Preo­cu­pa in­gre­so de ex­tre­mis­tas por cum­bres en Ar­gen­ti­na

Ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia del Es­ta­do tra­ba­jan pa­ra “blin­dar” la fron­te­ra

El Observador - - PORTADA - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/MNATALEV

Los 20 je­fes de Es­ta­do más im­por­tan­tes del mun­do ate­rri­za­rán so­bre fi­na­les de 2018 en Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par de la cum­bre del G20 y es­to po­ne en aler­ta a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de la re­gión. La lle­ga­da de Do­nald Trump (Es­ta­dos Uni­dos), Xi Jin­ping (Chi­na) y Vla­di­mir Pu­tin (Ru­sia), en­tre otros lí­de­res mun­dia­les, tie­ne al go­bierno del pre­si­den­te ar­gen­tino Mau­ri­cio Ma­cri en pleno tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción y pla­ni­fi­ca­ción pa­ra evi­tar in­ci­den­tes co­mo lo que se desata­ron en Ham­bur­go en ju­lio de es­te año.

Ade­más, las fuer­zas de se­gu­ri­dad ar­gen­ti­nas ten­drán una prue­ba de fue­go en di­ciem­bre de es­te año, cuan­do la ciu­dad por­te­ña sea la an­fi­trio­na de la reunión de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio y re­ci­ba a can­ci­lle­res y mi­nis­tros de unos 180 es­ta­dos.

La rea­li­za­ción de dos even­tos de esa mag­ni­tud preo­cu­pa al go­bierno ar­gen­tino por los arre­glos de se­gu­ri­dad in­ter­nos que de­be ha­cer y por la si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que ofre­cen al­gu­nos paí­ses de la re­gión, en­tre ellos Uru­guay.

Pa­ra el go­bierno de Ma­cri es fun­da­men­tal ase­gu­rar que Uru­guay no sea un lu­gar de pa­so y refugio pa­ra per­so­nas que ten­gan in­ten­cio­nes vio­len­tas y que tam­po­co sea un es­pa­cio des­de don­de se pue­da “lla­mar la aten­ción”, da­da la pro­xi­mi­dad te­rri­to­rial que hay en­tre am­bos paí­ses, di­je­ron a El Ob­ser­va­dor fuen­tes ofi­cia­les. La con­cre­ción de esas dos reunio­nes mul­ti­la­te­ra­les pro­vo­có que el te­ma se ins­ta­la­ra de­fi­ni­ti­va­men­te en la agenda del go­bierno y fue­ra abor­da­do por los múl­ti­ples or­ga­nis­mos na­cio­na­les que coope­ran en ma­te­ria de in­te­li­gen­cia, aun­que la preo­cu­pa­ción pre­ce­de a esos dos even­tos. De he­cho, el asun­to es ob­je­to de examen del Con­se­jo de De­fen­sa Na­cio­nal (Co­de­na), un or­ga­nis­mo de ca­rác­ter in­ter­mi­nis­te­rial que tie­ne por ob­je­ti­vo “ana­li­zar las ame­na­zas que pu­die­ran po­ner en ries­go la so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia” del país, se­gún es­ta­ble­ce la Ley Mar­co de De­fen­sa Na­cio­nal.

El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es po­der pre­ve­nir si­tua­cio­nes vio­len­tas y pa­ra ello se pien­sa en la di­sua­sión: ha­cer­le sa­ber de an­te­mano al “enemi­go” que los cos­tos de su ac­ción se­rán ma­yo­res que los be­ne­fi­cios.

Sin em­bar­go, al día de hoy el go­bierno se en­fren­ta con va­rios desafíos. Uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les en los que se es­tá tra­tan­do re­fie­re al blin­da­je de las fron­te­ras. La in­ten­ción es ex­tre­mar los cui­da­dos de in­gre­so al país. Ha­ce al­gu­nos me­ses que la coor­di­na­ción de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que de­pen­den del Po­der Eje­cu­ti­vo re­co­men­dó al go­bierno me­jo­rar los con­tro­les pa­ra evi­tar que te­rro­ris­tas y de­lin­cuen­tes in­ter­na­cio­na­les se ca­mu­flen den­tro de la cre­cien­te ola mi­gra­to­ria que re­ci­be el país. Las fuen­tes pre­ci­sa­ron que, en el pa­sa­do, al­gu­nas co­mu­ni­da­des ins­ta­la­das en Uru­guay ofre­cie­ron res­guar­do a in­di­vi­duos ra­di­ca­li­za­dos que bus­ca­ban un tiem­po de “des­can­so”.

El an­te­ce­den­te co­no­ci­do más re­cien­te ocu­rrió du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Río en 2016, cuan­do qui­sie­ron via­jar a Uru­guay una de­ce­na de per­so­nas pro­ve­nien­tes de dis­tin­tos paí­ses de Me­dio Orien­te con el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de cru­zar la fron­te­ra se­ca ha­cia el país nor­te­ño. Sin em­bar­go, la coope­ra­ción de in­te­li­gen­cia en­tre los dos paí­ses per­mi­tió que las au­to­ri­da­des uru­gua­yas les ne­ga­ran la vi­sa y les im­pi­die­ran via­jar.

Un se­gun­do pro­ble­ma re­fie­re al mar­co le­gal vi­gen­te. A pe­sar de la re­co­men­da­ción que hi­zo el di­rec­tor de An­ti­te­rro­ris­mo de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU), Jean Paul La­bor­de, du­ran­te su úl­ti­ma vi­si­ta a Mon-

te­vi­deo en mar­zo de es­te año pa­ra que se aprue­be el pro­yec­to de ley de lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, la ini­cia­ti­va si­gue con­ge­la­da en el Par­la­men­to. Un ter­cer pro­ble­ma es­tá vin­cu­la­do a la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra ha­cer fren­te a esta ame­na­za, so­bre to­do en lo que re­fie­re a la cus­to­dia del es­pa­cio aé­reo y ma­rí­ti­mo. En más de una oca­sión las au­to­ri­da­des de la Fuer­za Aé­rea y la Ar­ma­da han aler­ta­do so­bre el pé­si­mo es­ta­do de sus equi­pos pa­ra cum­plir con la ta­rea que se le han en­co­men­da­do. Eso se re­su­me en es­ca­sez de re­cur­sos hu­ma­nos, mul­ti­pli­ca­ción de ta­reas y fal­ta de in­ver­sión pa­ra re­cur­sos ma­te­ria­les, y que se tra­du­ce en la in­ca­pa­ci­dad que tie­ne la Fuer­za Aé­rea pa­ra con­tro­lar un avión que so­bre­vue­le el es­pa­cio aé­reo uru­gua­yo de for­ma ile­gal o irre­gu­lar, o las se­rias li­mi­ta­cio­nes de la Ar­ma­da pa­ra cus­to­diar las 350 mi­llas náu­ti­cas que for­man par­te de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal uru­gua­ya des­de que el go­bierno lo­gró la ex­pan­sión del mar te­rri­to­rial. •

El go­bierno tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad en las fron­te­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.