Fies­tas, al­cohol y so­ber­bia, el com­bo que eli­mi­nó a Chi­le

El Observador - Referi - - BÁSQUETBOL -

Fies­tas eter­nas en ca­si­nos re­ga­dos de al­cohol, un ves­tua­rio que­bra­do en­tre los pro­fe­sio­na­les y los in­dis­ci­pli­na­dos y una arro­gan­cia que lle­gó de la mano de los tí­tu­los eli­mi­na­ron a Chi­le del Mun­dial de Ru­sia 2018 y lo­gra­ron que la “Ge­ne­ra­ción Do­ra­da” cons­trui­da por Mar­ce­lo Bielsa ha­ce 10 años tu­vie­ra el peor de los fi­na­les.

Una vez fi­na­li­za­do el par­ti­do en el que Bra­sil go­leó a Chi­le 3-0, el dardo lle­gó des­de el pro­pio ves­tua­rio. Des­de su cuen­ta de Ins­ta­gram, la es­po­sa del ca­pi­tán, Clau­dio Bravo, re­ve­ló la in­ti­mi­dad: “Sé que la ma­yo­ría se pe­la­ron el cu­lo, mien­tras otros se iban de fies­tas e in­clu­so no en­tre­na­ban de la bo­rra­che­ra que te­nían”.

La dé­ca­da de triun­fos de la lla­ma­da “Ge­ne­ra­ción Do­ra­da”, la más exi­to­sa del fút­bol chi­leno, tras ad­ju­di­car­se la Co­pa Amé­ri­ca de 2015, la Co­pa Cen­te­na­rio de 2016 y pe­lear la fi­nal de la úl­ti­ma Con­fe­de­ra­cio­nes en 2017, lle­ga­ba así a su fi­nal. Con Mar­ce­lo Bielsa co­mo con­duc­tor, Chi­le cam­bió la men­ta­li­dad, adop­tó un es­ti­lo de jue­go agre­si­vo y se con­ven­ció de que po­día ser pro­ta­go­nis­ta. Bielsa hi­zo de­bu­tar en Chi­le a pun­ta­les de es­ta ge­ne­ra­ción co­mo Eduar­do Var­gas, Alexis Sán­chez, Jo­sé Fuen­za­li­da, Char­les Aran­guiz, Jean Beau­se­jour y Mau­ri­cio Is­la mien­tras que con­so­li­dó a otras pro­me­sas co­mo Jorge Valdivia, Gon­za­lo Ja­ra, Gary Me­del, Arturo Vidal y el pro­pio Bravo.

Si al­go te­nía el ro­sa­rino, es que no ne­go­cia­ba el com­pro­mi­so de sus ju­ga­do­res y man­tu­vo al plan­tel chi­leno vi­gi­la­do. In­clu­so de­jó a Vidal afue­ra del plan­tel en al­gu­nas fe­chas de Eli­mi­na­to­rias cuan­do el ca­rác­ter le ju­ga­ba una ma­la pa­sa­da al ta­len­to­so vo­lan­te.

Tras la re­nun­cia de Bielsa, Sam­pao­li y Piz­zi go­za­ron de la es­truc­tu­ra, vi­nie­ron los tí­tu­los pe­ro ninguno pu­do con­tro­lar un ves­tua­rio do­mi­na­do por los egos, la fies­ta y los pro­ble­mas.

“Han sa­li­do un sin­nú­me­ro de epi­so­dios en nues­tra se­lec­ción que gra­cias al éxi­to han es­ta­do ta­pa­dos”, di­jo en su mo­men­to el ar­que­ro Bravo, ca­pi­tán del equi­po y el hom­bre en­car­ga­do de le­van­tar los dos úni­cos tro­feos de Chi­le en to­da su his­to­ria.

Vidal: de hé­roe a vi­llano

Con un cuer­po lleno de ta­tua­jes, un cor­te mohi­cano en su ca­be­za y una irre­ve­ren­te per­so­na­li­dad, los dar­dos apun­tan di­rec­ta­men­te a Vidal, el vo­lan­te es­tre­lla de Ba­yern Mú­nich de Ale­ma­nia, pro­ta­go­nis­ta cons­tan­te de epi­so­dios de in­dis­ci­pli­na. El úl­ti­mo de ellos dos días an­tes del due­lo an­te Pa­ra­guay a fi­nes de agos­to en San­tia­go, que Chi­le da­ba por ga­na­do pe­ro que ter­mi­nó per­dien­do 0-3.

Vidal mon­tó una fies­ta en un ca­sino de jue­go cer­cano a San­tia­go que de­bió ser des­alo­ja­da por la po­li­cía. “Me mo­les­ta que me me­tan en al­go tan com­pli­ca­do. Sí fui al ca­sino, pe­ro lue­go me fui co­mo pro­fe­sio­nal que soy”, se de­fen­dió Vidal.

En el mis­mo ca­sino se ha­bía pro­du­ci­do en 2015, du­ran­te la Co­pa Amé­rii­ca, uno de los peo­res es­cán­da­los del fut­bo­lis­ta cuan­do cho­có su Ferrari lue­go de una fies­ta. Ese in­ci­den­te pro­vo­có un te­rre­mo­to en el in­te­rior de la se­lec­ción chi­le­na, pe­ro el en­ton­ces téc­ni­co del plan­tel, el ar­gen­tino Jorge Sam­pao­li, de­ci­dió no san­cio­nar a Vidal.

En 2011, Vidal y otros cua­tro se­lec­cio­na­dos pro­ta­go­ni­za­ron el es­cán­da­lo co­no­ci­do co­mo ‘bau­ti­za­zo’ tras par­ti­ci­par en la fies­ta de bau­ti­zo del hi­jo me­nor del vo­lan­te Jorge Valdivia y ter­mi­nar bo­rra­chos, en me­dio de los en­tre­na­mien­tos pa­ra los par­ti­dos an­te Uru­guay y Co­lom­bia por las cla­si­fi­ca­to­rias al Mun­dial de Bra­sil 2014.

Los se­lec­cio­na­dos fue­ron san­cio­na­dos con 10 par­ti­dos fue­ra de La Ro­ja, pe­ro Vidal fue per­do­na­do un año des­pués.

“Lo de Arturo es pa­ra es­pe­cia­lis­ta mé­di­co. Le gus­ta to­mar y no se con­tro­la”, le con­fi­den­ció a fi­nes de 2015 el pro­pio Sam­pao­li a un gru­po de pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos chi­le­nos que hoy hi­cie­ron pú­bli­ca la conversación, re­ve­lan­do que los epi­so­dios de in­dis­ci­pli­na fue­ron la tó­ni­ca de la lla­ma­da ‘Era Sam­pao­li’. (En ba­se a AFP) •

Lo de Arturo es pa­ra es­pe­cia­lis­ta mé­di­co. Le gus­ta to­mar y no se con­tro­la”

Jorge Sam­pao­li

EX EN­TRE­NA­DOR DE CHI­LE

Me mo­les­ta que me me­tan en al­go tan com­pli­ca­do. Sí fui al ca­sino, pe­ro lue­go me fui co­mo pro­fe­sio­nal que soy” Arturo Vidal

FUT­BO­LIS­TA CHI­LENO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.