El des­plan­te de Su­sa­na Muñiz al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez ASSE.

El man­da­ta­rio ana­li­za con el mi­nis­tro Bas­so el fu­tu­ro po­lí­ti­co de la je­rar­ca

El Observador - - ACTUALIDAD - GA­BRIEL PEREYRA twit­ter.com/ga­briel­hPe­rey­ra

Cuan­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ta­ba­ré Váz­quez, vio los do­cu­men­tos que mos­tra­ban có­mo el hos­pi­tal de Ri­ve­ra, a pe­sar de te­ner una li­ci­ta­ción con­ce­di­da a una mu­tua­lis­ta lo­cal, en­vió pa­ra que se hi­cie­ran mi­les de to­mo­gra­fías a una clí­ni­ca pri­va­da de Bra­sil, se mor­dió el la­bio in­fe­rior, mo­vió la ca­be­za de iz­quier­da a de­re­cha, y co­men­tó por lo ba­jo: “¿Có­mo no me va a im­pac­tar es­to?”.

Den­tro del caos que es la Ad­mi­nis­tra­ción de los Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do (ASSE) –a es­tar por las de­nun­cias pre­sen­ta­das por los dipu­tados Eduar­do Ru­bio (Uni­dad Po­pu­lar) y Mar­tín Le­ma (Par­ti­do Na­cio­nal) que de­ri­va­ron en la crea­ción de una in­ves­ti­ga­do­ra par­la­men­ta­ria–, la si­tua­ción pun­tual de Ri­ve­ra preo­cu­pó es­pe­cial­men­te al man­da­ta­rio.

Las con­se­cuen­cias de al­gu­nas de las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por el ex­di­rec­tor An­drés To­ria­ni se si­guen sin­tien­do hoy, pe­ro Váz­quez sa­bía des­de an­tes, por bo­ca de di­rec­to­res de otros hos­pi­ta­les de la re­gión, que en Ri­ve­ra es­ta­ban ha­cien­do tram­pa con los di­ne­ros pú­bli­cos, y que eso ex­pli­ca­ba la no­to­ria me­jo­ra en la aten­ción en esa ciu­dad fron­te­ri­za.

To­ria­ni uti­li­za­ba di­ne­ro des­ti­na­do a in­su­mos mé­di­cos pa­ra con­tra­tar per­so­nal, pe­ro sin con­tra­tos y de ma­ne­ra ter­ce­ri­za­da, a tra­vés de una mu­tua­lis­ta lo­cal ••• que, ob­via­men­te, co­bra­ba una co­mi­sión. En esa mu­tua­lis­ta ade­más tra­ba­ja bue­na par­te del staff je­rár­qui­co de mé­di­cos que a su vez To­ria­ni te­nía en el hos­pi­tal pú­bli­co.

Eso de uti­li­zar em­pre­sas que ter­ce­ri­za­ban las con­tra­ta­cio­nes se re­pi­tió con las to­mo­gra­fías rea­li­za­das en Bra­sil. En ese ca­so eran fac­tu­ra­das por la fir­ma ri­ve­ren­se Co­me­ri, pe­se a que ca­re­ce de to­mó­gra­fo.

Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción de Váz­quez a Ri­ve­ra lo re­ve­la el he­cho de que quien plan­teó las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes fue el ge­ren­te ge­ne­ral de ASSE, Ri­chard Mi­llán, un hom­bre muy cer­cano al pre­si­den­te.

La di­vul­ga­ción en El Ob­ser­va­dor y en VTV del ca­so de las to­mo­gra­fías rea­li­za­das en Bra­sil lle­vó a ASSE a apro­bar la rea­li­za­ción de una au­di­to­ría in­ter­na y al fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, a en­viar­le las notas a la fis­cal de Ri­ve­ra Pa­tri­cia Ro­drí­guez –por ad­ver­tir la po­si­ble exis­ten­cia de “he­chos con apa­rien­cia de­lic­ti­va”– pa­ra que ini­cie una investigación pe­nal si lo con­si­de­ra pertinente.

Pa­ra com­ple­tar el es­ce­na­rio de caos, la investigación or­de­na­da en su mo­men­to por Mi­llán con­clu­yó que Víc­tor Rec­chi, sub­di­rec­tor del hos­pi­tal (que era el or­de­na­dor del gas­to, ya que To­ria­ni era con­tra­ta­do por la Co­mi­sión de Apo­yo) y Leo­nar­do Cu­ña, ad­mi­nis­tra­dor del cen­tro de sa­lud, ha­bían in­cu­rri­do en fal­tas “gra­ví­si­mas” y “gra­ves” res­pec­ti­va­men­te.

Al pri­me­ro le es­pe­ra la des­ti­tu­ción y al se­gun­do una se­ve­ra san­ción. El pre­si­den­te pa­re­cía es­tar bien ase­so­ra­do cuan­do pu­so su aten­ción en Ri­ve­ra.

Pe­ro an­tes de es­te nue­vo es­cán­da­lo, la pre­si­den­ta de ASSE, Su­sa­na Muñiz, ha­bía en­fren­ta­do al pre­si­den­te cuan­do es­te pi­dió la re­mo­ción de To­ria­ni. Muñiz lo de­fen­dió en to­do mo­men­to y pos­ter­gó la de­ci­sión to­do lo que pu­do, al pun­to que ter­mi­nó vo­tan­do so­lo ella por man­te­ner­lo en el car­go con­tra lo que que­ría Váz­quez.

Mien­tras que, se­gún sus alle­ga­dos, Váz­quez es­tá con­ven­ci­do de que Muñiz de­bía es­tar in­for­ma­da de to­do lo que pa­sa­ba en Ri­ve­ra, la pre­si­den­ta de ASSE reali­zó una mo­vi­da sor­pren­den­te, con vi­sos de sui­ci­dio po­lí­ti­co.

Cuan­do el pre­si­den­te le pi­dió que le en­via­ra una se­rie de do­cu­men­tos de al­gu­nas de las de­nun­cias que pe­sa­ban so­bre ASSE, Muñiz le di­jo que se los lle­va­ría pe­ro si el man­da­ta­rio le da­ba una au­dien­cia per­so­nal.

Váz­quez no le dio nin­gu­na au­dien­cia y tras co­no­cer que el ca­so de Ri­ve­ra lle­ga­ba a la Jus­ti­cia y se com­pli­ca­ba al ex­tre­mo en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, se dis­po­nía a ana­li­zar con el mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca, Jor­ge Bas­so, el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Muñiz.

El man­da­ta­rio ase­gu­ra que es­te ti­po de de­ci­sio­nes que tie­nen que ver con la éti­ca pú­bli­ca no pue­den ser fre­na­das por even­tua­les acuer­dos po­lí­ti­cos in­ter­nos o por el res­pe­to a un po­si­ble equi­li­brio so­bre los car­gos que ocu­pan los par­ti­dos del Fren­te Am­plio. •

Cuan­do el pre­si­den­te Váz­quez le pi­dió do­cu­men­ta­ción a Muñiz so­bre ASSE, la je­rar­ca le di­jo que se la en­tre­ga­ría si le da­ba una au­dien­cia per­so­nal

D.BATTISTE

El fu­tu­ro de la pre­si­den­ta de ASSE, Su­sa­na Mu­ñíz, es eva­lua­do por Ta­ba­ré Váz­quez .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.