Vuel­ve el pa­ya­so te­rro­rí­fi­co

Se es­tre­na It, adap­ta­ción en cine del clá­si­co de Step­hen King

El Observador - - PORTADA - PA­BLO STARICCO twit­ter.com/ps­ta­ric­co

En la pe­lí­cu­la It (Eso), que se es­tre­na es­te jue­ves en Uruguay, un ser so­bre­na­tu­ral to­ma la for­ma de un pa­ya­so lla­ma­do Penny­wi­se pa­ra ali­men­tar­se del mie­do ge­ne­ra­do du­ran­te un ase­si­na­to que ate­mo­ri­za a los ni­ños de Derry, una ciu­dad fic­ti­cia del es­ta­do de Maine, en

1989.

Di­ri­gi­da por el ci­neas­ta ar­gen­tino An­drés Mus­chiet­ti ( Ma­má,

2013), It (Eso) es una nue­va adap­ta­ción del li­bro ho­mó­ni­mo del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Step­hen King, la plu­ma li­te­ra­ria con­tem­po­rá­nea más pro­lí­fi­ca den­tro del gé­ne­ro que en el úl­ti­mo par de años go­za de una nue­va po­pu­la­ri­dad gra­cias al in­te­rés de Holly­wood por lle­var su obra al cine y la te­le­vi­sión.

Sin em­bar­go, King no es ajeno a las cá­ma­ras. Co­mo un au­tor re­cu­rren­te de obras bes­tse­llers, la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to ha re­cu­rri­do a su ima­gi­na­ción en múl­ti­ples oca­sio­nes. De he­cho, It (Eso) tu­vo su pri­me­ra adap­ta­ción al len­gua­je au­dio­vi­sual en 1990 – el li­bro fue pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en 1986– en una mi­ni­se­rie de dos ca­pí­tu­los que a Uruguay lle­gó co­mo pe­lí­cu­la, con la ac­tua­ción de Tim Curry en el rol de Penny­wi­se.

La nue­va ver­sión di­ri­gi­da por Mus­chiet­ti y dis­tri­bui­da por el es­tu­dio War­ner Bros, en la que el ac­tor sue­co Bill Skars­gård to­ma el lu­gar de Curry co­mo el ho­rri­pi­lan­te pa­ya­so, cuen­ta con un ele­men­to a fa­vor con el que la mi­ni­se­rie no con­tó y que la con­vir­tió en un éxi­to de ta­qui­lla en el pri­mer fin de se­ma­na de su es­treno en Es­ta­dos Uni­dos: la nos­tal­gia.

It (Eso), que tam­bién tie­ne a Cary Fu­ku­na­ga ( True De­tec­ti­ve) co­mo uno de sus guio­nis­tas, no so­lo se es­tre­nó en un año en el que el nom­bre de King pa­re­ce sal­tar se­ma­nal­men­te en nue­vos anun­cios de pro­yec­tos de cine o TV.

El fil­me se es­tre­nó un año y un mes des­pués del lan­za­mien­to de la se­rie de Net­flix Stran­ger Things. Crea­da por los her­ma­nos Matt y Ross Duf­fer, el dra­ma se vol­vió una de las pro­duc­cio­nes fe­nó­meno de 2016 cuan­do el pú­bli­co se vio cau­ti­va­do por una his­to­ria so­bre­na­tu­ral de un gru­po de ni­ños que de­be en­fren­tar a un mons­truo en el pe­que­ño pue­blo fic­ti­cio de Haw­kins, In­dia­na, en 1983. ¿Sue­na fa­mi­liar?

Pe­ro an­tes de acu­sar a los Duf­fer de pla­gio, hay que acla­rar que des­de el ini­cio de la pro­mo­ción de su se­rie de Net­flix, el dúo de­jó en cla­ro quié­nes han si­do las fi­gu­ras crea­ti­vas que ins­pi­ra­ron su tra­ba­jo en la se­rie: Ste­ven Spiel­berg, John Car­pen­ter y, so­bre to­do, Step­hen King.

Con el fa­na­tis­mo ge­ne­ra­do por Stran­ger Things y la ex­pec­ta­ti­va del es­treno de su se­gun­da tem­po­ra­da (el pró­xi­mo 27 de oc­tu­bre), la pe­lí­cu­la de Mus­chiet­ti lle­gó en un mo­men­to ideal pa­ra ali­men­tar el ham­bre de un pú­bli­co an­sio­so por ver aven­tu­ras de un gru­po de ami­go­sos que an­dan en bi­ci­cle­ta­ta y de­ben lla­mar­see a los te­lé­fo­nos de sus ca­sas pa­ra po­der ver­se.

Esos ri­tua­les co­ti­dia­nos y la pre­sen­cia del ac­tor de Stran­ger Thigs Finn Wolf­hard co­mo uno de los ni­ños pro­ta­go­nis­tas ha­cen que la apues­ta de War­ner sea re­di­tua­ble por don­de se la mi­re.

Por un la­do, crea­do­ress co­mo Mus­chiet­ti, Fu­ku­na-na­ga y los Duf­fer tie­nen un pro-pro­me­dio de edad de 38 años,s, ci­fra que, co­mo han de­ja­do en cla­roa­ro en en­tre­vis­tas, los hi­zo acé­rri­mos­ri­mos con­su­mi­do­res del cine de terror, ac­ción y aven­tu­ras de VHS,HS, así co­mo de las películas del gé­ne­ro emi­ti­das en tras­no­che en el cine y en la te­le­vi­sión.

Co­mo au­to­res ca­pa­ces de re-re­pli­car cier­to sen­ti­mien­too nos-nos­tál­gi­co por las aven­tu­ras fan­tás-an­tás­ti­cas de un con­jun­to de ami­gos­mi­gos que no con­for­man un gru­pou­po de What­sApp, esos rea­li­za­do­res­res son ca­pa­ces de ren­dir ho­me­na­jee a sus ído­los ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, re­pli­ca­re­pli­car par­te de sus ex­pe­rien­cias co­mo ni­ños y ape­lar al in­te­rés de una au­dien­cia nue­va que no co­no­cióo­no­ció esas épo­cas.

Por eso, que en It se pue­da­da ver que en los ci­nes de Derry se ex-ex­hi­ben películas co­mo Bat­man man y Ar­ma mor­tal –dos mo­jo­ness de la ta­qui­lla de 1989– no es de extra-ex­tra­ñar­se. Es un pe­que­ño gui­ño­ño que, ade­más de acen­tuar la épo­cao­ca en la que ocu­rre el re­la­to, ha­bla­bla de una pro­duc­ción cul­tu­ral que ha en­con­tra­do en la nos­tal­giaia una te­má­ti­ca ren­ta­ble y ca­paz de ge-ge­ne­rar mie­do y en­ter­ne­ci­mien­to­mien­to de for­ma si­mul­tá­nea. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.