Ex­je­rar­ca de ANCAP si­gue ade­lan­te con jui­cio pa­ra de­fen­der su ho­nor

De­man­dó a un pe­rio­dis­ta de El País por una nota pu­bli­ca­da en ese me­dio

El Observador - - ACTUALIDAD -

Co­ya ad­ju­di­có una obra de US$ 64 mi­llo­nes sin pa­sar por di­rec­to­rio”. La ci­ta es el tí­tu­lo de un ar­tícu­lo del dia­rio El País pu­bli­ca­do el vier­nes 23 de ju­nio y que de­ri­vó en que es­te jue­ves el pe­rio­dis­ta de ese me­dio Da­niel Is­gleas de­bie­ra com­pa­re­cer por ca­si dos ho­ras ante el Juz­ga­do Pe­nal de 18º Turno por una de­man­da pe­nal pre­sen­ta­da por el ex­pre­si­den­te de ANCAP, Jo­sé Co­ya. La de­man­da fue tan­to con­tra el pe­rio­dis­ta co­mo con­tra el me­dio y su di­rec­tor Washington Bel­trán Sto­ra­ce, quien dos días des­pués es­cri­bió un edi­to­rial so­bre el te­ma ti­tu­la­do “El des­pe­ña­de­ro in­ter­mi­na­ble”.

Al otro día de que Co­ya con­cu­rrie­ra a la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra so­bre la plan­ta re­ga­si­fi­ca­do­ra, el pe­rio­dis­ta pu­bli­có una nota en la que in­for­ma­ba que el ex­je­rar­ca de ANCAP ha­bía de­ci­di­do, sin una re­so­lu­ción pre­via del di­rec­to­rio del en­te, ad­ju­di­car a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña OAS la obra de US$ 64 mi­llo­nes pa­ra la cons­truc­ción de un ga­so­duc­to que co­nec­ta­ra la pro­yec­ta­da re­ga­si­fi­ca­do­ra con el ya exis­ten­te ga­so­duc­to Cruz del Sur. Pa­ra Co­ya, el ar­tícu­lo en cues­tión y el edi­to­rial de El País pu­bli­ca­do dos días des­pués re­pre­sen­tan un da­ño a “su ho­nor”, se­gún ma­ni­fes­tó uno de sus abo­ga­dos en la au­dien­cia, y reali­zó la de­man­da por in­ju­rias y di­fa­ma­ción.

La de­fen­sa del pe­rio­dis­ta y el me­dio ar­gu­men­tó que la de­nun­cia pe­nal “lo que per­si­gue en de­fi­ni­ti­va es ge­ne­rar mie­do, te­mor en los pe­rio­dis­tas, pro­cu­ra que la so­la ame­na­za de per­der la li­ber­tad, im­pli­que una suer­te de au­to­cen­su­ra” y tie­ne una “fi­na­li­dad in­ti­mi­da­to­ria cla­ra”.

Por to­do eso, con­si­de­ró que se tra­tó de un “ata­que a la li­ber­tad de ex­pre­sión”, se­gún ma­ni­fes­tó en la au­dien­cia, que fue pú­bli­ca por­que es­tu­vo am­pa­ra­da en la ley de pren­sa. Ig­na­cio Durán, uno de los abo­ga­dos de Co­ya, res­pon­dió que “la úni­ca fi­na­li­dad que mo­ti­vó el ini­cio de es­tas ac­tua­cio­nes es la pro­tec­ción a la es­fe­ra ín­ti­ma de una per­so­na in­ta­cha­ble co­mo lo es el se­ñor Co­ya, en don­de en nin­gún mo­men­to se uti­li­zó es­te me­ca­nis­mo co­mo ame­na­za pa­ra ca­llar a na­die”.

Por su par­te, la fis­cal Ga­brie­la Fos­sa­ti pre­gun­tó si no se po­día lle­gar a una me­di­da que fue­ra con­ve­nien­te pa­ra am­bas par­tes. Pe­ro la res­pues­ta fue con­tun­den­te: a esa al­tu­ra, ya no. Eso de­jó por fue­ra la con­ci­lia­ción y mar­có el ini­cio de un jui­cio por el que ten­drán que com­pa­re­cer en una nue­va au­dien­cia pa­ra que el juez Hum­ber­to Álvarez to­me de­cla­ra­ción a de­nun­cia­do y de­nun­cian­te.

A pe­sar de esa ins­tan­cia, Co­ya in­sis­tió en ha­blar so­bre el fi­nal de la au­dien­cia. “Es­toy a cua­tro días de cum­plir 57 años y al­go así co­mo 38 años en ANCAP y por primera vez en esta his­to­ria par­ti­cu­lar mía la­bo­ral en­cuen­tro una fal­se­dad ab­so­lu­ta des­de el pun­to de vis­ta de ese ti­tu­lar que di­ce que yo ad­ju­di­qué la obra por US$ 64 mi­llo­nes”, di­jo y se mo­les­tó con Álvarez cuan­do el ma­gis­tra­do in­ten­tó ex­pli­car­le que eso de­bía ma­ni­fes­tar­lo en una se­gun­da ci­ta­ción, pa­ra la que to­da­vía no hay fe­cha. A su vez, el juez pi­dió ofi­cios a ANCAP y Gas Sa­ya­go que se­rán agre­ga­dos co­mo prue­ba do­cu­men­tal.

Si bien el juez to­da­vía no los ha­bía ci­ta­do, se pre­sen­ta­ron ante el juz­ga­do y de­cla­ra­ron co­mo tes­ti­gos el pe­rio­dis­ta Da­ni­lo Ar­bi­lla y el dipu­tado na­cio­na­lis­ta Pa­blo Ab­da­la.

Ab­da­la es men­cio­na­do en la nota de Is­gleas y fue con­sul­ta­do por el di­rec­tor del dia­rio El País pa­ra el edi­to­rial tam­bién cues­tio­na­do. El dipu­tado ase­gu­ró ante el ma­gis­tra­do y la fis­cal que “la in­for­ma­ción que pu­bli­có El País re­fle­ja lo ac­tua­do el día an­te­rior en el ám­bi­to de la co­mi­sión y fue di­fun­di­da en si­mi­la­res tér­mi­nos por otros me­dios”.

Ab­da­la ex­pli­có que no con­sul­tar al di­rec­to­rio en una primera ins­tan­cia, co­mo se sos­tie­ne en el ar­tícu­lo, no es ile­gal, a pe­sar de que lo con­si­de­ra una de­ci­sión in­con­ve­nien­te. El dipu­tado des­ta­có que la de­ci­sión la to­mó ANCAP pe­ro con el apo­yo de Co­ya y que sin ese aval “la ad­ju­di­ca­ción de­fi­ni­ti­va re­sul­ta­ría im­prac­ti­ca­ble”. •

D.VI­LA

Jo­sé Co­ya de­man­dó al pe­rio­dis­ta Da­niel Is­gleas de El País .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.