Los Te­ros vol­vie­ron a ga­nar la Na­tions

Ga­na­ron por se­gun­da vez la Na­tions Cup y ven­cie­ron por pri­me­ra vez a Ar­gen­ti­na XV

El Observador - Referi - - PORTADA - IG­NA­CIO CHANS twit­ter.com/ig­na­cio­chans

Aes­ta al­tu­ra del pro­ce­so de trans­for­ma­ción de Los Te­ros en un equi­po de ni­vel Mun­dial, al­go pa­re­ce es­tar claro: es­te gru­po no se can­sa se su­bir es­ca­lo­nes, uno tras otro. Van lo­gran­do ob­je­ti­vos que pa­re­cían muy le­ja­nos, y otros que pa­re­cían di­rec­ta­men­te im­po­si­bles. Es el ham­bre lo que los im­pul­sa: sue­ños que es­tu­vie­ron mu­cho tiem­po col­ga­dos en la pa­red, pe­ro que pa­re­cían eso, sue­ños a cum­plir en otra vi­da, por cul­pa de la ama­teur reali­dad uru­gua­ya.

Pe­ro es con esa ham­bre van ta­chan­do de la lis­ta una co­sa tras otra. La de es­te do­min­go era bien pe­sa­da: ga­nar­le por pri­me­ra vez en la his­to­ria a un se­lec­cio­na­do ar­gen­tino de ma­yo­res en mo­da­li­dad XV. Y no cual­quier equi­po: un Ar­gen­ti­na XV que es­ta­ba a mi­tad de ca­mino de un equi­po de Pu­mas, con jugadores de la ta­lla de Le­gui­za­món, Cu­be­lli, Díaz Bo­ni­lla, Mo­ro­ni, Le­za­na o Mon­te­ro. Pe­ro se lo­gró, y de atrás, trans­for­man­do un 6-17 en un 26-20 pa­ra ob­te­ner la se­gun­da co­ro­na con­se­cu­ti­va de la Na­tions Cup.

El cons­cien­te y me­tó­di­co tra­ba­jo de to­do es­te tiem­po dio el con­tex­to. Pe­ro pa­ra ga­nar un par­ti­do así ha­bía que dar un ex­tra. Y la mo­ti­va­ción ex­tra la pu­so la de­rro­ta su­fri­da ha­ce me­nos de un mes an­te el mis­mo ri­val: un 64-15 por el Sud­ame­ri­cano que sa­cu­dió a la in­ter­na, por­que Los Te­ros pa­re­cían ya en otra eta­pa, más cer­ca­na a ga­nar­le al se­gun­do equi­po ar­gen­tino que a per­der por go­lea­da. De he­cho, en en­tre­vis­ta con la TV tras el par­ti­do an­te Ita­lia Emer­gen­te el ca­pi­tán Juan Ga­mi­na­ra hi­zo no­tar pú­bli­ca­men­te su des­con­ten­to con la cró­ni­ca de Re­fe­rí pos­te­rior a esa go­lea­da, que de­cía que ya no era ad­mi­si­ble caer go­lea­do con Ar­gen­ti­na XV. “Hay que con­fiar”, di­jo.

Lle­gó en­ton­ces la re­van­cha, lue­go de ha­cer lo que se ne­ce­si­ta­ba pa­ra lle­gar a esa po­si­ción en las dos fe­chas an­te­rio­res: su­pe­rar a Fi­ji Wa­rriors e Ita­lia Emer­gen­te. Te­nien­do en cuen­ta el par­ti­do an­te­rior, a ca­si to­dos -me in­clu­yo­nos al­can­za­ba con ha­cer un par­ti­do pa­re­jo, te­nien­do en cuen­ta que en­fren­te es­ta­ba el me­jor Ar­gen­ti­na XV al que al­gu­na vez se ha­ya en­fren­ta­do Uru­guay (al equi­po del 64-15 se le su­ma­ban Le­gui­za­món y Cu­be­lli).

Pe­ro en los jugadores es­ta­ba el con­ven­ci­mien­to de que es­ta vez sí se po­día dar. Y otra vez, se sa­lie­ron con la su­ya.

El par­ti­do que se de­bía ju­gar

La cla­ve es­tu­vo en que an­te un ri­val su­pe­rior, Los Te­ros ju­ga­ron el par­ti­do que de­bían. Pri­me­ro, con una im­pre­sio­nan­te in­ten­si­dad de­fen­si­va: con la pre­sión arri­ba y el tac­kle de­ci­si­vo que son ha­bi­tua­les, pe­ro ade­más, con una re­or­ga­ni­za­ción im­pe­ca­ble: en el pri­mer tiem­po la or­den fue no dispu­tar los break­downs sal­vo oca­sio­nes cla­ras, y en su lu­gar armar rá­pi­do la pa­red de­fen­si­va. Ar­gen­ti­na no pu­do en­trar­le nun­ca por esa vía, y ade­más, la can­cha de re­du­ci­das di­men­sio­nes de Ju­ven­tud ayu­dó al ob­je­ti­vo. Ade­más, Los Te­ros tu­vie­ron co­mo vir­tud la efec­ti­vi­dad en ata­que: pi­sa­ron po­co el cam­po ri­val, pe­ro ge­ne­ra­ron tres pe­na­les de los cua­les Ber­che­si trans­for­mó en pun­tos dos pa­ra el 6-3 par­cial.

El pro­ble­ma, co­mo an­te Ita­lia Emer­gen­te, apa­re­ció en el scrum. Ar­gen­tin XV iden­ti­fi­có que te­nía ven­ta­jas, y apos­tó a ju­gar sus pe­na­les por allí. El re­fe­ree es­co­cés fue un po­co be­ne­vo­len­te con los ce­les­tes, y re­cién al sép­ti­mo pe­nal co­bra­do lle­gó la tar­je­ta y lue­go el try pe­nal con el que los ar­gen­ti­nos se fue­ron 10-6 al des­can­so, sco­re que lue­go se am­plió a 17-6 en el arran­que del se­gun­do. El ri­val em­pe­za­ba a ga­nar la lu­cha del uno a uno y Los Te­ros em­pe­za­ban a ver­se des­gas­ta­dos por el es­fuer­zo de­fen­si­vo.

Pe­ro allí apa­re­ció el click de es­te equi­po ma­du­ro, que ya ha pa­sa­do por unas cuan­tas ba­ta­llas y que sa­be có­mo ju­gar­las. Ber­che­si -la fi­gu­ra del cam­peo­na­to- apa­re­ció en to­da su di­men­sión, li­de­ran­do el jue­go, le­yen­do es­pa­cios pa­ra ata­car, dis­tri­bu­yen­do pe­ro ade­más usan­do en gran for­ma el pie pa­ra ti­rar­le pre­sión al ri­val. Y así Uru­guay vol­vió a su­mar: apos­tan­do un ra­to al li­ne y maul em­pe­zó a ho­ra­dar a la de­fen­sa ar­gen­ti­na, pa­ra acer­car­se 17-9 con un pe­nal, y en­se­gui­da con un try de Lean­dro Lei­vas con­tra la ban­de­ra, tras otro ra­to de des­gas­te con los for­wards que de­ri­vó en dos ama­ri­llas en Ar­gen­ti­na. Esa ju­ga­da ha­bía ini­cia­do con una tre­men­da co­rri­da de to­da la can­cha, de­jan­do tres ar­gen­ti­nos en el ca­mino, co­mo pa­ra de­jar bien claro quien ha­bía pa­sa­do a do­mi­nar el en­cuen­tro en el jue­go, pe­ro so­bre to­do en lo men­tal. Aque­llo de los sue­ños cum­pli­dos: si el Co­lo Lei­vas al­gu­na vez se pre­gun­tó, mi­ran­do la te­le, si un día po­dría pa­sar­le por en­ci­ma a un par de Pu­mas, aho­ra se dio cuen­ta que era po­si­ble.

A par­tir de ahí to­do em­pe­zó a cua­drar­se pa­ra Uru­guay, co­mo si fue­ra la tar­de ele­gi­da pa­ra ha­cer his­to­ria. Y por eso lle­gó un nue­vo try: otra vez los for­wards yen­do ha­cia ade­lan­te, Ber­che­si y una ma­gis­tral pa­ta­da cru­za­da pa­ra en­con­trar a Dia­na so­lo en la pun­ta, apro­ve­chan­do la ven­ta­ja nu­mé­ri­ca, y el ter­ce­ra lí­nea que apo­yó el 23-17.

El fi­nal, al que se le su­ma­ron un pe­nal más de ca­da la­do -el de Uru­guay gra­cias a una tre­men­da pes­ca de Be­ní­tez-, fue con co­ra­zón y tac­kle -el sím­bo­lo de eso fue Ara­ta, que sa­lió con una con­mo­ción tras un tac­kle a La­rra­gue-, pe­ro tam­bién pier­nas e in­te­li­gen­cia. To­dos los fru­tos de to­dos es­tos años de tra­ba­jo que han trans­for­ma­do a Los Te­ros en una se­lec­ción de Tier 2, y ade­más, con men­ta­li­dad ga­na­do­ra. Era el si­guien­te es­ca­lón que se ne­ce­si­ta­ba: ga­nar­le a ese Ar­gen­ti­na XV que siem­pre ha si­do es­pe­jo y re­fe­ren­cia. Co­mo pa­ra con­ven­cer­se que aquel ob­je­ti­vo que se tra­za­ron los Te­ros, de ga­nar­le a Geor­gia o a Fi­ji en el Mun­dial, ya no pa­re­ce tan inac­ce­si­ble. Quien le di­ga, ca­paz le ter­mi­nan ga­nan­do a los dos. Con es­tos Te­ros, pa­re­ce que na­da es im­po­si­ble. •

Mar­cos Ha­ris­pe-URU

Los Te­ros lo­gra­ron una vic­to­ria his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.