Cue­vas ce­rró el año cam­peón y cam­bió la ca­ra

PA­BLO CUE­VAS DE­RRO­TÓ AL POR­TU­GUÉS GASTAO ELÍAS Y SE PRO­CLA­MÓ CAM­PEÓN DEL URU­GUAY OPEN PA­RA CE­RRAR UN AÑO QUE TU­VO DOS CA­RAS BIEN DIS­TIN­TAS

El Observador - Referi - - PORTADA -

Pa­blo Cue­vas ce­rró su tem­po­ra­da 2017 con una gran son­ri­sa. Jun­to a su pú­bli­co con­quis­tó el Uru­guay Open y le pu­so el bro­che fi­nal a una tem­po­ra­da que tu­vo dos ca­ras bien dis­tin­tas.

El sal­te­ño de­rro­tó ayer al por­tu­gués Gastao Elías por 6-4, 6-3 y le­van­tó por ter­ce­ra vez el tro­feo del cha­llen­ger que se dispu­ta en el Ca­rras­co Lawn Ten­nis.

La mis­ma gen­te que lo ex­tra­ñó el año pa­sa­do, cuan­do Cue­vas no ju­gó el tor­neo, lo dis­fru­tó a pleno du­ran­te to­da la se­ma­na.

Des­de su de­but el lu­nes jun­to a su her­mano Mar­tín, con quien per­dió en pri­me­ra ron­da del do­bles con­tra Ariel Behar y Fa­biano De Paula, pa­san­do por el du­bi­ta­ti­vo de­but con­tra el qualy ar­gen­tino Juan Pa­blo Fi­co­vich has­ta la ex­hi­bi­ción que reali­zó el miér­co­les jun­to al fut­bo­lis­ta Die­go For­lán con­tra Gui­do Pe­lla y el ac­tor ar­gen­tino Mar­tín Bos­si.

Cue­vas, 38º ATP, se afir­mó en el se­gun­do par­ti­do con­tra el do­mi­ni­cano Jo­sé Her­nán­dez y si bien tu­vo una le­ve caí­da en cuar­tos de fi­nal con­tra el ar­gen­tino Fa­cun­do Bag­nis, lo­gró me­ter­se en semis don­de el sá­ba­do des­pa­chó a otro ar­gen­tino, Ni­co­lás Kic­ker, tras un pri­mer set pe­lea­do.

En la fi­nal le ga­nó a Elías (26 años, 121 ATP) con au­to­ri­dad. Apro­ve­chó sus opor­tu­ni­da­des de quie­bre y no de­jó nun­ca cre­cer al ri­val que el 21 de ju­lio del año pa­sa­do le ha­bía ga­na­do en se­gun­da ron­da del ATP 250 de Umag.

Cue­vas car­gó con la pre­sión de ser el pri­mer ca­be­za de se­rie del tor­neo e im­pu­so la ló­gi­ca del ranking. El se­gun­do pre­cla­si­fi­ca­do, Gui­do Pe­lla (64 ATP), que­dó afue­ra en cuar­tos de fi­nal con­tra el pro­pio Elías.

Así se co­ro­nó por ter­ce­ra vez en el tor­neo que su­po con­quis­tar en 2009 en fi­nal an­te el ecua­to­riano Ni­co­lás La­pent­ti y en 2014 fren­te al bo­li­viano Hu­go De­llien.

De es­ta for­ma, el sal­te­ño le pu­so fin a una tem­po­ra­da que se le tor­ció en el se­gun­do se­mes­tre.

Fue cla­ve pa­ra es­te triun­fo que en su úl­ti­mo tor­neo im­por­tan­te, el Mas­ters 1000 de Pa­rís-Bercy, rom­pie­ra una ra­cha de 10 de­rro­tas con­se­cu­ti­vas y vol­vie­ra a su­pe­rar una fa­se.

Fue cuan­do le ga­nó al ru­so Ka­ren Kha­cha­nov pa­ra lue­go des­pa­char al es­pa­ñol Al­bert Ra­mos. En cuar­tos de fi­nal fue eli­mi­na­do en tres sets por un Ra­fael Na­dal, que ve­nía de ase­gu­rar­se el nú­me­ro 1 has­ta el fi­nal de la tem­po­ra­da y que cre­ció en la ter­ce­ra man­ga que le for­zó Cue­vas so­bre­po­nién­do­se a una mo­les­tia en la ro­di­lla que lue­go lo hi­zo aban­do­nar el tor­neo sin ju­gar an­te Fi­lip Kra­ji­no­vic, a la lar­ga vi­ce­cam­peón.

Pe­ro cla­ro, las eli­mi­na­cio­nes

pre­vias en sus pri­me­ros par­ti­dos de nue­ve tor­neos con­se­cu­ti­vos le ba­ja­ron mu­cho la ca­li­fi­ca­ción a to­do lo que si­guió tras la eli­mi­na­ción en ter­ce­ra ron­da de Ro­land Ga­rros a ma­nos de Fer­nan­do Ver­das­co.

La ma­la ra­cha co­men­zó en Bas­tad y an­tes de cor­tar­se en Pa­rís se ex­ten­dió por Ham­bur­go, Kitz­buhel, Wins­ton-Sa­lem, el US Open, Pe­kín, Shanghái y Am­be­res.

Pe­ro muy dis­tin­to fue su pri­mer se­mes­tre del año en el que ha­bía ga­na­do un tí­tu­lo más ATP, el de San Pa­blo, y don­de al­can­zó por pri­me­ra vez las se­mi­fi­na­les de un Mas­ters 1000, en Madrid, lue­go de es­tar cer­ca en In­dian Wells y Mon­te Car­lo.

Por eso, por te­ner un de­por­tis­ta en la eli­te del tenis ju­gan­do pal­mo a pal­mo con los me­jo­res del mun­do, por ga­nar tí­tu­los, por ser una de las gran­des re­fe­ren­cias del pol­vo de la­dri­llo de las úl­ti­mas tres tem­po­ra­das y por vol­ver a ca­sa, el pú­bli­co uru­gua­yo vi­vió una se­ma­na de dis­fru­te to­tal e Cue­vas.

Al de car­ne y hue­so. Al que si­guen por stream o mi­ran por ESPN. El que fue pa­dre por se­gun­da vez es­te año y el que en mar­zo su­frió la muer­te de su sue­gro, el exen­tre­na­dor de fút­bol Aní­bal “Ma­ño” Ruiz.

El que ga­nó es­te año su sex­to tí­tu­lo ATP y el que en el se­gun­do tra­mo de la tem­po­ra­da se des­plo­mó tan­to en lo te­nís­ti­co co­mo en lo men­tal. Y ese “en las ma­las mu­cho más” fue un ex­tra pa­ra que la gen­te se vol­ca­ra a Ca­rras­co a dar­le su alien­to. Por­que Cue­vas es de los que me­jor ha re­pre­sen­ta­do al país en los úl­ti­mos cua­tro años.

Los 90 pun­tos que con­quis­tó en Ca­rras­co le re­por­ta­rán un as­cen­so de seis ca­si­lle­ros en el ranking ATP, ya que es­te tor­neo es uno de sus me­jo­res úl­ti­mos 18 re­sul­ta­dos. Pa­blo Cue­vas cam­peón. Co­mo el Uru­guay Open man­da. •

I. GUIMARAENS

ÍDO­LO Lue­go de pro­cla­mar­se cam­peón, Cue­vas fir­mó pe­lo­tas y re­me­ras an­te la so­li­ci­tud de su gen­te en el Ca­rras­co Lawn Ten­nis .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.