Uru­guay es­pe­ra con iné­di­ta se­re­ni­dad

Uru­guay. A po­cas ho­ras del de­but, el am­bien­te de la se­lec­ción es dis­ten­di­do, un po­lo opues­to a los úl­ti­mos dos Mun­dia­les, don­de al­gu­nos pro­ble­mas do­mi­na­ban la agen­da

El Observador - Referi - - PORTADA - JUAN JO­SÉ DÍAZ Twit­ter/diaz­juan­jo­se

Luis Suá­rez lle­ga a la inau­gu­ra­ción de su com­ple­jo en la Cos­ta de Oro unos días an­tes del via­je a Rusia. Un mun­do de gen­te le ro­dea la ca­mio­ne­ta. Él se ba­ja, sa­lu­da, se to­ma de­ce­nas de fo­tos, fir­ma au­tó­gra­fos, no de­ja de son­reír. Edin­son Ca­va­ni se tras­la­da en un óm­ni­bus de trans­por­te pú­bli­co des­de Sal­to pa­ra unir­se a los en­tre­na­mien­tos en el Com­ple­jo Ce­les­te.

La se­lec­ción vue­la rum­bo a Rusia en un chár­ter y los ju­ga­do­res inun­dan las re­des con fo­tos to­dos juntos, to­man­do ma­te, ju­gan­do al tru­co, en fa­mi­lia, son­rien­do. Nahi­tan Nán­dez y Gior­gian De Arras­cae­ta con­cu­rren a una rue­da de pren­sa en Nizhny, se tien­tan y pa­re­cen dos ni­ños a las car­ca­ja­das.

A po­cas ho­ras del de­but en el Mun­dial, el am­bien­te de la se­lec­ción es agradable, dis­ten­di­do. Los fut­bo­lis­tas se ha­cen bro­mas por Twit­ter, la gen­te los lee y son­ríe, y se ge­ne­ra un es­ce­na­rio de op­ti­mis­mo. To­do es­tá bien, to­do es­tá lin­do, gra­cias Maes­tro.

Es­ta si­tua­ción no sig­ni­fi­ca que Uru­guay va­ya a sa­lir cam­peón del Mun­do. Es más, si pa­sa la fa­se de gru­pos -es muy pro­ba­ble que lo ha­ga- se to­pa­rá con­tra Por­tu­gal o Es­pa­ña, dos se­lec­cio­nes que lo pue­den de­vol­ver a ca­sa rá­pi­da­men­te. Pe­ro es seductor ver a la se­lec­ción de esa ma­ne­ra.

Pe­ro sí mar­ca un mun­do de di­fe­ren­cias con otras se­lec­cio­nes, y in­clu­so, con otros mun­dia­les de Uru­guay. No en vano pa­ra los re­fe­ren­tes, y pa­ra el cuer­po téc­ni­co, es el ter­cer Mun­dial. No es te­rreno inex­plo­ra­do. Ya sa­ben que hay mo­men­tos pa­ra con­cen­trar­se pe­ro tam­bién ne­ce­sa­rios mo­men­tos de es­par­ci­mien­to.

Ha­ce tan­to que la Ce­les­te no con­cu­rre en armonía a un cam­peo­na­to del mun­do que la ilu­sión cre­ce. A es­to hay que su­mar­le los 12 años de tra­ba­jo con Ta­bá­rez, la cla­se de fut­bo­lis­tas que es­tán en su apo­geo -Fer­nan­do Mus­le­ra, Die­go Go­dín, Luis Suá­rez, Edin­son Ca­va­ni-, los jó­ve­nes que se me­tie­ron en las úl­ti­mas Eli­mi­na­to­rias y que ya triun­fan fue­ra del país -Ro­dri­go Ben­tan­cur, Ma­tías Ve­cino, Nahi­tan Nán­dez, Gior­dian De Arras­cae­ta- y que es la pri­me­ra vez que Uru­guay se clasifica sin ju­gar el re­pe­cha­je.

Ob­vian­do tiem­pos un po­co más le­ja­nos, don­de el cam­bio de en­tre­na­do­res y de au­to­ri­da­des en la Aso­cia­ción era el co­mún de­no­mi­na­dor del ca­mino ce­les­te a los mun­dia­les, du­ran­te el pro­pio pro­ce­so de Ta­bá­rez hu­bo ro­ces, ci­za­ñas, ru­mo­res y mal­hu­mo­res.

An­tes de ir a Su­dá­fri­ca 2010 el pa­no­ra­ma era som­brío. Un año an­tes la AUF era un caos tras la re­nun­cia del pre­si­den­te in­te­ri­no Was­hing­ton Ri­ve­ro que ha­bía que­da­do en lu­gar del re­nun­cian­te Jo­sé Luis Cor­bo. Ri­ve­ro fue re­em­pla­za­do por Sebastián Bau­zá.

De­re­chos de te­le­vi­sión, pre­sio­nes del go­bierno y el mur­mu­llo de que Ta­bá­rez de­ja­ría el car­go des­pués del Mun­dial eran los te­mas del mo­men­to. Die­go Agui­rre, en­ton­ces téc­ni­co de la sub 20, so­na­ba pa­ra su­ce­der­lo.

Así via­jó Uru­guay a la pri­me­ra Co­pa del Mun­do en te­rri­to­rio afri­cano. En me­dio del pe­si­mis­mo pe­rio­dís­ti­co

-no de la gen­te, por­que co­mo con­tó Ta­bá­rez, en el partido con­tra Co­lom­bia tres fe­chas an­tes del fi­nal de las Eli­mi­na­to­rias na­ció el idi­lio con la se­lec­ción-, Uru­guay avan­zó has­ta semifinales, los fut­bo­lis­tas de esa ge­ne­ra­ción se con­vir­tie­ron en hé­roes y Ta­bá­rez pu­do con­ti­nuar con su pro­yec­to, que tu­vo el bro­che de oro con la Co­pa Amé­ri­ca 2011.

Pa­ra el Mun­dial de Bra­sil 2014 el eje de la aten­ción se cen­tró en la le­sión de Luis Suá­rez, si lle­ga­ba o no des­pués de ope­rar­se la ro­di­lla. En lo po­lí­ti­co, pa­ra no sa­lir­se del tono pro­ble­má­ti­co que siem­pre tie­ne es­te de­por­te en Uru­guay, dos me­ses an­tes re­nun­ció Bau­zá a la pre­si­den­cia de la AUF y lo sus­ti­tu­yó Wil­mar Val­dez. Suá­rez se vol­vió de Bra­sil echa­do por la FIFA -tras mor­der a Chie­lli­ni- y Uru­guay re­tor­nó lue­go de caer en oc­ta­vos an­te Co­lom­bia.

En es­ta oca­sión to­do mar­cha vien­to en po­pa. Oja­lá las son­ri­sas per­du­ren has­ta el fi­nal.

M. BERNETTI - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.