La pri­me­ra fi­nal

La FIFA de­fi­ni­rá es­te miér­co­les la se­de del Mun­dial 2026: Ma­rrue­cos com­pi­te con­tra una fuer­te can­di­da­tu­ra con­jun­ta de Estados Uni­dos, Mé­xi­co y Canadá

El Observador - Referi - - LA CONTRA -

El 68 con­gre­so de la FIFA se re­uni­rá es­te miér­co­les en Mos­cú pa­ra de­ci­dir cuál es su fu­tu­ro, con la elec­ción de la se­de de la Co­pa del Mun­do 2026, un tor­neo de 48 se­lec­cio­nes, y la aper­tu­ra de un pro­ce­so elec­to­ral que desem­bo­ca­rá el 5 de ju­nio de 2019, en Pa­rís, con la elec­ción del pre­si­den­te.

La vís­pe­ra del co­mien­zo del Mun­dial, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal ele­gi­rá en­tre Ma­rrue­cos y la can­di­da­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na (Mé­xi­co-Estados Uni­dos-Canadá) pa­ra al­ber­gar un ma­cro­tor­neo, que pa­sa­rá de los 62 par­ti­dos del mo­de­lo ac­tual a 80 en­cuen­tros, de 32 se­lec­cio­nes a 48 equi­pos na­cio­na­les.

Una am­plia­ción tan atrac­ti­va que, in­clu­so, la CON­ME­BOL pi­dió que se ade­lan­ta­se a la edi­ción de Ca­tar 2022. La pro­pues­ta sud­ame­ri­ca­na, que con­ta­ba con el apo­yo del pre­si­den­te de la FIFA, Gianni Infantino, no pa­re­ce que pue­da ha­cer­se efec­ti­va en es­te Con­gre­so, co­mo en prin­ci­pio es­ta­ba dis­pues­to en el or­den del día, pues­to que pri­me­ro se con­sul­ta­rá con los di­ri­gen­tes ca­ta­ríes, que po­drían te­ner pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra.

La so­lu­ción po­dría ser com­par­tir la se­de, al­go que no ha des­car­ta­do el pro­pio Infantino, pe­ro la si­tua­ción di­plo­má­ti­ca de Ca­tar -en con­flic­to con Ara­bia Sau­dí, Ba­réin, Emi­ra­tos Ára­bes y Egip­to, li­mi­ta las op­cio­nes a Irán, un país pues­to en en­tre­di­cho, en­tre otros, por Estados Uni­dos.

“Es evi­den­te que Ca­tar de­be­rá es­tar de acuer­do. Se fir­mó un con­tra­to con 32 se­lec­cio­nes y los con­tra­tos es­tán pa­ra ser res­pe­ta­dos”, afir­mó Infantino ha­ce dos se­ma­nas, en un en­cuen­tro con las agencias in­ter­na­cio­na­les.

En las ho­ras pre­vias a la elec­ción del Mun­dial de 2026, am­bas can­di­da­tu­ras apu­ran sus con­tac­tos pa­ra in­cli­nar una vo­ta­ción que im­pli­ca a to­das las fe­de­ra­cio­nes, por cuan­to la de­ci­de el Con­gre­so y no el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo -aho­ra Con­se­jo- co­mo ha si­do has­ta aho­ra.

La po­lé­mi­ca que ro­deó a la de­sig­na­ción de Ru­sia 2018 y Ca­tar 2022, que pre­ci­pi­tó la caí­da de Jo­seph Blat­ter, for­zó a una re­no­va­ción to­tal de la FIFA, que con es­ta fór­mu­la (207 vo­tan­tes -to­dos me­nos los 4 paí­ses im­pli­ca­dos- y no 22 miem­bros del Eje­cu­ti­vo), tra­tar de li­mi­tar la in­fluen­cia del fac­tor hu­mano, o lo que es lo mis­mo, po­si­bles co­rrup­te­las.

Op­tan a es­ta elec­ción, una po­de­ro­sa can­di­da­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na (Mé­xi­co, Estados Uni­dos y Canadá), ba­sa­da en la for­ta­le­za de las in­fraes­truc­tu­ras es­ta­dou­ni­den­ses (aco­ge­rá 60 de los 80 par­ti­dos), y otra ma­rro­quí, que cuen­ta a su fa­vor con la cer­ca­nía res­pec­to a Eu- ro­pa, con des­pla­za­mien­tos me­nos lar­gos y cos­to­sos pa­ra afi­cio­na­dos y se­lec­cio­nes, y el apo­yo de su con­ti­nen­te, que desea vol­ver a ver un Mun­dial en Áfri­ca.

Amé­ri­ca del Nor­te, con una va­lo­ra­ción de 4 so­bre 5 por el gru­po de eva­lua­ción de la FIFA, es la fa­vo­ri­ta, pe­ro Ma­rrue­cos, que ha acu­sa­do a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de fa­vo­re­cer a sus ri­va­les, cuen­ta con tan­tas sim­pa­tías co­mo an­ti­pa­tías des­pier­ta la agre­si­va po­lí­ti­ca di­plo­má­ti­ca de Do­nald Trump, que in­clu­so vía Twit­ter ha ame­na­za­do a sus “alia­dos” con “ce­rrar el gri­fo” si no apo­yan la pro­pues­ta de su país.

Una im­pre­de­ci­ble reac­ción de Trump en la vís­pe­ra es, en las ho­ras pre­vias a la vo­ta­ción, el prin­ci­pal te­mor de sus alia­dos de can­di­da­tu­ra.

Pre­via­men­te, el Con­gre­so abri­rá un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral pa­ra ele­gir pre­si­den­te, pe­se a que tan só­lo han pa­sa­do dos años y me­dio des­de que Infantino fue ele­gi­do pa­ra su­ce­der en el car­go a Jo­seph Blat­ter.

Con­clui­do el cua­trie­nio que de­bía ha­ber ago­ta­do Blat­ter, que tu­vo que di­mi­tir en ju­nio de 2015 des­pués de que la jus­ti­cia sui­za abrie­se un pro­ce­so por co­rrup­ción con­tra la FIFA, Infantino se ha con­ver­ti­do en el al­ma de la nue­va FIFA y, de mo­men­to, ya se ha ase­gu­ra­do el apo­yo del fút­bol sud­ame­ri­cano, que es­te lu­nes pi­dió al ac­tual di­ri­gen­te que se pre­sen­te a la re­elec­ción. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.