As­to­ri pier­de un ne­go­cia­dor cla­ve pa­ra el fu­tu­ro

El ale­ja­mien­to de Ma­so­ller de­ja un hue­co gran­de en la con­duc­ción del equi­po eco­nó­mi­co; su su­ce­sor de­be­rá li­diar con te­mas com­ple­jos en el cor­to pla­zo

El Observador - - TEMA DEL DÍA -

La re­nun­cia del director de la Ase­so­ría Ma­cro­eco­nó­mi­ca, Andrés Ma­so­ller, no es un ale­ja­mien­to más de un fun­cio­na­rio de go­bierno. Ma­so­ller, del ri­ñón del equi­po eco­nó­mi­co del Fren­te Am­plio que con­for­mó el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, cuan­do to­mó la rien­das del po­der en 2005, tu­vo a lo lar­go de es­tos ca­si 13 años un rol pro­ta­gó­ni­co en la de­fi­ni­ción de la prin­ci­pa­les te­mas de la agen­da de esa car­te­ra, que es ca­ta­lo­ga­da por mu­chos co­mo el “su­per­mi­nis­te­rio”.

El aho­ra ex­di­rec­tor de la Ase­so­ría Ma­cro­eco­nó­mi­ca – car­go que tam­bién ocu­pó Fer­nan­do Lo­ren­zo– te­nía el nú­me­ro uno en ca­si to­das las me­sas de ne­go­cia­ción con gre­mios pú­bli­cos, des­de la edu­ca­ción has­ta los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les que re­pre­sen­ta COFE, don­de se pu­ja­ba pa­ra re­par­tir o asig­nar re­cur­sos.

Tam­bién te­nía un rol pro­ta­gó­ni­co ca­da vez que ha­bía que ne­go­ciar con la ban­ca­da de go­bierno las prio­ri­da­des y po­ner un lí­mi­te al “es­pa­cio fis­cal” que el MEF asig­na pa­ra ele­var el gas­to. Más allá de su per­fil téc­ni­co, el je­rar­ca mu­chas ve­ces lo­gró im­po­ner su po­si­cio­na­mien­to po­lí­ti­co- eco­nó­mi­co. “La ma­yo­ría de las ba­ta­llas po­lí­ti­cas las ter­mi­nó ga­nan­do, qui­zá es­ta de UPM pue­da con­ta­bi­li­zar­se co­mo una de sus po­cas per­di­das”, di­jo un eco­no­mis­ta pri­va­do que pre­fi­rió el ano­ni­ma­to pa­ra no “echar más le­ña al fue­go”.

Otros eco­no­mis­tas y co­le­gas con­sul­ta­dos por el El Ob­ser­va­dor abun­da­ron en elo­gios so­bre su desem­pe­ño en la se­de mi­nis­te­rial de la ca­lle Co­lo­nia y Pa­ra­guay du­ran­te los úl­ti­mos tres pe­río­dos de go­bierno. “Del equi­po eco­nó­mi­co era de los más ca­li­fi­ca­dos aca­dé­mi­ca­men­te. Te­nía un per­fil ideal pa­ra su car­go por lo ri­gu­ro­so y se­rio que era en su ta­rea”, aco­tó uno de los con­sul­ta­dos. “De­jás un hue­co gran­de. Es una pér­di­da enor­me”, re­su­mió otro. Pre­ci­sa­men­te, ade­más de ce­rrar la de­fi­ni­ción del acuer­do con UPM, el pró­xi­mo año el go­bierno de­be­rá en­ca­rar la ma­yor ron­da sa­la­rial que se ha­ya ne­go­cia­do has­ta el mo­men­to, ya que prác­ti­ca­men­te to­dos los con­ve­nios de to­dos los gru­pos pri­va­dos caen en el trans­cur­so de 2018.

Uno de los in­for­man­tes in­di­có que si bien “hay nom­bres res­pe­ta­bles y ca­pa­ci­ta­dos” den­tro de la lí­nea as­to­ris­ta pa­ra asu­mir su fun­ción, el mo­men­to ac­tual pa­ra asu­mir ese car­go es de su­ma “com­ple­ji­dad” y “desafíos” por la ten­sio­nes po­lí­ti­cas que ten­drá por de­lan­te. “Te to­ca bai­lar con la más fea”,fea, gra­fi­có. Si bien ofi­cial­men­te­men­te to­da-to­da­vía no se in­for­mó so­bree un re­le­vo ofi­cial, uno de los nom­bresm­bres que so­na­ba es­te jue­ves eraa el de otro de los in­te­gran­tes de la Ase­so­ría Ma­cro­eco­nó­mi­ca, el eco­no­mis­ta y tam­bién fun­cio­na­rioo de ca­rre­ra del BCU, Mar­tín Vall­cor­ba.cor­ba. Una de las fuen­tes in­di­có que si bien era el “can­di­da­to na­tu­ral”,ral”, ese je-je­rar­ca ac­tual­men­te es­tá­tá al fren­te de un bu­que in­sig­nia de­lel go­bierno co­mo la in­clu­sión fi­nan­cie­ran­cie­ra –que es cues­tio­na­da por la opo­si­ción–po­si­ción– y de la ges­tión de re­cur­so­sos pú­bli­cos pa­ra la sa­lud pú­bli­ca.

A la ca­lle con Mu­rro

Si bien la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción inis­tra­ción de Ta­ba­ré Vázquez mar­cór­có un fuer­te con­tras­te con la de Jo­séo­sé Mu­ji­ca, las di­fe­ren­cias en­tre je­rar­cas­rar­cas del ga­bi­ne­te que ca­rac­te­ri­za­ron­ri­za­ron a su an­te­ce­sor no es­tu­vie­ron uvie­ron aje­nas, y al­gu­na se hi­zo­zo pú­bli­ca. Uno de esos epi­so­dio­so­dios fue un du­ro cru­ce que Ma­so­ller tu­vo con el mi­nis­tro stro de Tra­ba­jo, Er­nes­to Mu-Mu­rro, du­ran­te la dis­cu­sión ón de las pau­tas sa­la­ria­le­ses pa­ra la ron­da que abríaa la Ne­go­cia­ción Co­lec­ti-- du­ran­te la se­gun­da era a Vázquez.

Se­gún pu­bli­có el se­ma­na­rio Bús­que­da en ju­nio de 2015, du­ran­te una reunión en el des­pa­cho del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ma­so­ller pi­dió la pa­la­bra y plan­teó una que­ja. Mi­ran­do a Mu­rro y a su de­le­ga­ción, cues­tio­nó que el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo no hu­bie­ra in­vi­ta­do a los re­pre­sen­tan­tes de Eco­no­mía a un Con­se­jo Su­pe­rior de Sa­la­rios –don­de se coor­di­na lo re­la­cio­na­do a las pau­tas sa­la­ria­les de ca­ra a la pró­xi­ma ron­da de ne­go­cia­cio­nes–. Mu­rro se ofen­dió de­bi­do al “tono del re­pro­che” que es­ta­ba usan­do Ma­so­ller, lo que in­ter­pre­tó co­mo una “des­con­fian­za per­so­nal”. Tan­to así que el mi­nis­tro de Tra­ba­jo sen­ten­ció que las di­fe­ren­cias con el director de­be­rían ter­mi­nar de re­sol­ver­se “en la ca­lle”, afue­ra de las pa­re­des del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, con­sig­nó el se­ma­na­rio. El plan­teo del mi­nis­tro Mu­rro hi­zo que As­to­ri, quien no ha­bía po­di­do cal­mar las aguas, de­ci­die­ra de for­ma “in­me­dia­ta” sus­pen­der el en­cuen­tro.

Ma­so­ller tam­bién te­nía sus di­fe­ren­cias con el pro­yec­to de ley que re­mi­tió el go­bierno pa­ra re­pa­rar a los cin­cuen­to­nes afec­ta­dos por el ré­gi­men de tran­si­ción de las AFAP. Esa ini­cia­ti­va fue pro­mo­vi­da por el mi­nis­tro Mu­rro, y ava­la­da por Vázquez.

Ro­ces con la pren­sa

Su re­la­ción con la pren­sa tu­vo al­ti­ba­jos, aun­que du­ran­te la ter­ce­ra ad­mi­nis­tra­ción de go­bierno cla­ra­men­te op­tó por el ba­jo per­fil y prác­ti­ca­men­te no tu­vo apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, sal­vo ex­po­si­cio­nes for­ma­les co­mo el Fo­ro Eco­nó­mi­co de ACDE que rea­li­za el equi­po eco­nó­mi­co so­bre fi­nes de año.

Uno de los he­chos más po­lé­mi­cos que desem­bo­có en un ale­ja­mien­to con los me­dios fue una en­tre­vis­ta que brin­dó a ra­dio Car­ve en 2013, don­de se re­fi­rió a la po­si­bi­li­dad de ele­var la car­ga im­po­si­ti­va pa­ra co­rre­gir la si­tua­ción fis­cal. El Ob­ser­va­dor re­co­gió esas de­cla­ra­cio­nes y ti­tu­ló: “El ajus­te fis­cal vuel­ve a so­nar en el dis­cur­so ofi­cial”. En ese en­ton­ces, Ma­so­ller ha­bló de ha­cer “re­to­ques” im­po­si­ti­vos si el dé­fi­cit fis­cal no se ali­nea­ba a la me­ta de 1,4% del PIB que te­nía el go­bierno. Ese año el ro­jo de las cuen­tas pú­bli­cas es­ta­ba en 2,8%.

El con­cep­to de ajus­te fis­cal pro­vo­có el enojo del je­rar­ca y tam­bién del equi­po eco­nó­mi­co li­de­ra­do por As­to­ri, que se re­sis­te a uti­li­zar ese tér­mino por las con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas que tie­ne. Fue por eso que lue­go del re­vue­lo de sus di­chos sa­lie­ron de­cla­ra­cio­nes su­yas en el por­tal de Pre­si­den­cia don­de ne­gó que el go­bierno pen­sa­ra en to­mar esa ac­ción. “Yo ja­más ha­blé de ‘ajus­te fis­cal’, hay que ser muy cui­da­do­so con el uso de cier­tos tér­mi­nos. El gas­to pú­bli­co ha cre­ci­do un po­co por en­ci­ma de lo pro­yec­ta­do pe­ro eso no im­pli­ca gra­ve­dad de cla­se al­gu­na”, pre­ci­só. De he­cho, esa ex­pre­sión es tan sen­si­ble pa­ra el go­bierno que al ajus­te fis­cal que ri­ge des­de es­te año As­to­ri eli­gió lla­mar­lo “con­so­li­da­ción fis­cal”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.