PER­DER PA­RA GA­NAR

Los ce­les­tes re­co­rren un ca­mino de apren­di­za­je y ma­du­ra­ción en me­dio de un nue­vo con­cep­to fut­bo­lís­ti­co; ayer ca­ye­ron en Eu­ro­pa pe­ro si­guen cons­tru­yen­do el fu­tu­ro

El Observador - Referi - - PORTADA - LUIS EDUAR­DO INZAURRALDE twit­ter.com/Lui­sin­za

An­tes, cuan­do ju­ga­ba de dien­tes apre­ta­dos, no te­nía la pe­lo­ta y de­fen­der a cual­quier pre­cio con dos lí­neas de cua­tro era el úni­co ca­mino pa­ra lle­gar al éxi­to, la pa­cien­cia se ha­bía trans­for­ma­do en ese te­so­ro que acu­ña­ban los hin­chas uru­gua­yos. Aho­ra –que el fút­bol de la se­lec­ción em­pie­za a re­co­rrer otros ni­ve­les–, exen­to de su­frir an­te la po­se­sión del ri­val y dis­fru­tar con la pe­lo­ta en los pies de los uru­gua­yos, tam­bién exi­ge lo mis­mo: te­ner pa­cien­cia.

Ese es­ta­do que sue­le fla­quear fren­te a la ur­gen­cia de que­rer dis­fru­tar lo me­jor en for­ma in­me­dia­ta, se im­po­ne pa­ra es­te ini­cio de Uru­guay. Un ca­mino que el téc­ni­co Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez pro­po­ne re­co­rrer des­de otro lu­gar, em­pa­ren­ta­do con el fút­bol que que­ría el hin­cha y pa­ra el que el en­tre­na­dor no ha­bía en­con­tra­do los ac­to­res has­ta que es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas le per­mi­te desa­rro­llar.

El par­ti­do de ayer an­te Aus­tria de­be se­pa­rar­se en­tre el re­sul­ta­do y el con­te­ni­do. Per­dió Uru­guay, es cier­to, y en las es­ta­dís­ti­cas di­rá que el 14 de no­viem­bre de 2017 la se­lec­ción ca­yó 2-1 an­te Aus­tria en Viena con un gol de ti­ro li­bre, que sor­pren­dió al go­le­ro Mar­tín Sil­va, en la ho­ra. Sin em­bar­go, los ce­les­tes ayer ga­na­ron el par­ti­do más im­por­tan­te: su­mar mi­nu­tos de en­sa­yo en esa eta­pa de for­ma­ción en la que se en­cuen­tran, con las ven­ta­jas y pri­vi­le­gios que le brin­da por es­tos tiem­pos en­con­trar­se en no­viem­bre pen­san­do en el Mun­dial y no pe­nan­do por cla­si­fi­car en el repechaje, co­mo le su­ce­dió a Uru­guay des­de Ja­pón y Co­rea 2002 has­ta Bra­sil 2014.

En ese con­tex­to, el se­gun­do amis­to­so en la fe­cha FIFA le per­mi­tió a Ta­bá­rez se­guir des­cu­brien­do for­ta­le­zas y de­ta­lles en los que de­be se­guir tra­ba­jan­do.

Uru­guay vol­vió a mos­trar una pro­pues­ta si­mi­lar a la que ofre­ció el vier­nes an­te Po­lo­nia. Tác­ti­ca­men­te fue di­fe­ren­te, por­que de­lan­te de la lí­nea de cua­tro pre­sen­tó a cin­co hom­bres, pe­ro en cuan­to a la for­ma plan­teó un jue­go aso­cia­do a la cons­truc­ción.

Los cin­co vo­lan­tes con los que sal­tó a la can­cha (Urre­ta­vis­ca­ya, Val­ver­de, Ve­cino, Ben­tan­cur y De Arras­cae­ta), le die­ron al equi­po un blo­que que pre­ten­dió ser só­li­do. No siem­pre lo con­si­guió, pe­ro esa fue la in­ten­ción que trans­mi­tió: con cin­co ju­ga­do­res asu­mien­do su res­pon­sa­bi­li­dad de­fen­si­va y cua­tro de ellos mul­ti­pli­cán­do­se pa­ra no de­jar huér­fano a Ca­va­ni en ata­que. Así fun­cio­nó el equi­po, con Ve­cino hun­dién­do­se en­tre los del fon­do y los otros cua­tro, so­li­da­rios, cu­brien­do ca­da me­tro del me­dio.

Cuan­do Uru­guay tu­vo la pe­lo­ta, en­ton­ces sí apa­re­ció el buen pie y el vér­ti­go pa­ra lle­gar has­ta el ar­co de los eu­ro­peos.

¿Qué ofre­ció ayer Uru­guay? Ve­lo­ci­dad por afue­ra y buen ma­ne­jo del ba­lón des­de el me­dio. El vér­ti­go lo pu­so Urre­taivs­ca­ya, una pie­za cla­ve en el fun­cio­na­mien­to y pro­ta­go­nis­ta de las me­jo­res ac­cio­nes de ries­go. Uru­guay tam­bién tu­vo la pau­sa y los lan­za­mien­tos de Val­ver­de pa­ra las co­rri­das de Urre­ta­vis­ca-

ya y de Ma­xi Pe­rei­ra. O el cam­bio de rit­mo de Ben­tan­cur, quien es ca­paz de re­cu­pe­rar y ge­ne­rar una tran­si­ción rá­pi­da sor­pren­dien­do a su ri­val, pa­ra que­brar a los vo­lan­tes y es­ca­bu­llir­se con ries­go en la zo­na de­fen­si­va ri­val.

Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, De Arras­cae­ta le pue­de brin­dar a Uru­guay ese plus que en su mo­men­to le dio For­lán. Sal­van­do di­fe­ren­cias, el ex­fut­bo­lis­ta de De­fen­sor Spor­ting es ca­paz lle­gar co­mo un 9 a de­fi­nir en el área ri­val, pe­ro tam­bién es ca­paz de ad­mi­nis­trar el jue­go des­de tres cuar­tos de can­cha.

Ve­cino le si­gue dan­do equi­li­brio de­fen­si­vo a ese me­dio­cam­po ofen­si­vo, y to­dos jun­tos de­mos­tra­ron que son ca­pa­ces de ge­ne­rar fút­bol.

El par­ti­do ayer le per­mi­tió a Ta­bá­rez pa­ra pro­bar a Ma­xi Gó­mez, dar­le mi­nu­tos a fut­bo­lis­tas que em­pie­zan a que­dar re­le­ga­dos co­mo Sán­chez y Lo­dei­ro.

De­jan­do el re­sul­ta­do de la­do, Uru­guay de­be va­lo­rar el apren­di­za­je de es­tos dos par­ti­dos, los des­cu­bri­mien­tos y la con­fir­ma­ción de que con es­tos ju­ga­do­res, el ca­mino es el ele­gi­do. Por esa ra­zón, cuan­do en mar­zo Uru­guay se vuel­va a en­con­trar pa­ra los amis­to­sos en Chi­na, Ta­bá­rez re­ci­bi­rá jó­ve­nes fut­bo­lis­tas más ma­du­ros –con cua­tro me­ses más de com­pe­ten­cia en Eu­ro­pa– y que ha­brán asi­mi­la­do el men­sa­je que el téc­ni­co les trans­mi­tió en es­tos dos par­ti­dos. Hoy pa­re­ce po­co, de he­cho se ve ne­ga­ti­vo por el re­sul­ta­do, pe­ro en el fu­tu­ro se­rá la re­com­pen­sa del ca­mino re­co­rri­do. Co­mo vie­ne su­ce­dien­do des­de que Ta­bá­rez vol­vió a la AUF. •

C. BRUNA - EFE

Gior­gian De Arras­cae­ta lle­gó a la zo­na de de­fi­ni­ción por sor­pre­sa, pe­ro fa­lló en la cul­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.