To­dos los ojos so­bre Sa­lah

El de­lan­te­ro lle­gó a la Co­pa del Mun­do como una figura prin­ci­pal y, mien­tras se define cuán­do jue­ga, es noticia día a día

El Observador - Referi - - PORTADA -

To­do lo que Moha­med Sa­lah ha­ce en la pre­via y tras la lle­ga­da de su se­lec­ción, Egip­to, a Rusia, es mo­ti­vo de no­ti­cias. El ata­can­te for­ma par­te de la cons­te­la­ción de es­tre­llas del Mundial, aunque die­ra la sen­sa­ción de que él pa­rez­ca no sa­ber­lo, y ca­da una de sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas lle­van a que las cá­ma­ras lo ten­gan siem­pre en la mi­ra.

Es, por le­jos, el jugador más co­no­ci­do de la se­lec­ción fa­rao­na y pa­ra el hin­cha pro­me­dio uru­gua­yo se­gu­ro sea el úni­co nom­bre que co­noz­ca de los tres ri­va­les de la ce­les­te en la fa­se de gru­pos.

Ade­más, por su le­sión en el hom­bro tras el po­lé­mi­co gol­pe con Ser­gio Ramos en la pa­sa­da fi­nal de la Li­ga de Campeones, so­bre él hay un man­to de in­cer­ti­dum­bre por si po­drá es­tar an­te Uru­guay en el debut o en los otros par­ti­dos.

Así como Messi en Ar­gen­ti­na o Ney­mar en Brasil, Sa­lah es el ícono de su país, tras­pa­san­do el fút­bol y sien­do un ejem­plo pa­ra los jó­ve­nes musulmanes. Prueba de ello fue que en las úl­ti­mas elec­cio­nes muchas lis­tas con su nom­bre apa­re­cie­ron en las ur­nas.

El de­lan­te­ro fue el se­gun­do más “vo­ta­do” en los co­mi­cios en los que Ab­del­fa­tah al Si­si se im­pu­so con un 92%. Jus­ta­men­te, el pre­si­den­te des­pi­dió a la se­lec­ción el pa­sa­do 9 de ju­nio en una ce­re­mo­nia he­cha en su palacio.

En el ac­to, el man­da­ta­rio se preo­cu­pó por el es­ta­do fí­si­co de Sa­lah, que le aseguró que es­tá “me­jo­ran­do de for­ma no­ta­ble” des­pués de la le­sión su­fri­da en su hom­bro iz­quier­do el 26 de ma­yo.

Fu­ror en Rusia

De tra­je ne­gro y za­pa­ti­llas blan­cas, el uni­for­me de la se­lec­ción egip­cia, y car­gan­do una mo­chi­la en sus es­pal­das, el de­lan­te­ro arri­bó jun­to a sus com­pa­ñe­ros de equi­po a Grozny, Che­che­nia, es­te do­min­go por la ma­ña­na.

Nue­va­men­te las cá­ma­ras es­tu­vie­ron so­bre él. Pa­ra peor, un jo­ven rompió el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad y se le acer­có pa­ra una fo­to, to­cán­do­lo jus­to en el hom­bro afec­ta­do, lo que hi­zo que rá­pi­da­men­te in­ter­vi­nie­ra un guar­dia.

Lue­go, el do­min­go por la tar­de, Egip­to reali­zó su primera prác­ti­ca y Sa­lah la vio de afuera, sin ha­cer mo­vi­mien­tos pa­ra seguir con la re­cu­pe­ra­ción de su le­sión.

Pero vol­vió a ser el centro de atrac­ción. Los niños que llegaron al es­ta­dio co­rea­ron su nom­bre y ade­más el lí­der che­cheno Ram­zan Kady­rov, quien es acu­sa­do de vio­lar de­re­chos hu­ma­nos en esa re­gión de Rusia, se acer­có al de­lan­te­ro pa­ra sa­car­se fo­tos, lo que cau­só ma­les­tar en or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

¿Cuán­do ju­ga­rá?

Mien­tras sus com­pa­ñe­ros en­tre­nan, Sa­lah se re­cu­pe­ra de su le­sión y cre­ce la expectativa por co­no­cer si es­ta­rá en el par­ti­do inau­gu­ral o si de­be­rá es­pe­rar unos días más pa­ra po­der ju­gar.

Des­de la fi­nal, tras aban­do­nar la can­cha con ges­tos de do­lor por per­der­se la de­fi­ni­ción y an­te la po­si­bi­li­dad de que­dar­se sin Mundial, las pre­gun­tas so­bre Sa­lah fue­ron pa­san­do día a día: primero por si iba a lle­gar a Rusia 2018, lue­go si iba a es­tar en la lis­ta de Héc­tor Cú­per, y aho­ra la du­da es si es­ta­rá an­te la ce­les­te el vier­nes.

Moha­med Abou al-Ela, el mé­di­co de la se­lec­ción egip­cia, in­di­có que el ata­can­te de Li­ver­pool seguía en du­da pa­ra el par­ti­do con­tra Uru­guay. “Aún tie­ne do­lo- res. Es­te tipo de le­sio­nes ne­ce­si­ta tres se­ma­nas de re­cu­pe­ra­ción, an­tes de vol­ver a ju­gar en el cam­po de jue­go”, ma­ni­fes­tó el pro­fe­sio­nal, sem­bran­do du­das so­bre su par­ti­ci­pa­ción an­te los ce­les­tes.

La de­ci­sión se to­ma­rá “en los dos pró­xi­mos días”. “No se le ha­rá ju­gar si no es­tá to­tal­men­te re­cu­pe­ra­do”, aña­dió el ga­leno.

En las úl­ti­mas ho­ras, el go­lea­dor habló y mostró cier­ta mo­les­tia con las de­cla­ra­cio­nes de Ramos, res­tán­do­le im­por­tan­cia a su le­sión. “Siem­pre es­tá bien cuan­do quien te ha hecho primero llorar, des­pués te ha­ga reír. ¿Qui­zás po­dría decirme también si voy a es­tar lis­to pa­ra el Mundial?”, di­jo Sa­lah, la es­tre­lla egip­cia que quie­re de­jar su mar­ca en Rusia.

K. JAAFAR - AFP

Mo Sa­lah jun­to al lí­der che­cheno Ka­di­rov (izq) el do­min­go, una fo­to que generó po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.