Los sa­bo­res no tra­di­cio­na­les de la Ex­po Pra­do

No to­do es asa­do en el evento del cam­po

El Observador - - PORTADA -

Sin un buen asa­do, el pa­seo de la Ex­po Pra­do pue­de no es­tar com­ple­to. Los lu­ga­res pa­ra de­gus­tar al­gu­nos de esos cor­tes se mul­ti­pli­can en los ca­mi­nos de la Ru­ral. Sin em­bar­go, la tra­di­cio­nal car­ne asa­da no es la úni­ca op­ción que pre­sen­ta la fe­ria en tér­mi­nos gas­tro­nó­mi­cos.

Por ejem­plo, la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de los ali­men­tos a ba­se de pro­duc­tos or­gá­ni­cos pue­de apre­ciar­se en el stand de la In­ten­den­cia de Ro­cha, ca­si al ini­cio del re­co­rri­do por la Ex­po, don­de se en­cuen­tran dos pro­pues­tas que con­ju­gan sa­bo­res dis­tin­tos con el res­pe­to por el me­dio am­bien­te, y don­de pue­den ad­qui­rir­se pro­duc­tos pa­ra lle­var.

Una es Ma­ni­ta, un em­pren­di­mien­to que ya tie­ne va­rios años y que co­men­zó con un pro­duc­to ela­bo­ra­do en fa­mi­lia. Jun­to a su es­po­sa, Jo­sé Amaral lle­va ade­lan­te una em­pre­sa que se de­di­ca a ela­bo­rar man­te­ca de ma­ní y otros de­ri­va­dos, de ma­ne­ra ca­se­ra y con el agre­ga­do de que to­dos sus pro­duc­tos se ha­cen de ma­ne­ra eco­ló­gi­ca.

“Cuan­do em­pe­za­mos tu­vi­mos que lu­char con­tra la gen­te pa­ra ex­pli­car­les que la man­te­ca de ma­ní ayu­da a ba­jar el co­les­te­rol. Tie­ne gra­sas no sa­tu­ra­das, que no se se­di­men­tan, y en el trán­si­to arras­tran el co­les­te­rol se­di­men­ta­do. To­dos nues­tros pro­duc­tos de­lei­tan el pa­la­dar, pe­ro tam­bién tie­nen be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos”, ex­pli­có Amaral.

En Ma­ni­ta ofre­cen, en­tre otras co­sas, man­te­ca de ma­ní con dul­ce de le­che, con cho­co­la­te, ade­más de cre­ma de ajo, de acei­tu­na, de morrón, de ave­lla­nas y pas­ta de sé­sa­mo. La ma­yo­ría de sus pro­duc­tos cues­tan en­tre $ 160 y $ 350.

Otra de las op­cio­nes ro­chen­ses es la de El Bro­cal, una coope­ra­ti­va de ocho mu­je­res que se de­di­can a ela­bo­rar di­fe­ren­tes pro­duc­tos ba­sa­dos en fru­tos sil­ves­tres de Cas­ti­llos, en­tre ellos li­cor y vino de bu­tiá.

Se­gún con­tó Ro­sa Mar­tí­nez, una de las coope­ra­ti­vis­tas, ellas mis­mas se en­car­gan de to­das las eta­pas del pro­ce­so, in­clui­da la re­co­lec­ción. “Ha­ce­mos mer­me­la­das, vi­nos, li­co­res, va­rios ti­pos de dul­ces, te­ne­mos que­sos, pa­té de morrón, qui­no­tos en al­mí­bar, bom­bo­nes re­lle­nos. To­do lo que po­da­mos ha­cer con fru­tos na­ti­vos, lo ha­ce­mos”, di­jo Mar­tí­nez.

En ese mis­mo plan or­gá­ni­co es­tá Gra­ne­co, una coope­ra­ti­va de Co­lón que, me­dian­te un molino ubi­ca­do en la UTU del ba­rrio, pro­du­ce dis­tin­tas va­rian­tes de ha­ri­nas. Se lo pue­de en­con­trar en el stand de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo, y ade­más de las ha­ri­nas (en­tre las que se des­ta­can una ela­bo­ra­da en ba­se a ar­ve­jas), tam­bién se ven­den dis­tin­tas tor­tas, pa­nes y bu­di­nes pro­du­ci­dos con ellas.

FO­TOS: L. CA­RRE­ÑO

Si el al­muer­zo en­cuen­tra al vi­si­tan­te en pleno re­co­rri­do por el pre­dio de la Ru­ral, una de las op­cio­nes pa­ra es­ca­par a la car­ne es acer­car­se has­ta el stand Aro­mas y Sa­bo­res

Pa­ra co­mer en el pre­dio

Si el al­muer­zo en­cuen­tra al vi­si­tan­te en pleno re­co­rri­do por el pre­dio de la Ru­ral, una de las op­cio­nes pa­ra es­ca­par a la car­ne es acer­car- se has­ta el stand Aro­mas y Sa­bo­res, don­de se en­con­tra­rá con va­ria­das pro­pues­tas. Se des­ta­ca la co­mi­da ve­ne­zo­la­na, que tie­ne en Pa­pa Ri­ke uno de sus ex­po­nen­te.

El lo­cal tie­ne su ba­se en Po­ci­tos, y en el Pra­do ofre­ce las clá­si­cas are­pas, los te­que­ños y las ca­cha­pas a un pre­cio ac­ce­si­ble (no pa­san los $ 160) y pa­ra lle­var. Aten­di­do por uno de los en­car­ga­dos, En­ri­que Mo­li­na, es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ex­plo­rar sa­bo­res dis­tin­tos.

“Es un me­nú un po­co re­du­ci­do, pe­ro de lo más re­pre­sen­ta­ti­vo de la co­mi­da ve­ne­zo­la­na. La idea es dar a co­no­cer la gas­tro­no­mía del país, que el uru­gua­yo se ani­me a pro­bar al­go dis­tin­to. Hay una fal­sa per­cep­ción de que la co­mi­da ve­ne­zo­la­na es pi­can­te, pe­ro al con­tra­rio, es sa­na y sa­bro­sa a la vez”, ase­gu­ró Mo­li­na.

Si, en cam­bio, no se quie­re pres­cin­dir de la car­ne en el al­muer­zo, otra op­ción es di­ri­gir­se has­ta el lo­cal de An­gus, que si bien fun­cio­na co­mo res­tau­ran­te, pre­pa­ra di­ver­sos pla­tos pa­ra co­mer al pa­so. Allí se des­ta­can los sánd­wi­ches y las al­bón­di­gas de ja­ba­lí, dos ela­bo­ra­cio­nes ori­gi­na­les del chef Fe­de­ri­co Amán­do­la, en­car­ga­do de la co­ci­na.

“Ser­vi­mos el sánd­wich en pan de fo­cac­chia, con to­ma­te se­cos, rú­cu­la y mer­me­la­da de ce­bo­lla. Lle­va una coc­ción de cua­tro ho­ras y me­dia y en él es­tán to­das las par­tes del ja­ba­lí: pa­le­ta, en­tre­cot, lo­mo”, di­jo Amán­do­la. Las al­bón­di­gas, por su par­te, se ela­bo­ran con car­ne de los cuar­tos tra­se­ros del ja­ba­lí y se acom­pa­ñan con sal­sa de to­ma­tes asa­dos, ajo y oli­va. Las al­bón­di­gas cues­tan $ 120 y el sánd­wich de ja­ba­lí $ 140. •

FE­CHA 2017 La Ex­po Pra­do has­ta es­ta­rá abier­ta el pró­xi­mo domingo, in­clu­si­ve Gra­ne­co es una coope­ra­ti­va de Co­lón que pro­du­ce di­ver­sas va­rian­tes de ha­ri­nas or­gá­ni­cas

En la Ex­po Pra­do se pue­den de­gus­tar pla­tos ve­ne­zo­la­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.