día a gri­tos un lu­gar en la se­lec­ción a par­tir de sus go­les en De­fen­sor Spor­ting. Con su es­ti­lo muy pa­re­ci­do al de Suá­rez, el hin­cha ha­cía pro­yec­cio­nes. Sin em­bar­go, Ta­bá­rez es­pe­ró a que el go­lea­dor lle­ga­ra a Es­pa­ña y mos­tra­ra su ca­li­dad en unos po­cos par­ti­dos pa­ra con­vo­car­lo. Gó­mez lle­gó es­ta se­ma­na a la se­lec­ción con “me­nos ki­los de los que pe­sa­ba, tie­ne otra cor­pu­len­cia mus­cu­lar, se lo no­ta más fino”, di­jo Ta­bá­rez. El ca­so de Ro­dri­go Ben­tan­cur fue di­fe­ren­te, vol­vió con cin­co ki­los más y más cor­pu­len­to, con for­mas y pe­sos pa­ra com­pe­tir en el pri­mer ni­vel. •

Ma­xi­mi­lano Gó­mez lle­gó “más fino” a la se­lec­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.