Es­cán­da­lo en Es­pa­ña: afue­ra Lo­pe­te­gui

El pre­si­den­te del fút­bol es­pa­ñol no to­le­ró el pro­ce­der de Lo­pe­te­gui y dio un cam­bio de man­do que sa­cu­dió a la Ro­ja

El Observador - Referi - - PORTADA - SEBASTIÁN AMA­YA twit­ter.com/se­baa­ma­ya

El Mun­dial de Rusia aún no ha co­men­za­do pe­ro ya tu­vo su pri­mer gran shock: la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (RFEF) de­ci­dió ce­sar ayer al en­tre­na­dor de su se­lec­ción, Ju­len Lo­pe­te­gui, lue­go de que Real Ma­drid anun­cia­ra el mar­tes que lo ha­bía con­tra­ta­do co­mo DT.

En la ca­sa del fút­bol es­pa­ñol el anun­ció de los me­ren­gues no ca­yó bien. Pri­me­ro, por­que fue rea­li­za­do a po­cos días del de­but de “la Ro­ja” en el Mun­dial, cuan­do cuer­po téc­ni­co y ju­ga­do­res de­ben es­tar con­cen­tra­dos pa­ra el partido de mañana an­te Por­tu­gal. Y, se­gun­do, por­que Lo­pe­te­gui ha­bía ce­rra­do días atrás su re­no­va­ción co­mo se­lec­cio­na­dor has­ta 2020.

El res­pon­sa­ble de ac­ti­var la bomba fue el fla­man­te pre­si­den­te de la RFEF, Luis Ru­bia­les, quien lle­gó a su car­go el pa­sa­do 17 de ma­yo y que ya de­mos­tró su lí­nea de man­do, la cual pa­re­ce di­fe­ren­te a la de Án­gel Ma­ría Villar, su po­lé­mi­co pre­de­ce­sor, quien es­tu­vo en ese pues­to ca­si por 30 años

“Nos he­mos visto obli­ga­dos a pres­cin­dir del se­lec­cio­na­dor na­cio­nal. Tie­ne que ha­ber un men­sa­je cla­ro pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res de la Fe­de­ra­ción de que hay unas for­mas de ac­tuar que hay que cum­plir”, ex­pli­có Ru­bia­les al ha­blar de la de­ci­sión adop­ta­da.

“No voy a de­cir que és­ta es la me­jor de las so­lu­cio­nes, pe­ro yo he lle­ga­do a la pre­si­den­cia de la RFEF con una for­ma de ac­tuar. Y no voy a trai­cio­nar­me a mí mis­mo. Con res­pon­sa­bi­li­dad y el apo­yo to­tal de to­da la jun­ta di­rec­ti­va y he ha­bla­do con to­do el que te­nía que ha­blar an­tes de to­mar es­ta de­ci­sión”, agre­gó.

El di­ri­gen­te se­ña­ló que no pue­de in­cum­plir con sus pro­pios va­lo­res. “Es una si­tua­ción di­fí­cil, muy do­lo­ro­sa, por­que nos ha­bría gus­ta­do ter­mi­nar lo más po­si­ble con Ju­len aquí, pe­ro no he­mos si­do no­so­tros los que he­mos de­ter­mi­na­do la for­ma de ac­tuar. Se ha ac­tua­do de una ma­ne­ra que nos obli­ga a ac­tuar. No he­mos po­di­do mi­rar pa­ra otro la­do”.

Ru­bia­les in­di­có que se en­te­ró de la si­tua­ción de Lo­pe­te­gui cin­co mi­nu­tos an­tes de que Real Ma­drid ha­ga el anun­cio. Hizo dos lla­ma­das y pi­dió que no se hi­cie­ra na­da, pe­ro no hu­bo ca­so con el club que di­ri­ge Fio­ren­tino Pérez.

Apues­ta a Hie­rro

A las po­cas ho­ras de co­no­cer­se la sa­li­da de Lo­pe­te­gui, la RFEF anun­ció su su­ce­sor, Fer­nan­do Hie­rro, el ex za­gue­ro de Real Ma­drid y la Ro­ja, quien ya asu­mió y di­ri­gió su pri­mer en­tre­na­mien­to.

Esa fue la se­gun­da gran apues­ta de Ru­bia­les, que se la ju­gó por quien has­ta ayer ejer­cía co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo de la RFEF.

Si bien es res­pe­ta­do por su pa­sa­do co­mo fut­bo­lis­ta, Hie­rro, de 50 años, asu­mió con po­ca ex­pe­rien­cia co­mo DT, tras ha­ber di­ri­gi­do só­lo a Ovie­do, de la se­gun­da di­vi­sión es­pa­ño­la, en la tem­po­ra­da 2016/17. Su ca­rre­ra tras col­gar los bo­ti­nes es­tu­vo más en los es­cri­to­rios que en los ves­tua­rios.

Eso abre la in­te­rro­gan­te de qué pa­sa­rá con Es­pa­ña, que lle­gó a Rusia co­mo una can­di­da­ta al tí­tu­lo, pe­ro que aho­ra des­per­tóin­cer­ti­dum­bre por es­ta si­tua­ción y si por el nue­vo téc­ni­co po­drá en­con­trar­le la mano al equi­po.

“Es un re­to bo­ni­to, apa­sio­nan­te, las cir­cuns­tan­cias son las que son y a par­tir de ahí, acep­to es­ta res­pon­sa­bi­li­dad con va­len­tía”, di­jo Hie­rro en su pre­sen­ta­ción.

En el plan­tel, el ca­pi­tán del equi­po, Sergio Ra­mos, in­ten­tó dar un men­sa­je de cal­ma y unión. “So­mos la Se­lec­ción, re­pre­sen­ta­mos un es­cu­do, unos co­lo­res, una afi­ción, un país. La res­pon­sa­bi­li­dad y el com­pro­mi­so son con vo­so­tros y por vo­so­tros. Ayer, hoy y mañana, juntos: Va­mos Es­pa­ña”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter.

En tan­to, me­dios es­pa­ño­les in­di­ca­ron que Ra­mos y otros re­fe­ren­tes del plan­tel, co­mo Pi­qué e Iniesta, in­ten­ta­ron con­ven­cer a Ru­bia­les pa­ra que no ce­sa­ra a Lo­pe­te­gui, con quien es­ta­ban con­for­mes con su tra­ba­jo a pe­sar del anun­cio co­mo DT me­ren­gue.

Pe­ro no hu­bo ca­so. El nue­vo pre­si­den­te fue fiel a sus principios y dio un fuer­te gol­pe de ti­món a la Ro­ja. En la can­cha se ve­rá si la ju­ga­da del di­ri­gen­te dio re­sul­ta­do o si de­bió to­mar­se su tiem­po.

EFE

Fer­nan­do Hie­rro y Luis Ru­bia­les en la pre­sen­ta­ción del DT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.