17

El Observador - Referi - - LA CONTRA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

te­nía cuan­do fir­mó su con­tra­to con Ju­ven­tud de Las PIe­dras. De­bió ir acom­pa­ña­do por sus pa­dres ya que era me­nor de edad y, por otra par­te, no con­ta­ba con un re­pre­sen­tan­te.

El jue­ves cum­pli­rá 21 años y al­go va a te­ner que lle­var­le a sus com­pa­ñe­ros de Ju­ven­tud de Las Pie­dras pa­ra que ce­le­bren jun­to a él. Es la tra­di­ción. Cla­ro que, pa­ra eso, le gus­ta­ría po­der co­brar el suel­do an­tes.

“Mi in­ten­ción es lle­var san­gu­ches, pe­ro ven­dría bien que me pa­ga­ran an­tes”, di­jo son­rien­do Gon­za­lo Fal­cón a Re­fe­rí. El ar­que­ro de los pe­dren­ses fue una mu­ra­lla con­tra Pe­ña­rol, que so­la­men­te pu­do vul­ne­rar el go­lea­dor del mo­men­to: Cris­tian Pa­la­cios, cuan­do fal­ta­ban seis mi­nu­tos.

Mi­de 1,90 me­tros y di­ce que el bás­quet­bol nun­ca le lla­mó la aten­ción y que nun­ca ha­bla­ron de nin­gún club con él. “Me­nos mal que no lo hi­cie­ron por­que en eso soy ma­lo”, agre­ga.

To­da su vi­da la vi­vió en Man­ga y le gus­ta­ría po­der com­prar­se al­gún día una ca­si­ta pa­ra vi­vir con su no­via Na­ta­lie allí mis­mo. Por aho­ra, si­gue vi­vien­do con sus pa­dres y el ba­rrio le en­can­ta.

Ha­ce tres años que es­tá en pa­re­ja, pe­ro por aho­ra, no tie­ne apu­ro en ca­sar­se o ir­se a vi­vir jun­tos.

Na­ta­lie va siem­pre a ver­lo jun­to con los pa­dres de Gon­za­lo y el sá­ba­do en el Cam­peón del Si­glo an­te Pe­ña­rol “es­ta­ban ner­vio­sos”, ex­pli­ca el go­le­ro de Ju­ven­tud. Y agre­ga: “Mi vie­jo cum­ple el miér­co­les (ma­ña­na) y me ha­bía di­cho que si le ga­ná­ba­mos a Pe­ña­rol, fes­te­já­ba­mos los dos jun­tos. No se nos dio pe­se a ha­ber ju­ga­do un gran pri­mer tiem­po. Fue in­creí­ble que se nos fue­ra de las ma­nos al me­nos ese em­pa­te”.

Cuan­do en­tró Pa­la­cios, cuen­ta Fal­cón que pen­só pa­ra sí mis­mo: “Hay que es­tar aten­tos por­que la pue­de man­dar a guar­dar en cual­quier mo­men­to, ya que an­da cla­ri­to. Y así fue”.

Fue­ron com­pa­ñe­ros en Ju­ven­tud ha­ce unos años, cuan­do Pa­la­cios fue go­lea­dor del Clau­su­ra 2015 y lle­vó de la mano al club a ju­gar la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na. “Es un gran go­lea­dor”, di­ce.

Esa no­che, más allá del re­sul­ta­do, cuan­do lle­gó a su ca­sa y mi­ró el ce­lu­lar, vio men­sa­jes de mu­chí­si­ma gen­te que lo quie­re y de ex­com­pa­ñe­ros que lo fe­li­ci­ta­ban por su no­ta­ble ac­tua­ción.

“Me man­da­ron men­sa­jes fe­li­ci­tán­do­me Fa­bián (Ca­ri­ni) y Mar­tín Ro­drí­guez, quie­nes fue­ron com­pa­ñe­ros míos en Ju­ven­tud, y am­bos ar­que­ros”.

Otro que tam­po­co se ol­vi­dó de él fue Leo­nel Pin­tos. “Fue quien me en­se­ñó to­do en mi pues­to de ar­que­ro: có­mo ti­rar­me, có­mo sa­lir, có­mo no ha­cer­lo. Me tu­vo bas­tan­te pa­cien­cia”, re­cuer­da.

Cuan­do ju­ga­ba al baby fút­bol en Ta­cua­rem­bó Ju­niors de su ba­rrio en Man­ga, em­pe­zó co­mo go­le­ro, pe­ro le gus­ta­ba ju­gar fue­ra del ar­co y en­ton­ces se pro­bó va­rios par­ti­dos co­mo za­gue­ro cen­tral. Tan­to fue así, que cuan­do fue a pro­bar­se a Ju­ven­tud, lo hi­zo en ese pues­to has­ta que un día en la Pre­sép­ti­ma, el téc­ni­co le di­jo si no que­ría ir al ar­co. “Yo le con­tes­té que en baby ha­bía ju­ga­do en ese pues­to. Me pro­ba­ron y ahí que­dé has­ta hoy”, ex­pli­ca.

En su de­but en Sép­ti­ma no le fue bien. Pri­mer par­ti­do, cin­co go­les en con­tra ya que ca­ye­ron 5-1 an­te Li­ver­pool. Pe­ro “de to­do se apren­de”.

En aque­lla épo­ca se to­ma­ba dos óm­ni­bus pa­ra lle­gar a Las Pie­dras y tar­da­ba más de una ho­ra en lle­gar.

Hoy va has­ta la Pe­ri­me­tral en óm­ni­bus y allí lo pa­sa a bus­car Lu­cas Co­rrea, un com­pa­ñe­ro pa­ra lle­gar a la prác­ti­ca. To­dos los días. “Por eso, al­gún día hay que po­ner­se con la naf­ta”, aña­de son­rien­do.

Has­ta ha­ce po­co, lo pa­sa­ba a bus­car Fa­bián Ca­ri­ni, has­ta que de­jó el fút­bol y a ve­ces tam­bién Juan Cas­ti­llo, el otro ar­que­ro.

“Leo­nel Pin­tos me de­cía: ‘Ve­nís to­dos los días con Fa­bián. Pre­gun­ta­le co­sas, que te ti­re con­se­jos. Y ahí em­pe­cé a pre­gun­tar­le y él me con­tes­ta­ba to­do. En esa épo­ca, yo no me da­ba cuen­ta de a quién te­nía al la­do, de la im­por­tan­cia que te­nía. Un ar­que­ro que ha­bía es­ta­do en Ju­ven­tus, en Pe­ña­rol, en la se­lec­ción. Con el pa­so del tiem­po, re­cuer­do aque­llas char­las que tam­bién me en­se­ña­ban mu­cho”, in­di­có.

Gon­za­lo tie­ne es­pe­jos co­mo ar­que­ro. In­ter­na­cio­nal­men­te le gus­ta Ma­nuel Neuer “por­que jue­ga bien con los pies y me­te los bra­zos por to­dos la­dos”, y en el fút­bol lo­cal, le gus­ta­ba Ca­ri­ni, “lo mi­ra­ba mu­cho” y tam­bién “el Co­co Con­de”, de Na­cio­nal.

Cuan­do el club no es­ta­ba bien eco­nó­mi­ca­men­te, en las in­fe­rio­res de­bió en­tre­nar “en la pla­ci­ta Her­ten de Las Pie­dras o en al­gu­na can­cha de bás­quet­bol con pi­so de ma­te­rial. Tam­bién ha­bía otra con pe­dre­gu­llo. ¡Y ha­bía que ti­rar­se! Hoy, por suer­te, hay un gran com­ple­jo”.

Fue has­ta ter­ce­ro de li­ceo y lue­go hi­zo la UTU en el cur­so de De­por­tes por­que le gus­ta­ba ser pre­pa­ra­dor fí­si­co. Adrián su pa­dre, lo lle­va­ba has­ta Ge­ne­ral Flo­res con una vian­di­ta “y yo co­mía en el óm­ni­bus has­ta Las Pie­dras por­que no me da­ba el tiem­po”.

Él al­gu­na vez ayu­dó a su pa­dre tra­ba­jan­do en su al­ma­cén en el ba­rrio y cuan­do em­pe­zó a co­brar, dio una mano con al­go de di­ne­ro.

Tie­ne un gran re­cuer­do de Jor­ge Gior­dano, el téc­ni­co que lo subió a Pri­me­ra. “Con 17 años fui a fir­mar con­tra­to con mis pa­dres por­que era me­nor. Jor­ge me as­cen­dió. Es un mons­truo. Sa­be un mon­tón”, in­di­có.

Es­tá muy con­ten­to “con los cam­bios en la se­lec­ción, so­bre to­do en el me­dio. Hay ju­ga­do­res que die­ron mu­cho, pe­ro por te­ma de edad, ya no es­tán pa­ra ju­gar. Me gus­ta mu­cho ver gen­te jo­ven”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.