Re­con­ver­sión y fle­xi­bi­li­dad guían la nue­va era del mer­ca­do la­bo­ral

El em­pleo es­tá cam­bian­do pa­ra las em­pre­sas y los tra­ba­ja­do­res

El Observador - - ECONOMÍA Y FINANZAS -

Ha­cia dón­de va el tra­ba­jo en Uruguay? Esa con­sig­na reunió el miér­co­les a ex­per­tos en re­cur­sos humanos y se­lec­ción de per­so­nal, que brin­da­ron su pun­to de vis­ta so­bre las ten­den­cias, opor­tu­ni­da­des y desafíos del mer­ca­do la­bo­ral uru­gua­yo.

Du­ran­te la con­fe­ren­cia or­ga­ni­za­da por De­res, el di­rec­tor co­mer­cial de Ad­vi­ce, Ma­xi­mi­li­ano Mar­tuc­ci, sos­tu­vo que el mer­ca­do la­bo­ral ha ido cam­bian­do de la mano de la lle­ga­da al país de nue­vos in­ver­so­res a los que no se es­ta­ba acos­tum­bra­do en el pa­sa­do, y que exi­gen nue­vas ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des.

Co­mo pun­to cla­ve re­mar­có que hay per­so­nas que tie­nen “muy bue­na ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo”, pe­ro no cuen­tan con for­ma­ción téc­ni­ca o cer­ti­fi­ca­cio­nes que les per­mi­ta com­pe­tir por de­ter­mi­na­dos em­pleos o con la ca­li­fi­ca­ción que a ve­ces exi­gen las em­pre­sas ex­tran­je­ras.

A su turno, la ge­ren­te se­nior del de­par­ta­men­to de ca­pi­tal hu­mano de De­loit­te, Lucía Muñoz, mar­có co­mo un as­pec­to cen­tral que las dis­tin­tas ca­rre­ras que hoy se ofre­cen tie­nen un lap­so de du­ra­ción de co­no­ci­mien­tos que se va acor­tan­do ca­da vez más por la ve­lo­ci­dad de los cam­bios. “Tra­ba­ja­do­res que pue­dan apren­der a re­con­ver­tir­se es lo que más se bus­ca”, apun­tó.

Los ex­per­tos coin­ci­die­ron en que las em­pre­sas hoy tie­nen dos desafíos, que pa­san por la atrac­ción y re­ten­ción de los pro­fe­sio­na­les. Se­gún Muñoz, en mu­chos ca­sos hoy son los tra­ba­ja­do­res los que eli­gen en qué or­ga­ni­za­ción quie­ren tra­ba­jar. So­bre ese pun­to, des­ta­có la ne­ce­si­dad de que las em­pre­sas em­pie­cen a ela­bo- rar prác­ti­cas de re­cur­sos humanos que acom­pa­ñen lo que bus­can las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, co­mo fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral y opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je, por ejem­plo.

“Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y tam­bién los más ve­te­ra­nos lo que ha­cen pri­me­ro es pe­dir re­fe­ren­cias de la em­pre­sas. (…) Se fi­jan en quién es el je­fe, cuan res­pon­sa­ble es con él mis­mo, con su em­pre­sa, con su fa­mi­lia, cuan­to apren­di­za­je les va a apor­tar”, afir­mó la se­nior ma­na­ger de PwC, Ge­ral­di­ne Del­fino

“La fle­xi­bi­li­dad tam­bién la va­lo­ran, por­que la tec­no­lo­gía ha­ce que no ne­ce­sa­ria­men­te uno ten­ga que es­tar el cien por cien­to del tiem­po en la ofi­ci­na. Den­tro de la cul­tu­ra del tra­ba­jo tam­bién te­ne­mos que em­pe­zar a cam­biar las ca­be­zas de las em­pre­sas en cuan­to a man­te­ner es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les, co­mo que hay que ve­nir y ha­cer las ocho ho­ras. Eso ya no atrae, no lo­gra re­te­ner a la gen­te” apun­tó.

So­bre la sus­ti­tu­ción de pues­tos de tra­ba­jo por el avan­ce de la tec­no­lo­gía, la ge­ren­te de consultoría en ca­pi­tal hu­mano de KPMG, Ma­ría Lau­ra Vol­pi, mar­có co­mo cla­ve la ac­ti­tud de las per­so­nas pa­ra adap­tar­se a los cam­bios y re­con­ver­tir­se. Se­gún di­jo, eso ayu­da a su con­ti­nui­dad den­tro de la or­ga­ni­za­ción si la em­pre­sas tie­ne es­pa­cio pa­ra que desem­pe­ñe otro rol que ya exis­te o uno que se es­té crean­do.

En re­la­ción al pa­pel de los sin­di­ca­tos, Del­fino sos­tu­vo que en ge­ne­ral las em­pre­sas “les tie­nen terror”, y que pun­tual­men­te en el ca­so de las fir­mas ex­tran­je­ras lo que no lo­gran en­ten­der es “su ca­be­za”, por­que es­tán acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con sin­di­ca­tos más pre­pa­ra­dos, in­di­có. •

D.VI­LA

Las em­pre­sas de­ben bus­car la for­ma de re­te­ner a pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.