MI­SIÓN CUM­PLI­DA

En un es­ta­dio col­ma­do, que vi­vió su fies­ta, los ce­les­tes ce­rra­ron con una con­tun­den­te vic­to­ria y fir­ma­ron una his­tó­ri­ca cla­si­fi­ca­ción di­rec­ta al Mun­dial

El Observador - Referi - - PORTADA - LUIS EDUAR­DO INZAURRALDE Twit­ter.com/Lui­sin­za

Fi­nal del ca­mino. Uru­guay fir­ma su cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial de Ru­sia 2018 con una cam­pa­ña his­tó­ri­ca. Las 55.000 al­mas que col­ma­ron el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, que que­da­ron mu­das cuan­do a los 22’ en­tre Go­dín y Gas­tón Silva le re­ga­la­ron un gol in­creí­ble a Bo­li­via, dis­fru­tan un cie­rre iné­di­to de las Eli­mi­na­to­rias. Así lo mar­ca la ta­bla: Uru­guay es se­gun­do en la di­fi­ci­lí­si­ma cla­si­fi­ca­to­ria sud­ame­ri­ca­na, en la que Ar­gen­ti­na, con el me­jor ju­ga­dor del mun­do, su­frió has­ta el fi­nal. Por esa ra­zón, los fut­bo­lis­tas sal­tan y ce­le­bran en la can­cha, los hin­chas no se quie­ren ir del es­ta­dio. La fies­ta es com­ple­ta.

No es mo­men­to pa­ra mi­rar pa­ra atrás, pe­ro sí pa­ra en­sal­zar la for­ma en que la se­lec­ción lle­ga a des­tino. A su des­tino. A ese que es­ta­ble­ció el téc­ni­co Ós­car Washington Tabárez a par­tir del pro­yec­to de se­lec­cio­nes que des­de ha­ce más de una dé­ca­da le pu­so or­den y un buen rum­bo al fút­bol celeste –in­clu­so ba­jo la ácida crí­ti­ca e im­pa­cien­cia del hincha–, que en 2015 se re­en­gan­chó con un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal, sem­bra­do por el pro­pio téc­ni­co, que le brin­dó un nue­vo im­pul­so a la se­lec­ción.

Hoy es fies­ta. Ayer fue­ron du­das, por­que al re­bo­bi­nar la pe­lí­cu­la de es­te cla­si­fi­ca­to­rio las in­quie­tu­des su­pe­ra­ban a las cer­te­zas. Sin Suá­rez ni Ca­va­ni, sus­pen­di­dos, el ca­mino a re­co­rrer es­ta­ba car­ga­do de in­cer­ti­dum­bre. Y allá arran­có Uru­guay, con mu­cho va­lor, co­ra­je y aferrado al con­ven­ci­mien­to de un gru­po. Sor­tean­do ad­ver­si­da­des que le brin­da­ron la gran re­com­pen­sa.

El par­ti­do de ano­che an­te Bo­li­via fi­nal­men­te se trans­for­mó en un trá­mi­te pa­ra Uru­guay, que no es­tu­vo exen­to de ese su­fri­mien­to que sue­le acom­pa­ñar a la se­lec­ción. Lo de ayer fue co­mo si en 90 mi­nu­tos el fút­bol in­ten­ta­ra re­su­mir el re­co­rri­do de 18 fe­chas. Suá­rez ha­bía te- ni­do tres si­tua­cio­nes de gol y un ti­ro li­bre, Bo­li­via no ha­bía re­ma­ta­do al ar­co, pe­ro los vi­si­tan­tes se ha­bían pues­to 1-0.

Con ese me­dio­cam­po re­no­va­do con Val­ver­de, Vecino, Ben­tan­cur y De Arras­cae­ta, Uru­guay tu­vo la pe- lo­ta, ma­ne­jó el jue­go y es­ta­ble­ció una nue­va for­ma pa­ra el fút­bol de la se­lec­ción. Es­ta vez los go­lea­do­res fue­ron sur­ti­dos, co­mo po­cas ve­ces le ha­bía su­ce­di­do en es­tos años, des­de que no es­tá Die­go For­lán, pe­ro fa­lla­ron an­te un Lampe que fue fi­gu­ra. Sin em­bar­go, Uru­guay nun­ca per­dió la pa­cien­cia. De­mos­tró lo que sa­bía ha­cer con su nue­va pro­pues­ta y así, len­ta­men­te, fue cons­tru­yen­do el triun­fo que de­fi­ni­ti­va­men­te fir­mó so­bre el fi­nal del pri­mer tiem­po con los go­les Cá­ce­res y Ca­va­ni. Lue­go, en el se­gun­do pe­río­do, Suá­rez se re­con­ci­lió con el gol des­pués de ca­si un año.

Fi­nal pa­ra un ca­mino, que tie­ne por de­lan­te el desafío de otro Mun­dial. El ter­ce­ro con­se­cu­ti­vo y con un plan­tel de fut­bo­lis­tas, re­no­va­do y do­ta­do con ca­li­dad co­mo pa­ra ima­gi­nar el fu­tu­ro con es­pe­ran­za, in­clu­so des­de el des­crei­mien­to que siem­pre tu­vo el pro­ce­so de Tabárez. Es tiem­po pa­ra ce­le­brar, pe­ro so­bre to­do pa­ra creer. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.