PE­SE AL COS­TO DE LAS EN­TRA­DAS Y UN FRÍO IN­VER­NAL, EL CEN­TE­NA­RIO VOL­VIÓ A TE­ÑIR­SE DE CELESTE PA­RA CE­LE­BRAR

El Observador - Referi - - ELIMINATORIAS -

La no­che es­ta­ba gé­li­da sin to­que pri­ma­ve­ral al­guno. Las en­tra­das es­ta­ban ca­ras por­que la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF) ne­ce­si­ta di­ne­ro fres­co pa­ra sos­te­ner su es­truc­tu­ra. El ri­val, Bo­li­via, no ofre­cía un atrac­ti­vo ex­tra por es­tar eli­mi­na­do ha­ce va­rias fe­chas. Sin em­bar­go, el hincha de Uru­guay vol­vió a es­tar. Vol­vió a pin­tar el Cen­te­na­rio de celeste. Vol­vió a aplau­dir, a gri­tar y a fes­te­jar. Fue a vi­vir una fies­ta, co­mo ca­da vez que jue­ga la Celeste.

Las ca­lles co­lap­sa­das de au­tos y los bu­ses re­ple­tos de ex­cur­sio­nes lle­ga­das del in­te­rior con fa­mi­lias ba­jan­do con ter­mo y ma­te, y ban­de­ras de ilu­sión col­ga­das en la es­pal­da de­co­ra­ban el Par­que Batlle las ho­ras pre­vias al arran­que del par­ti­do.

A los ni­ños se les di­bu­ja­ba so­la la son­ri­sa en el ros­tro al pro­nun­ciar dos pa­la­bras má­gi­cas: Suá­rez y Ca­va­ni.

Por eso, me­dia ho­ra an­tes de co­men­zar el par­ti­do el es­ta­dio ex­plo­tó.

Es cier­to que las en­tra­das no se ago­ta­ron por muy po­co. Por la tar­de ha­bían co­lo­ca­das 44 mil y a un par de ho­ras el nú­me­ro cre­ció a 48 mil. Pe­ro una vez más, el pú­bli­co vol­vió a de­cir pre­sen­te. Por­que es­ta se­lec­ción se lo me­re­ce. Se lo ga­nó. Con va­lo­res, con en­tre­ga, con co­ra­zón, con ga­rra, con de­ter­mi­na­ción, con ac­ti­tud. Más allá de los vai­ve­nes de la ca­li­dad de su jue­go.

Cer­ca de US$ 11 mi­llo­nes re­cau­dó la AUF du­ran­te las Eli­mi­na­to­rias.

De ese mon­to se de­du­cen los gas­tos de or­ga­ni­za­ción que im­pli­ca ca­da par­ti­do de Eli­mi­na­to­ria, que son muy im­por­tan­tes por­que son par­ti­dos FIFA que re­quie­ren mu­cho per­so­nal, se­gu­ri­dad y des­plie­gue ope­ra­ti­vo. Pro­me­dial­men­te ese mon­to se ele­va a US$ 300 mil en­tre jue­ces, vee­do­res, ho­te­le­ría y de­más gas­tos pa­ra sos­te­ner el es­pec­tácu­lo y la ope­ra­ción de traí­da y lle­va­da de los ju­ga­do­res des­de y ha­cia sus lu­ga­res de pro­ce­den­cia.

No im­por­ta. La gen­te quie­re es­tar y así sos­tie­ne esa ma­qui­na­ria ca­da vez más y me­jor pro­fe­sio­na­li­za­da. Por­que des­de ha­ce años es­tá iden­ti­fi­ca­da con es­ta se­lec­ción. ¡Có­mo pa­ra no es­tar­lo! “Las que vi­vi­mos an­tes que lle­ga­ra el Maes­tro”, co­men­ta­ba un hincha que ron­da­ba los 40 años con otro vi­si­ble­men­te más jo­ven.

Eli­mi­na­cio­nes, sin­sa­bo­res, agre­sio­nes. La celeste de an­tes. Una épo­ca en la cual has­ta las tri­bu­nas se se­pa­ra­ban pa­ra evi­tar in­ci­den­tes en­tre hin­chas de Pe­ña­rol y Na­cio­nal en la tribuna co­mo su­ce­dió en pleno Sud­ame­ri­cano sub 17, en el Cen­te­na­rio en 1999. El Uru­guay di­vi­di­do. El de los hin­chas vio­len­tos.

To­do cam­bió a par­tir de 2006. A na­die se le ocu­rre aho­ra que las hin­cha­das va­yan a di­vi­dir­se. Por­que la se­lec­ción tie­ne sus pro­pios hin­chas. Los in­con­di­cio­na­les. Con frío, con llu­via o al ra­yo del sol. En las bue­nas –co­mo ano­che– o en las bra­vas, co­mo se em­pe­zó a ali­men­tar en épo­cas co­mo el par­ti­do an­te Co­lom­bia en el Cen­te­na­rio pre­vio a Su­dá­fri­ca 2010, cuan­do ha­bía que ha­cer pro­mo­cio­nes de 2x1 pa­ra acer­car gen­te al es­ta­dio (ver pá­gi­na 8). Qué le­ja­nas pa­re­cen esas épo­cas.

Y eso va­le: $ 820 una Áms­ter­dam o Co­lom­bes. Con­tra Bo­li­via. Y se pa­ga. Por­que Uru­guay es­tá por ter­cer edi­ción con­se­cu­ti­va en un Mun­dial, al­go que no ocu­rría des­de que se fue a los mun­dia­les de Chi­le 1962, In­gla­te­rra 1966, Mé­xi­co 1974 y Ale­ma­nia 1974. Por eso los hin­chas son tan fie­les. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.