Trump ne­go­cia con de­mó­cra­tas una so­lu­ción pa­ra “so­ña­do­res”

Pre­si­den­te ce­nó con in­flu­yen­tes con­gre­sis­tas de la opo­si­ción, con quie­nes dis­cu­tió even­tual acuer­do

El Observador - - INTERNACIONAL -

Tan afec­to a ejer­cer un es­ti­lo de con­duc­ción au­to­ri­ta­rio –más ins­pi­ra­do por lo ge­ne­ral en el ins­tin­to que en ac­ti­tu­des ra­cio­na­les– co­mo a to­mar ries­gos, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, vol­vió a dar esta se­ma­na una nue­va muestra de su ac­tual y qui­zá ines­pe­ra­do prag­ma­tis­mo.

Des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca en enero pa­sa­do, el po­lí­ti­co re­pu­bli­cano no de­ja de sor­pren­der por sus ac­ti­tu­des desafian­tes, lo que en los he­chos le cos­tó ene­mis­tar­se con par­te de los di­ri­gen­tes de su pro­pio par­ti­do.

Es que a par­tir del mo­men­to en que asu­mió no so­lo tu­vo que vér­se­las con la opo­si­ción de­mó­cra­ta –que sue­le re­pro­bar ca­da una de sus de­ci­sio­nes de go­bierno–, sino tam­bién con el ala re­pu­bli­ca­na más con­ser­va­do­ra.

Por ejem­plo, uno de los ca­sos más so­na­dos de su go­bierno fue la in­ten­ción de de­ro­gar la re­for­ma sa­ni­ta­ria im­pul­sa­da por su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma.

Si bien de­bió en­fren­tar en dos opor­tu­ni­da­des una fuer­te opo­si­ción de los de­mó­cra­tas, tam­po­co la tu­vo fá­cil con los re­pu­bli­ca­nos más con­ser­va­do­res, que se opo­nían a la so­lu­ción plan­tea­da por la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

El re­sul­ta­do po­día ser es­pe­ra­ble: pe­se a sus es­fuer­zos, el de­no­mi­na­do Oba­ma­ca­re si­gue go­zan­do de bue­na sa­lud.

Mien­tras to­da­vía car­ga so­bre su es­pal­da la pe­sa­da mo­chi­la de la do­ble in­ves­ti­ga­ción – la del fis­cal es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller y la del Con­gre­so– so­bre la de­no­mi­na­da tra­ma ru­sa res­pec­to a los su­pues­tos víncu­los en­tre in­te­gran­tes de su cam­pa­ña elec­to­ral y fun­cio­na­rios de Mos­cú, el pre­si­den­te vol­vió a de­mos­trar que es ca­paz de ar­ti­cu­lar o ne­go­ciar con el Par­ti­do De­mó­cra­ta si el te­ma lo ame­ri­ta, aun­que ello pue­da ge­ne­rar­le crí­ti­cas en sus pro­pias fi­las.

Has­ta aho­ra no le ha­bía re­sul­ta­do sen­ci­llo ha­cer­lo, más allá de que a prin­ci­pios de mes al­can­zó un acuer­do con los de­mó­cra­tas en el Con­gre­so pa­ra au­men­tar el to­pe de en­deu­da­mien­to fe­de­ral has­ta el pró­xi­mo 15 de di­ciem­bre (ver re­cua­dro).

Ne­go­cia­ción

Con ese an­te­ce­den­te aún fres­co en la me­mo­ria, eso es lo que vol­vió a ha­cer esta vez pa­ra al­can­zar una so­lu­ción en el ca­so de los de­no­mi­na­dos “so­ña­do­res”, es de­cir unos 800 mil jó­ve­nes hi­jos de in­do­cu­men­ta­dos, que lle­ga­ron al país cuan­do eran ni­ños.

En la primera se­ma­na de se­tiem­bre, Trump de­ci­dió de­jar sin efec­to el programa DACA (Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia), lo que le­van­tó una in­ter­mi­na­ble ola de crí­ti­cas de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, gru­pos de­fen­so­res de los de­re­chos de los in­mi­gran­tes y tam­bién de de­mó- cra­tas y re­pu­bli­ca­nos.

A tal pun­to eso fue así que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el re­pu­bli­cano Paul Ryan, afir­mó que de­bía bus­car­se una so­lu­ción le­gis­la­ti­va pa­ra esos jó­ve­nes.

Pe­ro es­te miér­co­les, Trump cor­tó ca­mino y ce­nó con los prin­ci­pa­les le­gis­la­do­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta, el se­na­dor Chuck Schu­mer y la re­pre­sen­tan­te Nan-

cy Pe­lo­si.

Des­pués del en­cuen­tro, el pre­si­den­te no tu­vo em­pa­cho al­guno en ad­mi­tir que se es­ta­ba “bas­tan­te cer­ca” de lo­grar un acuer­do con la opo­si­ción que dé cer­te­zas al es­ta­tus mi­gra­to­rio de cien­tos de mi­les de jó­ve­nes, hi­jos de in­mi­gran­tes ile­ga­les.

En un no­to­rio cam­bio de ti­món, el pre­si­den­te re­co­no­ció que es­tá tra­ba­jan­do en con­jun­to con los de­mó­cra­tas “en un plan” pa­ra el DACA, pues “la gen­te quie­re que eso su­ce­da”.

A su vez, los dos con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas di­je­ron lo su­yo al afir­mar que el en­cuen­tro con Trump, cen­tra­do en los “so­ña­do­res”, fue “muy pro­duc­ti­vo”.

Tan­to Shu­mer co­mo Pe­lo­si di­je­ron que si bien no fue po­si­ble lle­gar a un “acuer­do fi­nal”, al me­nos acor­da­ron con el pre­si­den­te que es­te apo­ya­rá va­li­dar la pro­tec­ción a los jó­ve­nes a tra­vés del DACA me­dian­te una ley.

A su turno, Trump, a tra­vés de Twit­ter, se pre­gun­tó si al­guien efec­ti­va­men­te hu­bie­ra que­ri­do “echar a jó­ve­nes bue­nos, edu­ca­dos y for­ma­dos que tie­nen tra­ba­jos”.

De to­das for­mas, los de­mó­cra­tas sa­ben que no se­rá fá­cil ne­go­ciar con Trump los de­ta­lles ma­cro de su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, co­mo la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za.

En ese sen­ti­do, acla­ra­ron que si­guen opo­nién­do­se a la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co. ( El Ob­ser­va­dor y agencias) •

Dis­tin­tas pro­tes­tas en fa­vor de man­te­ner el DACA se re­gis­tra­ron en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.