HER­MO­SO ADIÓS

El hin­cha lle­nó el Cen­te­na­rio pa­ra des­pe­dir a la ce­les­te que se va al Mun­dial de Ru­sia tras una go­lea­da ju­gan­do a me­dia má­qui­na

El Observador - Referi - - PORTADA - PA­BLO BE­NÍ­TEZ twit­ter.com/pbe­ni­te­zuy

Fal­ta me­dia ho­ra pa­ra que em­pie­ce el par­ti­do y el es­ta­dio Cen­te­na­rio es­tá que re­vien­ta. La no­che es fría, pe­ro una vez más el hin­cha es­tá. Lis­to pa­ra alen­tar a Uru­guay. An­sio­so por brin­dar­le la bien­ve­ni­da más fan­tás­ti­ca que re­cuer­de el Es­ta­dio Cen­te­na­rio a una se­lec­ción na­cio­nal.

Los 23 fut­bo­lis­tas de Ós­car Ta­bá­rez par­ti­rán el sá­ba­do a la ho­ra 20 rum­bo a Ru­sia y la ex­cu­sa pa­ra que la hin­cha­da le die­ra el úl­ti­mo abra­zo y el úl­ti­mo alien­to es un amis­to­so con­tra Uz­be­kis­tán, una se­lec­ción que que­dó al bor­de del re­pe­cha­je en las Eli­mi­na­to­rias de Asia y que se ubi­ca en el pues­to 88 del ran­king FIFA.

Más que el alien­to y más que el abra­zo, el hin­cha le tie­ne preparada una sor­pre­sa es­pe­cial a los ju­ga­do­res: un mo­sai­co que se des­plie­ga se­gun­dos an­tes de la sa­li­da a la can­cha que de­co­ra las cua­tro tri­bu­nas del Cen­te­na­rio y don­de se for­ma la pa­la­bra Uru­guay en la Olím­pi­ca. Co­mo pa­ra que los ju­ga­do­res se lleven a Ru­sia esa ima­gen ta­tua­da en las pu­pi­las.

Es una ac­ción or­ga­ni­za­da por la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF) pa­ra la que se uti­li­za­ron cer­ca de 70 mil afi­ches de co­lor ce­les­te, blan­co y ne­gro. Un sím­bo­lo de la co­mu­nión que exis­te en­tre los ju­ga­do­res y su gen­te.

Y eso ya se pal­pa an­tes de lle­gar al Cen­te­na­rio. Por­que es la ca­ra opues­ta a ir a un clá­si­co don­de la po­li­cía mon­ta ope­ra­ti­vos que ha­cen de las afue­ras del es­ce­na­rio una zo­na de gue­rra, don­de los in­sul­tos cru­zan las ve­re­das y don­de la hos­ti­li­dad es el ver­bo y pre­di­ca­do.

La se­lec­ción no. Es fa­mi­lia, es un ni­ño de ca­ra pin­ta­da, una ban­de­ra que une. El cam­bio cul­tu­ral.

Y allá em­pie­za el jue­go. Ul­tra light. El boceto de lo que Ta­bá­rez pa­ra­rá en una se­ma­na con­tra Egip­to en Eka­te­rim­bur­go. Los con­cep­tos que cuan­do co­mien­zan las de a peso se re­ves­ti­rán de la in­ten­si­dad, ac­ti­tud y de­ter­mi­na­ción ne­ce­sa­ria pa­ra em­pe­zar a al­can­zar ob­je­ti­vos gran­des. Ob­je­ti­vos mun­dia­les.

Y ahí es­tá el 4-4-2 co­mo sis­te­ma ma­dre en es­ta eta­pa ce­les­te. Y ahí se pue­den ver ideas pa­ra te­ner en cuen­ta cuan­do se ven­gan Egip­to, Ara­bia Sau­di­ta y Ru­sia.

La lí­nea de­fen­si­va plan­ta­da le­jos de Fer­nan­do Mus­le­ra, los la­te­ra­les con am­bi­ción ofen­si­va, el do­ble cin­co ofre­cién­do­se pa­ra sa­car la pe­lo­ta lim­pia del fon­do, los pun­tas agre­si­vos a la ho­ra de pre­sio­nar al ri­val y pun­zan­tes pa­ra ca­na­li­zar las ofen­si­vas. La for­ma en que la es­truc­tu­ra de­fen­si­va se re­com­po­ne cuan­do Uru­guay pier­de el ba­lón y el ri­val pa­sa rá­pi­do al ata­que: es un re­tro­ce­so de los cua­tro vo­lan­tes por de­trás de la lí­nea de la pe­lo­ta.

Pe­ro to­do se ve en bo­rra­dor. Por­que no se muer­de en la re­cu­pe­ra­ción ni se ace­le­ra a fon­do. El es­fuer­zo se re­gu­la. Ya lo ha­bía pe­di­do Ta­bá­rez en con­fe­ren­cia de pren­sa es­pe­cial­men­te a los más jó­ve­nes.

Van ocho mi­nu­tos y Edin­son Ca­va­ni se enoja con Akron­jon Ko­mi­lov por­que pri­me­ro lo ba­ja a Luis Suá­rez y des­pués a él. El ar­bi­tro bra­si­le­ño cal­ma las aguas con una tar­je­ta ama­ri­lla.

Ojo Nahi­tan Nán­dez: co­me­te dos in­frac­cio­nes por la ban­da en las que re­vuel­va ri­va­les. Eso es un Mun­dial es ama­ri­lla can­ta­da.

La ver­sión edul­co­ra­da del equi­po se man­tie­ne. Pre­sio­na arri­ba cuan­do el ri­val in­ten­ta sa­lir pe­ro no lo as­fi­xia. Suá­rez, Ca­va­ni, Gior­gian De Arras­cae­ta o Nahi­tan Nan­dez –se­gún por don­de sa­le el ba­lón– achi­can los es­pa­cios. Ro­dri­go Ben­tan­cur da el pa­so al fren­te des­de el me­dio­cam­po. Ma­tías Ve­cino res­guar­da el equi­li­brio del equi­po.

Uz­be­kis­tán se apli­ca a su fór­mu­la. No re­vien­ta la pe­lo­ta e in­ten­ta im­pri­mir­le ve­lo­ci­dad por afue­ra a su te­nen­cia.

En los pri­me­ros 15’ lo­gra pa­sar

¡Qué lin­do ver el es­ta­dio así! Gra­cias a to­do el pue­blo uru­gua­yo por lle­nar una vez más el Es­ta­dio Cen­te­na­rio y dar­le el apo­yo de siem­pre a la se­lec­ción. ¡Arri­ba Uru­guay!”.

Wilmar Val­dez

PRE­SI­DEN­TE DE LA AUF

Cuan­do em­pe­za­mos la pri­me­ra Eli­mi­na­to­ria no ha­bía esa co­mu­nión, no ha­bía una ad­he­sión a la se­lec­ción”.

Ós­car Ta­bá­rez

L. CA­RRE­ÑO

URU­GUAY UZ­BE­KIS­TÁN 3-0

FO­TOS: L. CA­RRE­ÑO

En la Olím­pi­ca se for­mó la pa­la­bra Uru­guay en un mo­sai­co pa­ra el me­jor de los re­cuer­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.