Mu­jer a car­go

En una se­sión que du­ró ape­nas un mi­nu­to, Lucía Topolansky se con­vir­tió en la pri­me­ra vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca tras la re­nun­cia de Raúl Sen­dic

El Observador - - PORTADA - DIE­GO CAYOTA LEO­NAR­DO LUZZI

El Fren­te Am­plio in­ten­ta de­jar en el ol­vi­do, lo an­tes po­si­ble, los epi­so­dios que ro­dea­ron la re­nun­cia del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, que es­te miér­co­les fue apro­ba­da por una­ni­mi­dad, rá­pi­da­men­te y sin de­ba­te por par­te de la Asam­blea Ge­ne­ral.

El ofi­cia­lis­mo res­pi­ró ali­via­do cuan­do la opo­si­ción res­pe­tó el acuer­do al­can­za­do pa­ra que la se­sión en la que Lucía Topolansky asu­mió co­mo vi­ce­pre­si­den­ta trans­cu­rrie­ra en si­len­cio.

Pa­ra los le­gis­la­do­res del Fren­te Am­plio se cie­rra un mo­men­to do­lo­ro­so en pa­la­bras del se­na­dor Leo­nar­do de León (711) y “em­pie­za una nue­va eta­pa a ni­vel par­la­men­ta­rio”, co­mo lo di­jo la se­na­do­ra so­cia­lis­ta Mó­ni­ca Xa­vier. Am­bos ha­bla­ron una vez ter­mi­na­da la se­sión.

Sin em­bar­go, en fi­las del Par­ti­do Na­cio­nal hu­bo le­gis­la­do­res, co­mo el dipu­tado Pa­blo Itu­rral­de, que pre­ten­die­ron mar­car en sa­la su desacuer­do con los mo­ti­vos que fi­gu­ra­ban en la car­ta de re­nun­cia de Sen­dic.

“A tra­vés de la pre­sen­te les pre­sen­to mi re­nun­cia al car­go de la vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, por mo­ti­vos per­so­na­les”, di­ce la mi­si­va de re­nun­cia.

Se­gún Itu­rral­de, “el Uruguay en­te­ro sa­be que la re­nun­cia de Sen­dic no fue por mo­ti­vos per­so­na­les”.

“Acá lo que hay es una investigación de la Jus­ti­cia”, di­jo en rue­da de pren­sa.

Es­te lu­nes, los coor­di­na­do­res de las ban­ca­das de se­na­do­res acor­da­ron no ha­blar en la Asam­blea Ge­ne­ral pa­ra no afec­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país y no trans­for­mar la asun­ción de Topolansky en una dis­cu­sión po­lí­ti­co par­ti­da­ria.

Esa pos­tu­ra fue trans­mi­ti­da por el se­na­dor Ál­va­ro Del­ga­do (To­dos) a los de­más se­na­do­res blan­cos y a los coor­di­na­do­res de la ban­ca­da de Dipu­tados.

Sin em­bar­go, Itu­rral­de no es­tu­vo de acuer­do y eso mo­ti­vó que el Par­ti­do Na­cio­nal so­li­ci­ta­ra un cuar­to in­ter­me­dio ape­nas ini­cia­da la se­sión, ya que el le­gis­la­dor pre­ten­día de­jar sen­ta­da su po­si­ción en ac­tas. Lue­go de 30 mi­nu­tos, los le­gis­la­do­res blan­cos vol­vie­ron a sa­la y vo­ta­ron la re­nun­cia de Sen­dic sin co­men­ta­rios. Itu­rral­de se re­ti­ró pa­ra no res­pal­dar el bre­ve do­cu­men­to que fi­nal­men­te fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad.

Los blan­cos hi­cie­ron sa­ber su pos­tu­ra a tra­vés de una pos­te­rior de­cla­ra­ción. “La re­nun­cia del vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca es con­se­cuen­cia de sus ac­tos y omi-

sio­nes irres­pon­sa­bles en el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca. Con­fi­gu­ra un he­cho de in­cues­tio­na­ble gravedad, que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha que­ri­do mi­ni­mi­zar y di­si­mu­lar”, di­ce el co­mu­ni­ca­do del Par­ti­do Na­cio­nal, apro­ba­do en el cuar­to in­ter­me­dio don­de fi­nal­men­te se acor­dó que nin­gún le­gis­la­dor ha­bla­ría en sa­la.

Si bien en la se­sión de la Asam­blea Ge­ne­ral na­die hi­zo uso de la pa­la­bra, mi­nu­tos des­pués, en las re­des so­cia­les, la se­na­do­ra Ve­ró­ni­ca Alon­so apun­tó con­tra Sen­dic. “Re­nun­ció Sen­dic y des­pués de to­do lo que hi­zo se va ca­si co­mo víc­ti­ma. ¿Ca­si co­mo un hé­roe? Es­tas son las co­sas que de­be­mos cam­biar”, es­cri­bió en Twit­ter la se­na­do­ra que tra­ba­ja jun­to con Itu­rral­de en el Par­ti­do Na­cio­nal.

Sin em­bar­go, va­rios le­gis­la­do­res tam­bién se ex­pre­sa­ron en las re­des so­cia­les pa­ra de­fen­der la de­ci­sión de no ha­blar en sa­la. “Con­ver­tir la asun­ción de un vi­ce­pre­si­den­te en un de­ba­te po­lí­ti­co par­ti­da­rio nos pa­re­ce que no es

co­rrec­to; pri­ma lo institucional”, es­cri­bió el se­na­dor co­lo­ra­do Pe­dro Bor­da­berry.

Sin aplau­sos

En la se­sión, que du­ró unos po­cos mi­nu­tos, Topolansky asu­mió en for­ma au­to­má­ti­ca la pre­si­den­cia de la Asam­blea Ge­ne­ral y del Se­na­do y la vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, sien­do la pri­me­ra mu­jer en lle­gar a ese car­go. Tras la asun­ción no hu­bo aplau­sos, a pe­sar de que ha­bía gen­te en las ba­rras ob­ser­van­do la se­sión.

La re­nun­cia de Sen­dic – que vol­ve­rá a postularse al Se­na­do en las elec­cio­nes de 2019 ( ver pá­gi­na 3)– fue el pun­to fi­nal de un pro­ce­so de de­ba­cle que se ini­ció con la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de AN­CAP, de la cual sur­gie­ron de­nun­cias por asun­tos vin­cu­la­dos a du­das por so­bre­pre­cios y ma­ne­jos de di­ne­ros pú­bli­cos en pu­bli­ci­dad.

Esos ca­pí­tu­los y otros, co­mo la cons­truc­ción de la plan­ta de ALUR y la cons­truc­ción de un re­mol­ca­dor o ne­go­cios con Ve­ne­zue­la y Ecua­dor, los in­ves­ti­ga la Jus­ti­cia es­pe­cia­li­za­da en Cri­men Or­ga­ni­za­do.

Lue­go vino la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en El Ob­ser­va­dor del fal­so tí­tu­lo de li­cen­cia­do de Sen­dic y, fi­nal­men­te, la di­fu­sión del asun­to que ter­mi­nó tum­bán­do­lo.

El se­ma­na­rio Bús­que­da pu­bli­có el 8 de ju­nio in­for­ma­ción so­bre las com­pras per­so­na­les de Sen­dic con las tar­je­tas cor­po­ra­ti­va de AN­CAP, que de­ri­vó en un fa­llo del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio que con­si­de­ró “inacep­ta­ble” el ma­ne­jo que Sen­dic hi­zo “de di­ne­ros pú­bli­cos” y que de­ri­vó en su re­nun­cia, que co­bró vi­gen­cia es­te miér­co­les con la acep­ta­ción par­la­men­ta­ria.

Sen­dic sa­lu­dó a Topolansky en su cuen­ta de Twit­ter y le deseó una “muy bue­na gestión”.

“Lucía, mu­jer, lu­cha­do­ra de siem­pre, al fren­te del Par­la­men­to: Te de­seo una muy bue­na gestión y apo­yo pa­ra la fe­li­ci­dad del país”, es­cri­bió el vice re­nun­cian­te.

Pro­yec­tos

En la pri­me­ra se­sión de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res que pre­si­dió Topolansky se apro­bó la sa­li­da del país del pre­si­den­te, Ta­ba­ré Váz­quez, pa­ra par­ti­ci­par de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das en EEUU. El man­da­ta­rio par­ti­rá es­te sá­ba­do y Topolansky asu­mi­rá así la Pre­si­den­cia in­te­ri­na.

A la se­na­do­ra le es­pe­ra tam­bién una in­ten­sa agen­da par­la­men­ta­ria. El pri­mer gran pro­yec­to que in­gre­sa­rá al ple­na­rio, el pró­xi­mo lu­nes, se­rá la Ren­di­ción de Cuen­tas que el ofi­cia­lis­mo pre­ten­de apro­bar sin cam­bios pa­ra que no ten­ga que vol­ver a Dipu­tados. Sin em­bar­go, al asu­mir tem­po­ral­men­te co­mo pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Topolansky no es­ta­rá al fren­te de la se­sión. Ese lu­gar se­rá ocu­pa­do por otra mu­jer: Pa­tri­cia Aya­la, se­na­do­ra que tam­bién in­te­gra el Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar.

La no­vel vi­ce­pre­si­den­ta ya ade­lan­tó que bus­ca­rá im­pul­sar al­gu­nos pro­yec­tos que es­tán tran­ca­dos en el Par­la­men­to. “En el Se­na­do es­tá la ley de vio­len­cia doméstica, hay que sa­car la re­for­ma de la ca­ja mi­li­tar, y es­toy es­pe­ran­do que ven­ga la car­ta or­gá­ni­ca (mi­li­tar), que tam­bién hay que sa­car­la”, di­jo a El Ob­ser­va­dor, y agre­gó que “pin­cha­rá” a los dipu­tados pa­ra que se ter­mi­ne de apro­bar la ley de rie­go y la que ex­tien­de la cuo­ta fe­me­ni­na en el Par­la­men­to.

Ade­más, se­gún di­jo, tie­ne que “ver” qué ha­rá el Fren­te Am­plio con el pro­yec­to que pre­ten­de de­ro­gar el de­li­to de abu­so de fun­cio­nes que apro­bó el Se­na­do y es­tá en Dipu­tados. “La pri­me­ra me­ta que me pon­go es li­qui­dar las le­yes que es­tán hoy en tra­ta­mien­to”, co­men­tó Topolansky, quien ho­ras des­pués de asu­mir se reunió con el pre­si­den­te Váz­quez ( ver pá­gi­na 4). •

D.BATTISTE

D.BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.