La his­to­ria de vi­da del Lolo Ben­tan­cur

El Observador - Referi - - PORTADA - JOR­GE SEÑORANS pam­pajs@hot­mail.com

El des­tino ca­pri­cho­so no le de­jó ver a Ro­dri­go por­tar la ban­de­ra de Ar­ti­gas. Ni sen­tir el or­gu­llo de ma­dre de ver que su hi­jo fue pre­mia­do co­mo me­jor com­pa­ñe­ro. Pe­ro es­tu­vo ahí. Co­mo el án­gel que lle­va ta­tua­do en un bra­zo pa­ra la eter­ni­dad. O ese nú­me­ro 30 de su ca­mi­se­ta co­mo ho­me­na­je mien­tras du­re su ca­rre­ra. Lo­li­to te­nía cua­tro años cuan­do se que­dó sin la son­ri­sa de Mary, su ma­má.

“La muer­te de su ma­má lo mar­có en ha­cer­se car­go de mu­chas si­tua­cio­nes que tu­vo la ma­dre, por­que cuan­do se en­fer­mó se fue a vi­vir con ella. Con el pa­so de los años se pu­so los pan­ta­lo­nes, y to­mó el li­de­raz­go con el te­ma de la ma­má, con su her­mano, fue lí­der”, re­ve­ló Ce­ci­lia a Re­fe­rí en la ca­sa de los Ben­tan­cur en Nue­va Hel­ve­cia.

Tal vez ha­ya que hur­gar en lo más pro­fun­do de su ser pa­ra en­con­trar el por qué de la per­so­na­li­dad de es­te bo­ti­ja que ape­nas su­pera los 20 años y ju­ga­rá un Mun­dial con la ca­mi­se­ta de su país.

La vi­da pa­re­ce via­jar a al­ta ve­lo­ci­dad pa­ra Ro­dri­go Ben­tan­cur. Pe­ro sus pies es­tán fir­mes so­bre la tie­rra. La se­mi­lla que plan­ta­ron en Nue­va Hel­ve­cia se for­ta­le­ció.

Ce­ci­lia Agra­di, ar­gen­ti­na de na­cio­na­li­dad, era pa­re­ja de Ro­ber­to cuan­do la vi­da la pu­so a prue­ba. “Ro­dri­go era muy chi­qui­ti­to, te­nía 4 años y por cues­tio­nes de la vi­da me to­có criar­lo a par­tir de mi re­la­ción con su pa­pá Ro­ber­to. Yo com­pré la re­la­ción de Ro­ber­to con los dos, con Lolo y su her­mano Da­mián. Al prin­ci­pio com­par­tía la crian­za con la ma­dre has­ta que en­fer­mó muy gra­ve, no lo pu­do criar, fa­lle­ció y que­dó a mi car­go. Yo lo sien­to mi hi­jo, co­mo las me­lli­zas (Can­de y Mi­ca) que tie­nen 9 años y Da­mián de 26”, con­tó Ce­ci­lia.

“Ce­ci­lia fue un pi­lar fun­da­men­tal. Fue la ima­gen que se ne­ce­si­ta de trans­mi­tir va­lo­res, de apo­yo y de es­tar en los mo­men­tos di­fí­ci­les”, re­ve­ló el pa­drino de Lolo, Ro­dol­fo Vera a Re­fe­rí.

Cria­do en el cam­po, Ro­dri­go ha­bi­tó la ca­sa de los sue­ños. “Acá es el pa­raí­so de to­do ni­ño”. Los Ben­tan­cur vi­ven en una ca­si­ta en la Es­cue­la Su­pe­rior de Le­che­ría. “Acá no se va a com­prar la le­che al su­per­mer­ca­do, acá la van a bus­car al tam­bo y la toman. Lolo era fút­bol, la pe­lo­ta, los cum­plea­ños me acuer­do que eran la tor­ta con la pe­lo­ta”.

Ro­dri­go he­re­dó la pa­sión fut­bo­le­ra de su pa­dre. Ro­ber­to fue ju­ga­dor, téc­ni­co y pre­si­den­te de Ar­te­sano. No po­día te­ner otro des­tino. Co­mo los clu­bes de la li­ga no po­dían te­ner equi­po de baby, Ar­te­sano lle­vó el nom­bre una ca­lle

del pue­blo Lu­cer­na. “Ju­ga­ba co­mo to­do ni­ño a esa edad, le gus­ta­ba co­rrer, pe­ro ya se des­ta­ca­ba por la al­tu­ra”, con­tó Juan Spuntone, su pri­mer en­tre­na­dor y el hom­bre que lle­va 44 años en un club don­de la can­cha lle­va su nom­bre.

La al­tu­ra fue to­do un te­ma. Su ma­má Ce­ci­lia re­cuer­da que los pa­dres de los ri­va­les dis­cu­tían po­nien­do en du­da su edad.

Lolo iba al club con su pa­dre y cuan­do fue más gran­de­ci­to em­pe­zó a ir por su cuen­ta, en bi­ci­cle­ta. En Nue­va Hel­ve­cia to­do que­da a mano. La Es­cue­la 10, Elías Hu­ber, es­ta­ba fren­te a la se­de del club.

Su maes­tra de ini­cial, Ve­ró­ni­ca Sou­lier, lo re­cor­dó co­mo un apa­sio­na­do de la pe­lo­ta. “Re­cuer­do que era el pri­me­ro en sa­lir al re­creo y, a pe­sar de que era pe­que­ño, en él siem­pre es­ta­ba pre­sen­te or­ga­ni­zar el par­ti­do de fút­bol”, con­tó a Re­fe­rí.

En Lu­cer­na se per­dió un año de­bi­do a que se ra­di­có en Car­do­na. Y un he­cho que lo mar­có fue la ex­pe­rien­cia de ju­gar el Mun­dia­li­to Da­no­ne en 2010 en Su­dá­fri­ca.

Al po­co tiem­po, Ro­dri­go co­men­zó a po­ner­se la ro­pa de los gran­des. “Ju­ga­ba en el baby y yo lo subía a en­tre­nar. Se veía que te­nía pas­ta”, co­men­tó su téc­ni­co en ju­ve­ni­les, Car­los Mederos a Re­fe­rí.

Car­li­tos, que ju­ga­ba de 10, fue 11 años com­pa­ñe­ro de equi­po del pa­pá de Lolo que era pun­te­ro.

“En un par­ti­do de baby es­ta­ban de­fi­nien­do en la can­cha de Na­cio­nal con­tra Es­cue­la In­dus­trial. Per­dían 2 a 0 y tu­vo un mo­men­to de re­bel­día don­de le pi­dió la pe­lo­ta al ar­que­ro, elu­dió a to­do el cua­dro ri­val e hi­zo el gol”.

El pa­se a Bo­ca

Y de pron­to el des­tino cam­bió de suer­te pa­ra Ro­dri­go. Un sá­ba­do de ma­ña­na Ar­te­sano era se­de de un cur­so a car­go del pro­fe­sor Ho­ra­cio An­sel­mi, un pro­fe­sio­nal de di­la­ta­da tra­yec­to­ria en Bo­ca Ju­niors.

El pro­fe pi­dió tres bo­ti­jas de las for­ma­ti­vas pa­ra ha­cer la prác­ti­ca. En­tre ellos iba Lolo. Em­pie­za a rea­li­zar una se­rie de tra­ba­jos de eva­lua­ción y que­da sor­pren­di­do con uno de los chi­cos. Cam­bia el for­ma­to de la char­la y en­ca­ra a ha­cer tra­ba­jos es­pe­cí­fi­cos con aquel fla­co al­to. Cuan­do ter­mi­na las eva­lua­cio­nes le di­ce a los par­ti­ci­pan­tes: “Es­te chi­co es un dia­man­te en bru­to, tie­ne los pa­rá­me­tros de un ju­ga­dor de pri­me­ra di­vi­sión del fút­bol ar­gen­tino”. An­sel­mi fue a Bo­ca y pa­só el in­for­me de un tal Ro­dri­go Ben­tan­cur.

Con 13 años se lo lle­va­ron a rea­li­zar una prue­ba y que­dó. Los te­mo­res in­va­die­ron a la fa­mi­lia. Vi­vir y ju­gar en Ar­gen­ti­na era la cues­tión. Te­nían la ven­ta­ja de que la fa­mi­lia de Ce­ci­lia re­si­de allá.

“Hoy a lo le­jos me di­go có­mo lo de­ja­mos ir tan chi­co. Pe­ro es­ta­ba con­te­ni­do”, co­men­tó Ce­ci­lia.

Y re­ve­ló que lo úni­co que pi­dió fue que ter­mi­na­ra los es­tu­dios. Al pun­to tal que cru­zó en bar­co pa­ra que rin­da his­to­ria. O que lo lla­mó una no­che a la con­cen­tra­ción y lo re­tó por no es­tar es­tu­dian­do.

Hu­mil­dad

Si hay al­go que des­ta­can to­dos de Ben­tan­cur es su hu­mil­dad.

“Yo lo pon­go co­mo ejem­plo en la es­cue­li­ta”, di­ce Mederos. Y aco­ta: “Siem­pre que vie­ne a Nue­va Hel­ve­cia le­van­ta a las her­ma­nas en la es­cue­la y se vie­ne me­dia ho­ra an­tes a to­mar unos ma­tes con­mi­go a la can­ti­na del club”.

Su pa­drino Ro­dol­fo “Ofi” Vera di­ce a co­ra­zón abier­to: “Uno no se da cuen­ta don­de es­tá… Pe­ro el par­ti­do de su vi­da Ro­dri­go ya lo ga­nó”.

Tres días an­tes de fa­lle­cer la ma­má, cuan­do ya el desen­la­ce era inevi­ta­ble, Ro­dri­go fue ele­gi­do me­jor com­pa­ñe­ro y le en­tre­ga­ron la me­da­lla. Ade­más, fue en el cua­dro de ho­nor con la ban­de­ra de Ar­ti­gas.

“La ma­má no pu­do es­tar, por­que era cues­tión de días… Eso nos hi­zo pen­sar to­do lo que le pa­só, to­do lo que su­frió... No lo pu­do ver con la ban­de­ra (se emo­cio­na has­ta las lá­gri­mas)… Pe­ro aho­ra es­tá con otra ban­de­ra y oja­lá que la lle­ve con el mis­mo or­gu­llo”, ce­rró Ce­ci­lia y se vol­vió a emo­cio­nar.

FOTOS: C PA­ZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.