Pu­mas, obli­ga­dos a re­cu­pe­rar el scrum

Tras la de­rro­ta con los All Blacks, el DT Ma­rio Le­des­ma di­jo que Ar­gen­ti­na ya no es po­ten­cia en ese as­pec­to del jue­go La llu­via obli­gó a pa­rar to­do; hoy se de­fi­ne cuán­do se jue­ga

El Observador - Referi - - RUGBY INTERNACIONAL RUGBY LOCAL -

Ma­rio Le­des­ma ha he­cho mu­chí­si­mo des­de que re­gre­só al rugby ar­gen­tino. Pri­me­ro en Ja­gua­res, aho­ra co­mo Head Coach de Los Pu­mas, le de­vol­vió mu­cho de la iden­ti­dad per­di­da. Por des­gas­te de la era Hour­ca­de, por fal­ta de con­ven­ci­mien­to de los ju­ga­do­res o sea cual sea la ra­zón, el equi­po ha­bía aban­do­na­do mu­chas de las ban­de­ras del rugby ar­gen­tino -y re­gio­nal, por­que Uru­guay y to­da la re­gión se re­fle­ja en Ar­gen­ti­na pa­ra cre­cer-. La de­fen­sa, la ac­ti­tud pa­ra el tac­kle, el con­ven­ci­mien­to de que no se jue­ga de to­dos la­dos to­do el tiem­po y a to­da ve­lo­ci­dad, sino que pri­me­ro es­tá lo pri­me­ro.

Con Le­des­ma, Los Ja­gua­res en­tra­ron por pri­me­ra vez en tres años en los pla­yoffs del Su­per Rugby. Y con Los Pu­mas -su des­tino na­tu­ral cuan­do el equi­po se­guía sin rum­bo-, ha lo­gra­do ga­nar dos de cin­co par­ti­dos en el Rugby Cham­pions­hip -uno a Su­dá­fri­ca de lo­cal y otro a Aus­tra­lia de vi­si­tan­te-,

El sá­ba­do, an­te los All Blacks en Vé­lez, fue una cla­ra de­rro­ta 35-17. Na­da ex­tra­ño te­nien­do en cuen­ta que es­ta Nue­va Ze­lan­da es el me­jor equi­po de la his­to­ria, que es el do­ble cam­peón del Mun­do, que ha per­di­do ape­nas uno de sie­te edi­cio­nes del Rugby Cham­pions­hip (el sá­ba­do, una fe­cha an­tes del fi­nal y son dra­ma­tis­mo, se que­dó con el sép­ti­mo tras su­pe­rar a Ar­gen­ti­na).

“Los Pu­mas de­ben pen­sar en se­guir cons­tru­yen­do y no en có­mo ven­cer a los All Blacks” es­cri­bía el do­min­go el pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Jor­ge Bú­si­co. Por­que ni In­gla­te­rra, ni Su­dá­fri­ca, me­nos Aus­tra­lia o Fran­cia lo lo­gran con un mí­ni­mo de asi­dui­dad. Más bien, lo de Ar­gen­ti­na de­be pa­sar por se­guir so­li­di­fi­cán­do­se en lo su­yo, en re­to­mar una iden­ti­dad que se ha ido per­dien­do. En man­te­ner lo me­jor de la era Hour­ca­de pe­ro agre­gar­le mu­chas de las ban­de­ras que en los úl­ti­mos tiem­pos ha­bían que­da­do de la­do.

Y en ese sen­ti­do, qui­zás el sím­bo­lo más im­por­tan­te de esa ne­ce­si­dad de se­guir re­cu­pe­ran­do he­rra­mien­tas y ban­de­ras es el scrum. For­ma­ción por an­to­no­ma­sia del rugby, fue el ma­yor ac­ti­vo del rugby ar­gen­tino por años. En épo­cas de ama­teu­ris­mo, y aún en el ini­cio del pro­fe­sio­na­lis­mo, el scrum ar­gen­tino lle­va­ba por atrás a los más pin­ta­dos. La téc­ni­ca del scrum, es­pe­cial­men­te el em­pu­je coor­di­na­do o “ba­ja­di­ta”, ge­ne­ró gran­des pa­li­zas con esa for­ma­ción, aún con packs más li­via­nos, aun­que lue­go los ri­va­les eu­ro­peos o oceá­ni­cos ter­mi­na­ran ga­nan­do el par­ti­do.

Esa ban­de­ra la per­dió Ar­gen­ti­na ha­ce tiem­po, El im­pul­so por ju­gar un rugby más mo­derno y vis­to­so lo de­jó en se­gun­do plano, de la mano de un re­gla­men­to que po­co a po­co iba bus­can­do me­nos re­le­van­cia de esa for­ma­ción fi­ja. y mien­tras al­gún ra­di­cal plan­ta­ba la no­ción de ju­gar el scrum sin dispu­ta, co­mo en el rugby lea­gue.

Pa­ra peor, un par de trá­gi­cas y se­ve­rí­si­mas le­sio­nes en esa for­ma­cio­nes en par­ti­dos del rugby lo­cal ar­gen­tino lle­va­ron a que la Unión Ar­gen­ti­na de Rugby hi­cie­ra va­rios cam­bios drás­ti­cos, que bá­si­ca­men­te prohí­ben el em­pu­je de M19 pa­ra aba­jo, y que en pri­me­ra so­lo lo per­mi­ten por un me­tro.

Con to­do eso, Ar­gen­ti­na re­tro­ce­dió es­ca­lo­nes en el scrum. Em­pe­zó a su­frir con­tra los gran­des, pe­ro Ar­gen­ti­na XV tam­bién la pa­só mal con Ru­sia, con Es­pa­ña, con Uru­guay.

El sá­ba­do, el scrum de los All Blacks le pu­so rue­di­tas al de Ar­gen­ti­na, co­mo sue­le de­cir­se en el rugby. Le­des­ma fue más grá­fi­co in­clu­so: “Nos sa­ca­ron a pa­sear con el scrum”. Pe­ro ade­más, el DT fue bien cla­ro so­bre lo que ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar. “¿A qué se lo atri­bu­yo? A un pro­ce­so de unos cuan­tos años en los que le he­mos qui­ta­do el fo­co al scrum, sin lu­gar a du­das. Y hoy nos to­ca a no­so­tros pa­sar por és­ta y le po­ne­mos el pe­cho. Hay que se­guir la­bu­ran­do, hay que se­guir desa­rro­llan­do y hay que se­guir me­jo­ran­do, pe­ro evi­den­te­men­te Ar­gen­ti­na, que era cu­na de pri­me­ras lí­neas, hoy no lo es. Y hay que re­ver­tir eso por­que si en al­gún mo­men­to se cre­yó que el scrum no era im­por­tan­te, par­ti­do a par­ti­do se de­mues­tra su im­por­tan­cia en el rugby. Es par­te fun­da­men­tal del rugby union, sino se­ría rugby lea­gue”.

Le­des­ma, de los me­jo­res hoo­kers de la his­to­ria del rugby, sa­be al­go de scrum. Y quie­re re­cu­pe­rar­lo. •

La aler­ta na­ran­ja del sá­ba­do y do­min­go por tor­men­tas in­ten­sas y ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca de­jó con las ga­nas a to­do el rugby uru­gua­yo, que de­bía co­men­zar las de­fi­ni­cio­nes de los cam­peo­na­tos uru­gua­yos de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, pe­ro que se tu­vie­ron que con­so­lar con es­pe­rar una se­ma­na.

Es­te lu­nes el Co­mi­té de Com­pe­ten­cias de la Unión de Rugby del Uru­guay ana­li­za­rá co­mo se re­pro­gra­ma la ac­ti­vi­dad de es­te fin de se­ma­na, que ob­via­men­te pa­sa­rá al si­guien­te por­que ya se es­tá en eta­pas de de­fi­ni­cio­nes. Pe­ro so­bre to­do, el de­ta­lle im­por­tan­te es sa­ber có­mo se aco­mo­da el res­to del fix­tu­re. La idea más ló­gi­ca, y que in­clu­so es ma­ne­ja­da por al­gu­nos de los in­te­gran­tes de la co­mi­sión se­gún pu­do sa­ber El Ob­ser­va­dor, es uti­li­zar el fin de se­ma­na del 13 y 14 de oc­tu­bre, que en prin­ci­pio es­ta­ba li­bre por la de­fi­ni­ción de la Ame­ri­cas Pa­ci­fic Cha­llen­ge.

Pa­ra no com­pe­tir con ese tor­neo in­ter­na­cio­nal, se de­be­rían ju­gar am­bos cuar­tos de fi­nal el mis­mo día: los par­ti­dos de ida el do­min­go 7 y los de vuel­ta el sá­ba­do 13.

De esa ma­ne­ra se po­drían ter­mi­nar los cam­peo­na­tos co­mo es­ta­ba pre­vis­to, el sá­ba­do 3 de no­viem­bre.

Otra po­si­bi­li­dad es pos­ter­gar to­do una se­ma­na y ju­gar la fi­nal del Uru­gua­yo el sá­ba­do 10 de no­viem­bre. Sin em­bar­go, pos­ter­gar una se­ma­na más de­ja­ría con un pa­ra­te aún más gran­de a Old Ch­ris­tians y Tré­bol, los dos equi­pos que ter­mi­na­ron pri­me­ro y se­gun­do en la fa­se re­gu­lar y que ya tie­nen tres se­ma­nas de des­can­so mien­tras se jue­gan las se­ries de cuar­tos de fi­nal (a ida y vuel­ta) y ese fin de se­ma­na de des­can­so.

Una ter­ce­ra po­si­bi­li­dad es ju­gar en do­bles jor­na­das en el Cha­rrúa am­bas se­mi­fi­na­les, aun­que es car­ga­ría más de ac­ti­vi­dad la nue­va can­cha de sin­té­ti­co, que ya ten­drá nue­ve par­ti­dos du­ran­te una se­ma­na, an­tes de pa­sar a ma­nos de la FI­FA pa­ra el Mun­dial fe­me­nino Sub17, que se dispu­tará en­tre el mar­tes 13 de no­viem­bre y el sá­ba­do 1º de di­ciem­bre.

Así, Po­lo-Cuer­vos y Old Boy­sMVCC de­be­rán es­pe­rar una se­ma­na más pa­ra em­pe­zar a de­fi­nir quie­nes son los se­mi­fi­na­lis­tas del Uru­gua­yo de Pri­me­ra. •

PO­SI­CIO­NES

AFP

Los Pu­mas fue­ron cla­ra­men­te su­pe­ra­dos en el scrum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.