DOS HIN­CHAS, DE 100 Y 84 AÑOS, MOS­TRA­RON HAS­TA DÓN­DE PUE­DE HIS­TO­RIAS, Y CON­TA­RON CÓ­MO ES SE­GUIR A PE­ÑA­ROL Y NA­CIO­NAL C

El Observador - Referi - - HISTORIAS -

Una de las pre­gun­tas más co­mu­nes que mu­chas per­so­nas se ha­cen es si exis­te un amor pa­ra to­da la vi­da. Ale­ja­dos del ri­gor cien­tí­fi­co pe­ro ape­ga­dos a los co­lo­res de sus equi­pos, dos uru­gua­yos, de 100 y 84 años, die­ron un tes­ti­mo­nio más pa­ra de­mos­trar la pa­sión ge­ne­ra­da por el fút­bol.

Ru­ben Ro­be­llo cum­plió un si­glo ha­ce un par de do­min­gos y pa­ra ce­le­brar­lo su nie­to Víc­tor lo lle­vó a co­no­cer el es­ta­dio Cam­peón del Si­glo. Ma­ría Vir­gi­nia Grez­zi días atrás re­ci­bió un re­co­no­ci­mien­to del club de sus amo­res, Na­cio­nal, por sus 75 años de so­cia, en una ce­re­mo­nia en que fue la úni­ca mu­jer que re­ci­bió el ga­lar­dón.

La di­fe­ren­cia que los dos tie­nen en cues­tión de co­lo­res no ha­ce dis­tin­to al sen­ti­mien­to que ase­gu­ran los acom­pa­ñó des­de ni­ños y que se­gui­rá has­ta sus úl­ti­mos días.

“La ju­ven­tud fue muy bo­ni­ta con Pe­ña­rol. Siem­pre te­ner un amor así es bueno. Creo que voy a mo­rir y voy a ser siem­pre de Pe­ña­rol”, di­jo Ro­be­llo, que el 23 de se­tiem­bre es­tu­vo por pri­me­ra vez en el es­ta­dio inau­gu­ra­do por Pe­ña­rol en 2016 pa­ra pre­sen­ciar el par­ti­do que los au­ri­ne­gros em­pa­ta­ron an­te Tor­que.

El cen­te­na­rio hom­bre re­ci­ta de me­mo­ria va­rias de­lan­te­ras de Pe­ña­rol. Uno de los equi­pos que más lo mar­có fue el que veía en su ni­ñez y ado­les­cen­cia, con el que fes­te­jó en­tre otros cam­peo­na­tos los de 1928 y 1932, es­te úl­ti­mo el pri­mer tor­neo de la era pro­fe­sio­nal. “La­dis­lao Pé­rez, Pa­blo Te­re­vin­to, Jo­sé Pien­di­be­ne, An­to­nio Sac­co y An­to­nio Cam­po­lo”, re­cor­dó sin ha­cer mu­cho es­fuer­zo. “Al­ci­des Ghig­gia, Juan Eduar­do Hoh­berg, Juan Al­ber­to Schiaf­fino, Ós­car Mí­guez y Er­nes­to Vidal”, di­jo ins­tan­tes des­pués so­bre las glo­rias de la de­no­mi­na­da má­qui­na de 1949.

En tan­to, a sus 84 años, Grez­zi no se pier­de ni un par­ti­do de Na­cio­nal y siem­pre que pue­de va al Par­que Cen­tral con su so­brino Mar­ce­lo.

En el li­ving de la ca­sa de “Pi­tu­sa” –co­mo apo­dan a la se­ño­ra–

La ju­ven­tud fue muy bo­ni­ta con Pe­ña­rol. Siem­pre te­ner un amor así es bueno. Creo que voy a mo­rir y voy a ser siem­pre de Pe­ña­rol”. Ru­ben Ro­be­llo

HIN­CHA DE PE­ÑA­ROL

ca­si to­do es de Na­cio­nal. De­trás de la puer­ta de su apar­ta­men­to una ca­ta­ra­ta de stic­kers en tres co­lo­res ex­pre­san el “sen­ti­mien­to inex­pli­ca­ble”, re­cuer­dan co­pas y alu­den a pa­ter­ni­da­des so­bre los car­bo­ne­ros. Ade­más tie­ne un almohadón, una ban­de­ja, y un collar de mos­ta­ci­llas –to­do en cla­ve ro­jo, azul y blan­ca– que le re­ga­ló una em­plea­da de Los Cés­pe­des, el lu­gar don­de en­tre­na Na­cio­nal.

En su ar­ma­rio la pa­sión se ha­ce más gran­de y allí aso­man va­rias ca­mi­se­tas fir­ma­das y guar­da­das co­mo re­li­quia. Una de las que más quie­re es una que le re­ga­la­ron cuan­do cum­plió 80 años, au­to­gra­fia­da por to­do el plan­tel.

Pa­ra Grez­zi, “Na­cio­nal es el cua­dro más lin­do del mun­do”. “Mien­tras vi­va, voy a se­guir con la idea de que otro cua­dro co­mo Na­cio­nal no hay. Pa­ra mí no hay di­fe­ren­cia por los re­sul­ta­dos. Pa­ra mí Na­cio­nal si­gue sien­do Na­cio­nal. Aho­ra, an­tes, o des­pués. Es aque­llo que di­ce uno de los car­te­les que an­da por ahí (en la puer­ta de su ca­sa). Es­to es aun­que te mue­ras”, di­jo.

De la cu­na al ca­jón

Ro­be­llo, un frus­tra­do fut­bo­lis­ta au­ri­ne­gro tras que­dar por el ca­mino en una prue­ba de as­pi­ran­tes a la can­te­ra mi­ra­sol, es­ta­ba an­sio­so por con­tar su his­to­ria con Pe­ña­rol. Y em­pe­zó sin más.

“Cuan­do era ni­ño siem­pre iba a un kiosco a com­prar un re­fuer­ci­to que cos­ta­ba un vin­tén y don- de siem­pre ha­bía una ban­de­ri­ta au­ri­ne­gra. En­ton­ces me gus­ta­ron los co­lo­res y me hi­ce hin­cha de Pe­ña­rol por­que es­ta­ba esa ban­de­ra ama­ri­lla y ne­gra. Así me hi­ce hin­cha y se­guí yen­do to­da la vi­da. En las ma­las, en las bue­nas, siem­pre”, con­tó.

En esa épo­ca el hin­cha au­ri­ne­gro vi­vía so­bre la ca­lle Rivera a la al­tu­ra de Po­ci­tos y to­dos los días iba ca­mi­nan­do a las prác­ti­cas de Pe­ña­rol, que por ese en­ton­ces en­tre­na­ba y ju­ga­ba en una es­ta­dio que que­da­ba a la al­tu­ra de don­de hoy es el cru­ce de las ca­lles Cha­rrúa y Co­ro­nel Ale­gre.

“¿Sa­bes có­mo en­tra­ba a los par­ti­dos? Es­pe­ra­ba que apa­re­cie­ra un ma­yor, le da­ba la mano pa­ra en­trar y mu­chas gra­cias. Los de la puer­ta no sa­bían que ni éra­mos pa­rien­tes pe­ro ha­bía que ir con un ma­yor”, re­cor­dó con pi­car­día.

Gchar­que­ro@ob­ser­va­dor.com.uy AR­CHI­VO AR­CHI­VO C. DOS SAN­TOS

Ru­ben Ro­be­llo cum­plió 100 años el do­min­go 23 y ese mis­mo día co­no­ció el Cam­peón del Si­glo.De chi­co, Ro­be­llo iba to­dos los días a ver a en­tre­nar a Pe­ña­rol pa­ra ver ju­gar a uno de sus ído­los de la ni­ñez, Jo­sé Pien­di­be­ne. Uno de los par­ti­dos que más re­cuer­da fue­ron las fi­na­les de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de 1966 con­tra Ri­ver Pla­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.