El “otro” Mu­ji­ca de­vuel­ve ma­yo­ría al FA y pien­sa en los “de­sen­can­ta­dos”

GON­ZA­LO. Di­jo que for­ta­le­za del MPP ha­ce im­po­si­ble im­pul­sar cam­bios en la coa­li­ción

El Observador - - ACTUALIDAD - POR GUI­LLER­MO LO­SA twit­ter.com/Gui­lleLo­sa

El es­cri­to­rio del has­ta es­te miér­co­les dipu­tado Gon­za­lo Mu­ji­ca es­ta­ba ca­si va­cío. Una ho­ja en blan­co den­tro de una car­pe­ta de cue­ro, una en­gram­pa­do­ra, un por­ta­lá­pi­ces en el que se guar­da una la­pi­ce­ra y una ti­je­ra, y un jue­go de lla­ves, que­da­ban co­mo per­di­dos en el ex­ten­so mue­ble que has­ta ha­ce al­gu­nos días es­ta­ba re­ple­to de do­cu­men­tos.

Tam­po­co es­ta­ban col­ga­dos en la pa­red los cua­dros de Lean­dro Gó­mez y Apa­ri­cio Sa­ra­via, dos de sus hé­roes de la in­fan­cia, cu­yas imá­ge­nes lo ha­bían acom­pa­ña­do des­de que en 2005 in­gre­só al Par­la­men­to co­mo dipu­tado por la lis­ta del Nue­vo Es­pa­cio 99000 del Fren­te Am­plio. Ree­lec­to en 2009 y en 2014 por la lis­ta 609, Mu­ji­ca se ale­jó del Fren­te Am­plio en oc­tu­bre de 2016, lue­go de que anun­cia­ra que vo­ta­ría a fa­vor de la ins­ta­la­ción de una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra pa­ra que, co­mo lo pe­día la opo­si­ción, se in­da­guen los ne­go- cios en­tre Uruguay y Ve­ne­zue­la. Fi­nal­men­te esa co­mi­sión no se con­cre­tó por fal­ta de vo­tos, pe­ro Mu­ji­ca jun­to a los dipu­tados del Par­ti­do Na­cio­nal, Ro­dri­go Go­ñi y Jai­me Tro­bo, lle­va­ron el te­ma a la Jus­ti­cia. Aun­que el Fren­te Am­plio le exi­gía que re­nun­cia­ra a su ban­ca, Mu­ji­ca de­ci­dió man­te­ner­se allí du­ran­te al­gu­nos me­ses, tiem­po en el que su vo­to fue cla­ve pa­ra que se apro­ba­ran va­rias co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras, co­mo la que in­da­ga irre­gu­la­ri­da­des en ASSE y en el pro­yec­to de la re­ga­si­fi­ca­do­ra.

Es­te miér­co­les fi­nal­men­te Mu­ji­ca ce­dió su ban­ca y le de­vol­vió al Fren­te Am­plio su tan an­sia­do vo­to 50, con el que la coa­li­ción vol­ve­rá a te­ner ma­yo­ría en am­bas cá­ma­ras. “¿Por qué no lo hi­zo an­tes?”, le pre­gun­tó una pe­rio­dis­ta que lo lla­mó a su ce­lu­lar mi­nu­tos an­tes de ha­cer efec­ti­va su re­nun­cia an­te la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. “Por- que aun­que le due­la al Fren­te Am­plio, te­nía que vo­tar las co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras”, con­tes­tó.

Sin po­si­bi­li­dad de cam­bio

Pa­ra Mu­ji­ca, la “he­ge­mo­nía del MPP den­tro del Fren­te Am­plio” ha de­ja­do a la fuer­za po­lí­ti­ca con una “ri­gi­dez” que ha­ce “muy di­fí­cil o im­po­si­ble cual­quier po­si­bi­li­dad de rea­li­zar trans­for­ma­cio­nes des­de den­tro del par­ti­do”. La asun­ción de Lucía Topolansky co­mo vi­ce­pre­si­den­ta es una nue­va mues­tra del po­der de ese sec­tor, agre­gó.

“El MPP tie­ne ma­yo­ría en Dipu­tados y en Se­na­do­res, tie­ne a la vi­ce­pre­si­den­ta, man­tu­vo el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y tie­ne fuer­za en las es­truc­tu­ras internas del Fren­te, co­mo el ple­na­rio y el con­gre­so. No se mue­ve una ho­ja sin que el MPP lo per­mi­ta. El can­di­da­to de las pró­xi­mas elec­cio­nes va a ser el que de­ci­da Pe­pe (José Mu­ji­ca)”, apun­tó.

“No es una he­ge­mo­nía per­ver­sa, ni ile­gí­ti­ma, pe­ro es real. El FA se ale­jó de las ca­pas me­dias y hoy la fuer­za la tie­ne el sec­tor que ga­na en­tre los que no leen. Pa­ra los que sí leen y se pre­gun­tan por los pro­ble­mas de la iz­quier­da y el país es­ta si­tua­ción es dra­má­ti­ca”, con­clu­yó.

Lu­gar de los de­sen­can­ta­dos

En oc­tu­bre, no­viem­bre y di­ciem­bre Mu­ji­ca ini­cia­rá una gi­ra por to­do el país pa­ra pre­sen­tar su nue­vo pro­yec­to, al que lla­ma “Ini­cia­ti­va Pro­gra­má­ti­ca”. No es un nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co, ase­gu­ró, sino una or­ga­ni­za­ción que pre­sen­ta­rá pro­pues­tas con el ob­je­ti­vo de que los par­ti­dos exis­ten­tes las in­cor­po­ren en sus pro­gra­mas de go­bierno con mi­ras a las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Pe­ro más que na­da, Ini­cia­ti­va Pro­gra­má­ti­ca pre­ten­de ser “un lu­gar pa­ra fren­team­plis­tas de­sen­can­ta­dos”, ase­gu­ró. “Es importante acom­pa­ñar a esos fren­team­plis­tas que es­tán por aban­do­nar su par­ti­do, en ese pro­ce­so que es tan do­lo­ro­so, y que pue­dan en­con­trar­se con gen­te que es­tá en la mis­ma y ha­cer jun­tos ese pro­ce­so, más allá que des­pués vo­ten por par­ti­dos dis­tin­tos”, di­jo Mu­ji­ca a El Ob­ser­va­dor.

“Me voy a la mis­ma ca­lle don­de me en­con­tré con la iz­quier­da ha­ce 50 años, an­tes de que (el FA) se enamo­ra­ra del go­bierno a cual­quier cos­ta, an­tes de que se enamo­ra­ra de los fue­ros a cual­quier pre­cio y de las ban­cas a co­mo dé lu­gar”, di­jo Mu­ji­ca en su úl­ti­mo dis­cur­so an­te la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, y lue­go aban­do­nó la sa­la. •

G.LO­SA

Gon­za­lo Mu­ji­ca de­jó la ban­ca que le ha­bía qui­ta­do la ma­yo­ría al FA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.