La en­tre­vis­ta y el mo­men­to in­có­mo­do

El Observador - - EL PULSO -

El miér­co­les fue un día agi­ta­do en el Par­la­men­to. Lue­go de la asun­ción de Lu­cía To­po­lanksy co­mo vi­ce­pre­si­den­ta, los le­gis­la­do­res se abo­ca­ban a re­to­mar sus ru­ti­nas. Un pe­rio­dis­ta de ElOb­ser­va­dor te­le­fo­neó a un po­lí­ti­co pa­ra con­sul­tar­lo so­bre va­rios te­mas de ac­tua­li­dad. Aun­que ha­bía un eco de fon­do, la con­ver­sa­ción trans­cu­rría nor­mal­men­te has­ta que los gol­pes en una puer­ta in­te­rrum­pie­ron el diá­lo­go. Al le­gis­la­dor no le que­dó otra que de­cir una pa­la­bra que evi­den­cia­ba el lu­gar en el que se en­con­tra­ba. “Ocu­pa­do”, se li­mi­tó a de­cir. Y, a con­ti­nua­ción, si­guió mar­can­do pos­tu­ra so­bre las con­sul­tas de ElOb­ser­va­dor co­mo si na­da hu­bie­se pa­sa­do. A pe­sar del mo­men­to in­có­mo­do, el po­lí­ti­co cum­plió al con­tes­tar las con­sul­tas . To­do un pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.