Nue­va fór­mu­la ce­les­te, un mo­de­lo que es­tá a prue­ba

Sue­nan las cam­pa­nas del triun­fa­lis­mo de la fór­mu­la del re­no­va­do me­dio; aún de­be su­pe­rar va­rios ni­ve­les

El Observador - Referi - - PORTADA - LUIS EDUAR­DO INZAURRALDE Twit­ter.com/Lui­sin­za

Los triun­fos en el fút­bol uru­gua­yo tie­nen ese pe­li­gro­so –y con­ta­gio­so– efec­to de dar por bueno cual­quier con­te­ni­do, in­clu­so cuan­do to­da­vía es­tá a prue­ba. La vic­to­ria de Uru­guay 4-2 el mar­tes ante Bo­li­via en el cie­rre de las Eli­mi­na­to­rias y en un par­ti­do que fir­mó la his­tó­ri­ca cla­si­fi­ca­ción di­rec­ta de Uru­guay al Mun­dial, lan­zó bue­nas se­ña­les des­de la can­cha. Des­te­llos de buen fút­bol. Pe­lo­ta al pie. Pro­ta­go­nis­mo en el jue­go. Ma­yor po­se­sión de ba­lón. Vo­lan­tes que asu­mie­ron el con­trol del par­ti­do y sur­tie­ron a Suárez y Ca­va­ni co­mo no su­ce­día des­de ha­cía años.

Los go­lea­do­res ce­les­tes se en­con­tra­ron una de­ce­na de ve­ces de ca­ra al gol con pe­lo­ta do­mi­na­da, des­bor­de por las ban­das, tran­si­cio­nes rá­pi­das y lle­ga­das en ve­lo­ci­dad y con gran pro­fun­di­dad. Ge­ne­ral­men­te des­pués de una se­cuen­cia de pa­ses que le brin­da­ron al jue­go de Uru­guay un to­que de ma­gia, un con­te­ni­do ex­tra­ño pa­ra la ha­bi­tual pro­pues­ta de Ta­bá­rez, has­ta ayer. O has­ta el par­ti­do con Pa­ra­guay, cuan­do Federico Val­ver­de apa­re­ció en la for­ma­ción ini­cial.

Los úl­ti­mos des­te­llos de esa se­lec­ción ha­bían que­da­do en el re­cuer­do, ata­dos a aque­llos tiem­pos de es­plen­dor de Die­go For­lán, que a pu­ro im­pul­so in­di­vi­dual, de­lan­te de los to­do­te­rreno, hil­va­na­ba fút­bol y ge­ne­ra­ba con Suárez y Ca­va­ni un trío que se en­ten­día de tal for­ma que la se­lec­ción tam­bién lu­cía con su jue­go, aun­que el ver­da­de­ro bri­llo, los aplau­sos y los elo­gios se lo lle­va­ban la ac­ti­tud de­fen­si­va de un equi­po que siem­pre te­nía me­nos tiem­po que su ri­val el ba­lón pe­ro con­se­guía me­jo­res re­sul­ta­dos, que era en de­fi­ni­ti­va lo im­por­tan­te al ca­bo de los 90 mi­nu­tos de fút­bol.

El mar­tes apa­re­ció eso que que­ría el hin­cha, y que Ta­bá­rez en cier­ta for­ma se lo re­ga­ló con la fres­cu­ra de Val­ver­de, Ve­cino, Ben­tan­cur y De Arras­cae­ta, con ese me­dio­cam­po de 22 años de pro­me­dio. Lo que pe­día el hin­cha que vi­ve el fút­bol con el fol­clo­re pro­pio del que li­bre­men­te se per­mi­te ar­mar un equi­po sin con­si­de­rar as­pec­tos y de­ta­lles que ha­cen a la esen­cia de un equi­po en un con­tex­to y un lu­gar tan se­lec­to co­mo es una se­lec­ción.

Al téc­ni­co le lle­vó 11 años co­men­zar a en­con­trar un equi­po con buen pie, co­mo el que mos­tró ayer.

La se­lec­ción que ga­nó el mar­tes re­cién co­men­zó a re­co­rrer la eta­pa de ajus­te y em­pie­za a ren­dir prue­bas pa­ra de­mos­trar que real­men­te es­tá pre­pa­ra­da pa­ra afron­tar el desafío en las gran­des can­chas y fren­te a los ri­va­les de pe­so, con esa pro­pues­ta que se vio ante Bo­li­via.

En el fút­bol es más fá­cil des­truir que cons­truir. En los he­chos: el jue­go de res­pues­ta que desa­rro­lló Uru­guay le cal­zó jus­to du­ran­te 11 años a los ju­ga­do­res que con­vo­có Ta­bá­rez, des­pués que con­si­guió ajus­tar la fór­mu­la, por­que hoy to­dos re­cuer­dan la efec­ti­vi­dad del me­dio­cam­po, pe­ro pa­ra lle­gar a ese ren­di­mien­to el téc­ni­co tu­vo que dar for­ma a la pro­pues­ta des­de el le­jano 2006 has­ta 2010, cuan­do de­fi­ni­ti­va­men­te ma­du­ró el equi­po ce­les­te.

¿Uru­guay ju­ga­rá el Mun­dial con los cua­tro vo­lan­tes que co­lo­có el mar­tes? Es­tá por ver­se. Es el rum­bo que Ta­bá­rez quie­re po­ner al com­bi­na­do, pe­ro es­tos ju­ga­do­res de­be­rán de­mos­trar que es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra im­po­ner el fút­bol de pro­pues­ta y po­ner en pau­sa el de res­pues­ta.

La se­lec­ción ten­drá seis par­ti­dos amis­to­sos y 20 días de en­tre­na­mien­to en­tre no­viem­bre pró­xi­mo y ju­nio de 2018, an­tes del Mun­dial de Ru­sia (ver pá­gi­na 5), pa­ra con­fir­mar que es el ca­mino fut­bo­lís­ti­co. En ese pe­río­do de­be se­guir su­bien­do ni­ve­les pa­ra que de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta fór­mu­la se trans­for­me en el nue­vo se­llo de fút­bol de Uru­guay. Un con­te­ni­do que por aho­ra so­lo ilu­sio­na. ¡Por­que el mar­tes le ga­nó a Bo­li­via, con el sus­pen­so de em­pe­zar 0-1!

Va bien es­te Uru­guay, pe­ro si­gue a prue­ba, in­clu­so cuan­do el triun­fa­lis­mo em­pa­la­ga. •

L.CA­RRE­ÑO

De Arras­cae­ta mos­tró aque­llas pin­ce­la­das de For­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.