“El Quin­que­nio es al­go muy ín­ti­mo, muy es­pe­cial pa­ra mí”

EL EXEN­TRE­NA­DOR AU­RI­NE­GRO RE­COR­DÓ LOS 20 AÑOS DEL HIS­TÓ­RI­CO LO­GRO CON ANÉC­DO­TAS VIVIDAS CON JO­SÉ PE­DRO DAMIANI, MA­RA­DO­NA, MÁSPOLI Y LOS HIN­CHAS

El Observador - Referi - - ENTREVISTA A GREGORIO PÉREZ - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

El do­min­go se cum­plie­ron 20 años de ha­ber con­se­gui­do el Quin­que­nio con Pe­ña­rol. ¿Re­cuer­da có­mo lle­gó? En 1990, el con­ta­dor (Jo­sé Pe­dro Damiani) ha­bía ido al Mun­dial de Ita­lia in­vi­ta­do por la AUF y yo era el ayu­dan­te del Maes­tro Ta­bá­rez en la se­lec­ción. En­ta­bla­mos una re­la­ción, y una no­che vi­si­tó la con­cen­tra­ción de Ve­ro­ne­llo. To­ma­mos un ca­fé y me pre­gun­tó por mi fu­tu­ro. Yo le di­je que se ter­mi­na­ba mi con­tra­to con la AUF y que­dó pen­sa­ti­vo. Me de­jó la sen­sa­ción de que en un fu­tu­ro que­ría lle­var­me a Pe­ña­rol.

Y po­co des­pués se dio.

En 1993, des­pués de dos años en Gim­na­sia de La Pla­ta, me lla­mó pa­ra lle­var­me a Pe­ña­rol. Fue un día muy es­pe­cial pa­ra mí por dos co­sas: por­que se tra­ta­ba de un gran­de de mi país, y por­que es el club del que fui hin­cha to­da la vi­da.

¿Có­mo era tra­ba­jar con el con­ta­dor Damiani?

Con Damiani en­ta­bla­mos una re­la­ción bár­ba­ra. Te­ner el res- pal­do de un pre­si­den­te co­mo él, con el po­der que te­nía, era muy im­por­tan­te. Era muy eje­cu­ti­vo y em­pe­za­mos a for­mar al Pe­ña­rol del Quin­que­nio. Co­no­cí a un gran di­ri­gen­te y fue una ex­pe­rien­cia muy ri­ca. Él fue el pun­ta­pié ini­cial y el al­ma má­ter del Quin­que­nio.

¿Có­mo em­pe­za­ron?

La pri­me­ra de­ci­sión que to­ma­mos fue ar­mar el plan­tel. Damiani que­ría al co­lom­biano (Jorge) Cruz Cruz. Me in­sis­tía con traer­lo por­que le es­ta­ba yen­do muy bien en Hu­ra­cán de Ar­gen­ti­na. Pe­ro cos­ta­ba un dis­pa­ra­te. Eran US$ 600 mil, en­ton­ces lo en­ca­ré al pre­si­den­te y le di­je: ‘Con­ta­dor, no gas­te esa pla­ta, va­mos a re­cu­pe­rar a (Ga­briel) Ce­drés’, quien ve­nía de una ope­ra­ción. Y él me con­tes­tó: ‘No, a Ce­drés se lo va­mos a dar a prés­ta­mo a Ram­pla por el pa­se de Mar­ce­lo Ote­ro’.

Casal ha­bía apo­ya­do y vo­ta­do al pre­si­den­te Damiani en las elec­cio­nes de 1993.

Casal te­nía mu­chos ju­ga­do­res pa­ra lle­var a Pe­ña­rol. Da­río Silva, por ejem­plo, no ju­ga­ba en De­fen­sor Spor­ting. Yo se­guía tra­tan­do de con­ven­cer a Damiani: ‘Es­tá bien. Trai­ga­mos a Ote­ro, pe­ro va­mos a re­cu­pe­rar a Ce­drés de 9’. Ter­mi­nó sien­do go­lea­dor de la pri­me­ra rue­da de aquel cam­peo­na­to.

Eso lo lle­vó a Ar­gen­ti­na.

Cla­ro. Pe­ña­rol reali­zó la ven­ta más ca­ra de su his­to­ria has­ta ese mo­men­to cuan­do ven­dió a Ce­drés en US$ 1.200.000 a Tor­neos y Com­pe­ten­cias, que era el spon­sor de Ar­gen­ti­nos Ju­niors, y se lo ce­dió a ellos. Ahí re­cuer­do que el con­ta­dor un día me di­jo: “Us­ted me hi­zo aho­rrar US$ 600 mil (por no con­tra­tar a Cruz Cruz) y ga­nar US$ 1.200.000”.

Pe­ro us­ted tam­bién lle­vó a Pe­ña­rol a Pa­blo Ben­goe­chea.

A Pa­blo le ha­bían ha­bla­do de Na­cio­nal y él di­jo que si yo es­ta­ba en Pe­ña­rol, iría a ju­gar a Pe­ña­rol. Lle­gó a Pe­ña­rol y le fir­ma­ron un con­tra­to no muy lar­go, por pocos me­ses. Pe­ro al po­co tiem­po se die­ron cuen­ta de lo que va­lía co­mo fut­bo­lis­ta y se lo re­no­va­ron. Lo co­no­cía bien por­que lo ha­bía di­ri­gi­do en Wan­de­rers, lo ha­bía te­ni­do en la se­lec­ción y en Gim­na­sia an­tes que lle­ga­ra a Pe­ña­rol. Des­pués pu­di­mos con­tra­tar a Lu­cho Romero; no fue fá­cil, pe­ro se lo pu­do traer.

Hoy se ha­bla de las in­fe­rio­res del club, pe­ro ya en aque­lla épo­ca fue­ron im­por­tan­tes.

El con­ta­dor apo­ya­ba mu­cho en ese pe­río­do de 1993 a 1995 y des­pués cuan­do vol­ví en 1997. De las in­fe­rio­res ju­ga­ron 14 ju­ga­do­res que des­pués más del 50% fue­ron trans­fe­ri­dos. Los ha­bían for­ma­do (Jorge) Fos­sa­ti y (Juan Jo­sé) Duar­te. En­ton­ces, fue­ron as­cen­di­dos al plan­tel prin­ci­pal An­to­nio Pa­che­co, Fe­de­ri­co Ma­ga­lla­nes, Gon­za­lo De los San­tos, Mar­tín Gar­cía, Ni­co Ro­tun­do, el Po­pi Flo­res, que de­bu­tó en un clá­si­co y ga­na­mos con 10 hom­bres.

¿Qué re­cuer­dos tie­ne de aquel par­ti­do?

Me acuer­do que Ro­que (Máspoli) en­tró al ves­tua­rio y me di­jo: “Que­da­te tran­qui­lo que es­te te va a res­pon­der. Más allá de que es un bo­ti­ja, que hoy de­bu­ta y que es­ta­mos con un hom­bre de me­nos, Pe­ña­rol tie­ne esas co­sas”. Lo re­cuer­do cla­ri­to. Me to­mó de un hom­bro y me di­jo: “En es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les, his­tó­ri­ca­men­te Pe­ña­rol sa­ca fuer­zas de don­de no se sa­be pa­ra lo­grar co­sas in­creí­bles”. ¡Y así fue! ¡Po­pi Flo­res fue un fe­nó­meno! Ha­bla­ba mu­cho con Ro­que, era un gran con­se­je­ro. No le gus­ta­ba que se su­pie­ra que da­ba con­se­jos, pe­ro era un ver­da­de­ro fe­nó­meno. Esas

El fa­mo­so par­ti­do en­tre Na­cio­nal y De­fen­sor ni lo es­cu­ché; de­pen­día­mos de que ga­na­ra Na­cio­nal y era muy di­fí­cil; me acos­té a dor­mir la sies­ta y al ra­to de le­van­tar­me, es­cu­ché gri­tos de mi fa­mi­lia, y mi es­po­sa me avi­só que ha­bía ga­na­do Na­cio­nal. No lo po­día creer” Aquel plan­tel de 1997, cuan­do se con­si­guió el Quin­que­nio, era un gru­po bár­ba­ro, to­dos com­pro­me­ti­dos con la cau­sa; se pen­sa­ba na­da más que en Pe­ña­rol” Gre­go­rio Pé­rez EXTÉCNICO DE PE­ÑA­ROL

co­sas me ayu­da­ron a cre­cer, son co­sas que uno su­po ca­pi­ta­li­zar en su ca­rre­ra. Tam­bién me acuer­do que Chi­qui­to Ma­zur­kie­wicz me di­jo un día: “Ju­gá­te­la por él que tie­ne fu­tu­ro”. Son re­cuer­dos im­bo­rra­bles de aquel Pe­ña­rol en el que to­dos ayu­da­ban en lo que era un gran gru­po.

Los re­sul­ta­dos clá­si­cos lo acom­pa­ña­ron mu­cho a us­ted.

Cuan­do lle­gué a Pe­ña­rol era pa­ra re­ver­tir la his­to­ria y ga­nar un clá­si­co. Es­tá­ba­mos desean­do que lle­ga­ra ese par­ti­do con­tra Na­cio­nal. Era mi pri­mer clá­si­co y el de va­rios fut­bo­lis­tas. Lo ga­na­mos 1-0 con gol de pe­nal de Pa­blo, y nos dio una fe­li­ci­dad bár­ba­ra y una tran­qui­li­dad pa­ra el fu­tu­ro, que fue su­per­im­por­tan­te por­que Na­cio­nal has­ta ahí ve­nía con una he­ge­mo­nía im­por­tan­te en los re­sul­ta­dos. Por eso, pa­ra mí ese clá­si­co tu­vo una re­le­van­cia sin­gu­lar.

¿Qué otros re­cuer­dos del Quin­que­nio le vie­nen a la ca­be­za?

Un mon­tón. Es di­fí­cil ele­gir. La fi­nal de 1994 con­tra De­fen­sor Spor­ting con el gol de Da­río Silva en la ho­ra fue muy lin­do. En 1995, re­cuer­do que ju­ga­mos cua­tro clá­si­cos en 10 días. Per­di­mos la fi­nal del Clau­su­ra por pe­na­les, des­pués ga­na­mos 1-0, per­di­mos 2-1 y en la fi­na­lí­si­ma ven­ci­mos 3-1. Ha­ber da­do la vuel­ta olím­pi­ca an­te el tra­di­cio­nal ri­val fue no­ta­ble. Na­cio­nal te­nía un buen equi­po: lo di­ri­gía el Chino Sal­va.

Des­pués, por los bue­nos re­sul­ta­dos, fue con­tra­ta­do por In­de­pen­dien­te y ca­si en­se­gui­da se fue a Ca­glia­ri de Ita­lia.

Fue­ron unas ex­pe­rien­cias bár­ba­ras que me las per­mi­tió Pe­ña­rol. En Ar­gen­ti­na el fút­bol es muy com­pe­ti­ti­vo, era la épo­ca del 1-1 (1 pe­so ar­gen­tino era igual a 1 dólar) y los ju­ga­do­res no se iban, se que­da­ban en los clu­bes. Des­pués de un cor­to pe­río­do en In­de­pen­dien­te me fui a Ca­glia­ri. El pre­si­den­te me que­ría ba­sa­do en to­do lo muy bueno que ha­bía he­cho el Maes­tro Ta­bá­rez, que se fue a Mi­lan, y Casal fue tras­cen­den­te pa­ra que lle­ga­ra. Fui a un fút­bol en un mo­men­to que en ese en­ton­ces no iba na­die; en esa épo­ca la ita­lia­na era la li­ga más im­por­tan­te del mun­do. Aun­que no es­tu­ve mu­cho tiem­po, me gus­ta re­cor­dar las co­sas po­si­ti­vas que tu­ve allí.

¿Có­mo fue el re­torno a Pe­ña­rol en 1997?

Jorge (Fos­sa­ti) se fue tras ser cam­peón en 1996 y la Liguilla la di­ri­gió (Ale­jan­dro) Bo­te­llo. Damiani ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te y es­ta­ba in­ter­na­do. Me lla­mó y lo fui a ver al sa­na­to­rio. “Quie­ro que vuel­va”, me di­jo. Al otro día, Juan Pe­dro (Damiani) y (En­ri­que) Ba­dano me ci­ta­ron de ma­ña­na y me ofre­cie­ron vol­ver. Ahí con­cre­ta­mos mi re­gre­so.

El úl­ti­mo día del pe­río­do de pa­ses de ese año se pro­du­jo la ma­yor sor­pre­sa: lle­gó Juan Car­los De Li­ma a Pe­ña­rol a pe­di­do su­yo.

Fue una sor­pre­sa por­que to­dos es­pe­ra­ban que lle­ga­ra (Die­go) Ma­ra­do­na, de quien se ha­bía ha­bla­do du­ran­te to­do aquel fe­bre­ro de 1997. Ha­bía te­ni­do una reu­nión con los ju­ga­do­res di­cién­do­les que me ha­bían di­cho que iba a ve­nir Ma­ra­do­na, que es­ta­ba to­do arre­gla­do. Ellos me di­je­ron que vi­nie­ra, que no ha­bía pro­ble­mas. Era un he­cho. In­clu­so un día me lla­mó Fer­nan­do Niem­bro y me hi­zo una no­ta por ra­dio des­de Bue­nos Ai­res por­que íba­mos a con­tar con Ma­ra­do­na. In­clu­so me pu­so al ai­re con el pro­pio Die­go. So­lo fal­ta­ba la fir­ma. Pe­ro por la tar­de, me en­te­ré que se enojó por­que es­cu­chó una no­ta de Juan Pe­dro Damiani, y en­ton­ces no se hi­zo el pa­se.

Y se arre­gló lo de De Li­ma.

De no­che ha­blé con el Vas­co (Agui­rre­ga­ray) y Pa­blo (Ben­goe­chea). Que­ría te­ner un 9 su­plen­te pa­ra Luis Romero, por­que Za­la­ye­ta, que ha­bía lle­ga­do, era un gran ju­ga­dor, pe­ro muy jo­ven. Ha­cía ocho me­ses que De Li­ma no ju­ga­ba en De­fen­sor. Ha­blé con él y le di­je que ha­bla­ría con el con­ta­dor y que­dó lo­co de la vi­da. El con­ta­dor Damiani me di­jo: ‘Vio el lío que se ar­mó con Ma­ra­do­na, no vie­ne’. Le con­tes­té: ‘No se preo­cu­pe, ten­go to­do arre­gla­do con De Li­ma’. Y ca­si no me de­jó ter­mi­nar de ha­blar: ‘¡No! ¡Hace mu­cho tiem­po que no jue­ga!’. Y agre­gó: ‘¡Van a de­cir que íba­mos a traer a Ma­ra­do­na y va­mos a traer a un ju­ga­dor ca­si re­ti­ra­do!’. Y si­guió: ‘Ade­más, ¿cuán­to quie­re ga­nar?’. Pe­ro al fi­nal, arre­gló en­se­gui­da. Ha­bla­ron con él y le di­je­ron que que­ría que fue­ra a las 15 pa­ra Los Aro­mos. Cuan­do Damiani lle­vó el nom­bre de De Li­ma al con­se­jo di­rec­ti­vo, to­dos que­da­ron mu­dos: ‘¿No íba­mos a traer a Ma­ra­do­na?’, le pre­gun­ta­ron a co­ro.

Al fi­nal, De Li­ma ter­mi­nó sien­do de­ter­mi­nan­te en el lo­gro del Quin­que­nio.

Fue fun­da­men­tal, sí. Te­nía­mos un plan­te­la­zo con ju­ga­do­res co­mo Za­la­ye­ta y el Pa­ti­to Agui­le­ra en el ban­co de su­plen­tes. Ha­bía un sen­ti­do de per­te­nen­cia bár­ba­ro; has­ta los que lle­ga­ban lo sen­tían de en­tra­da.

Lle­gó un pun­to de in­fle­xión en aquel cam­peo­na­to de 1997 en el que to­do pa­re­cía im­po­si­ble.

Es que co­mo se ha­bían da­do al­gu­nos re­sul­ta­dos, te­nía­mos que ga­nar ocho par­ti­dos se­gui­dos pa­ra lle­gar a las fi­na­les y ade­más es­pe­rar que De­fen­sor tu­vie­ra al­gún tro­pie­zo. Có­mo se­rá que en ese úl­ti­mo mes con­cen­tra­ba a to­do el plan­tel, in­clu­so a los le­sio­na­dos, por­que to­dos que­rían es­tar apor­tan­do des­de don­de fue­ra. Era un gru­po bár­ba­ro, to­dos com­pro­me­ti­dos con la cau­sa. Se pen­sa­ba na­da más que en Pe­ña­rol. Hu­bo otros he­chos que nos unie­ron más a to­dos y con la gen­te, con el hin­cha, co­mo el con­flic­to que hu­bo con la pren­sa. Fue un gol­pe de con­vic­ción de que se po­día lo­grar. Y así em­pe­za­mos ga­nan­do uno, dos, tres, has­ta lle­gar a los ocho.

El re­cor­da­do par­ti­do en­tre Na­cio­nal y De­fen­sor del gol de Juan Ra­món Ca­rras­co, ¿lo vio? Si em­pa­ta­ban los vio­le­tas se ter­mi­na­ba el Quin­que­nio.

No lo es­cu­ché. Ve­nía­mos de ga­nar el clá­si­co 4-3 lue­go de ir per­dien­do 3-1 en una de las alegrías más gran­des que pu­de vi­vir. Veía­mos que era di­fí­cil que Na­cio­nal le ga­na­ra a De­fen­sor, al que in­clu­so un em­pa­te le ser­vía. Fui al cum­plea­ños del hi­jo de un ju­ga­dor del plan­tel y me acos­té a dor­mir la sies­ta en mi ca­sa. Me le­van­té y vi que par­te de mi fa­mi­lia es­ta­ba es­cu­chan­do el par­ti­do y yo me apar­té. Al ra­to em­pe­cé a es­cu­char gri­tos de ale­gría, y mi es­po­sa me avi­só que ha­bía ga­na­do Na­cio­nal. No lo po­día creer. No es que du­da­ra de la leal­tad del fut­bo­lis­ta, que por otra par­te que­dó de­mos­tra­da, pe­ro era ca­si im­po­si­ble. Ahí tu­vi­mos el con­ven­ci­mien­to de que éra­mos cam­peo­nes.

Pocos días des­pués tu­vie­ron que ju­gar un des­em­pa­te an­te Na­cio­nal pa­ra ir a la fi­nal con­tra De­fen­sor, per­dían 2-0 y ga­na­ron 3-2.

Era im­pen­sa­do que pu­dié­ra­mos per­der. Es­tá­ba­mos muy uni­dos, muy com­pe­ne­tra­dos y por más que per­día­mos, sa­bía­mos que ese par­ti­do lo íba­mos a ga­nar. Se le­sio­nó Romero, en­tró De Li­ma y pu­so el 3-2 que nos lle­vó a la fi­nal. Ese clá­si­co y el del 4-3 fue­ron inol­vi­da­bles. Ga­na­mos mu­chos clá­si­cos en ese lap­so, pe­ro esos dos y el pri­me­ro de 1993 fue­ron los prin­ci­pa­les, no tan­to por lo fut­bo­lís­ti­co, sino por­que en los dos pri­me­ros se die­ron he­chos his­tó­ri­cos y ade­más por lo emo­cio­nal, por las re­mon­ta­das. Re­cuer­do lo que era la gen­te. Son co­sas im­bo­rra­bles.

¿Có­mo lo vi­ve hoy a 20 años?

Es al­go que per­du­ra en el tiem­po y las ge­ne­ra­cio­nes que vi­vie­ron esa épo­ca no se ol­vi­da­rán más. Tu­vi­mos ju­ga­do­res in­creí­bles en to­dos los pues­tos. Sien­to que apor­té un gra­ni­to de are­na al club del que era hin­cha des­de chi­co.

¿Es al­go que lo emociona con el tiem­po?

El Quin­que­nio es al­go muy ín­ti­mo, muy es­pe­cial pa­ra mí. So­bre to­do por lo que des­pier­ta aún hoy en el hin­cha de Pe­ña­rol que me pa­ra por la ca­lle, me sa­lu­da co­mo si aún si­guie­ra en el club. Eso no hay con que pa­gar­lo. An­tes de ir­me a Ca­glia­ri en 1996, un año an­tes de que ga­ná­ra­mos el Quin­que­nio, fui al es­ta­dio a ver a Pe­ña­rol con­tra Ram­pla. Yo es­ta­ba en la Amé­ri­ca. Al fi­nal, los ju­ga­do­res fue­ron has­ta la orilla de la pla­tea a sa­lu­dar­me, Lu­cho Romero ti­ró la ca­mi­se­ta y los hin­chas me la subie­ron des­de allí has­ta don­de es­ta­ba yo. Me re­mo­vió los sen­ti­mien­tos. To­do el Es­ta­dio co­rea­ba mi nom­bre, eso me mo­vió el pi­so. Fue un ma­sa­je al al­ma, sen­tir el re­co­no­ci­mien­to de la gen­te.

To­do es­tá re­la­cio­na­do con mi for­ma de ser y el agra­de­ci­mien­to eterno que ten­go con Pe­ña­rol.

El con­ta­dor dio el pun­ta­pié ini­cial y fue el al­ma má­ter de lo que lue­go se­ría el Quin­que­nio que con­se­gui­mos” Gre­go­rio Pé­rez EXTÉCNICO DE PE­ÑA­ROL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.