El rey de la mo­to­sie­rra

El Observador - - OPINIÓN - EDUAR­DO ES­PI­NA eduar­does­pi­na2003@yahoo.com

Ha­ce dos años, una no­che de abril, íba­mos con un poe­ta me­xi­cano por una ca­rre­te­ra te­xa­na rum­bo a Aus­tin, a re­co­ger a Ida Vi­ta­le y En­ri­que Fie­rro, re­si­den­tes por en­ton­ces en esa ciu­dad, quie­nes al otro día iban a ha­cer una lec­tu­ra de su obra en una uni­ver­si­dad don­de ha­bían si­do in­vi­ta­dos y en la cual yo ha­bía si­do in­ter­me­dia­rio de la in­vi­ta­ción. To­ma­mos una ru­ta pa­ra­le­la a la ca­rre­te­ra prin­ci­pal, pues por ahí no ha­bía tan­to trán­si­to. To­do iba bien, has­ta que, en me­dio de la na­da, se rom­pió el au­to. Es­tu­vi­mos ahí por más de una ho­ra, tra­tan­do de bus­car la cau­sa del pro­ble­ma, has­ta que de pron­to, en la os­cu­ri­dad, vi­mos a un vehícu­lo gran­de apro­xi­mar­se. Lo pri­me­ro que me vino a la ca­be­za fue una es­ce­na de The Te­xas Chain Saw Mas­sa­cre (La ma­sa­cre de Te­xas). La ca­mio­ne­ta se de­tu­vo a po­cos me­tros de no­so­tros y ba­jó un hom­bre car­gan­do al­go gran­de en la mano. ¿Se­rá una mo­to­sie­rra co­mo la que car­ga el per­so­na­je de la pe­lí­cu­la de To­be Hop­per?, pen­sé. No era una mo­to­sie­rra, sino una enor­me es­co­pe­ta. El hom­bre, de vo­lu­mi­no­sa es­ta­tu­ra, sa­lu­dó con ama­bi­li­dad y di­jo que car­ga­ba el ar­ma por­que ve­nía de ca­zar. Di­jo a con­ti­nua­ción sa­ber al­go de mo­to­res. Y sí, al­go sa­bía, pues hi­zo al mo­tor fun­cio­nar nue­va­men­te. Sin de­cir mu­cho más, se subió a su enor­me ca­mio­ne­ta y se per­dió en la dis­tan­cia. Agui­lar y yo sen­ti­mos gran ali­vio, no so­lo por­que nues­tro au­to fun­cio­na­ba nue­va­men­te, sino por ha­ber su­pe­ra­do ile­sos la si­tua­ción, sin na­die que nos ter­mi­na­ra per­si­guien­do con una mo­to­sie­rra en la mano, tal co­mo am­bos ima­gi­na­mos. Ha muer­to, días atrás, To­be Hop­per (1943-2017), maes­tro del ci­ne de sus­pen­so, di­rec­tor de una de las cin­co mejores pe­lí­cu­las de ho­rror que se han fil­ma­do, co­mo la re­cién ci­ta­da. Fue un in­ven­tor de si­tua­cio­nes de pá­ni­co con re­per­cu­sio­nes, en las que la ve­ro­si­mi­li­tud nun­ca sa­le com­pro­me­ti­da ni el mie­do de­va­lua­do. Con The Te­xas Chain Saw Mas­sa­cre in­ven­tó una ma­ne­ra de pro­du­cir mie­do, un mie­do si­nies­tro, a par­tir de per­so­na­jes y reali­da­des ya exis­ten­tes, que pue­den sur­gir en cual­quier mo­men­to en al­gún ca­mino per­di­do de ese es­ta­do lleno de petróleo y de es­ce­nas dia­rias pro­pen­sas a ser par­te del más es­ca­lo­frian­te ho­rror, el que pue­de ex­pe­ri­men­tar­se el día me­nos pen­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.