Gra­fi­tis, ¿ar­te o des­truc­ción?

El Observador - - OPINIÓN -

Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, la pa­la­bra gra­fi­ti sig­ni­fi­ca: Fir­ma, tex­to o com­po­si­ción pic­tó­ri­ca rea­li­za­dos ge­ne­ral­men­te sin au­to­ri­za­ción en lu­ga­res pú­bli­cos, so­bre una pa­red u otra su­per­fi­cie re­sis­ten­te.

Ac­tual­men­te ve­mos con mu­cha fre­cuen­cia que los edi­fi­cios son blan­co de di­bu­jos o es­cri­tu­ras rea­li­za­das por au­to­res anó­ni­mos. Se de­no­mi­nan gra­fi­tis o “ar­te ur­bano”.

Los gra­fi­tis son al­gu­nas ve­ces ejecutados por ar­tis­tas lo­ca­les que desean plas­mar su ar­te y ex­po­ner­lo al pú­bli­co. Sin em­bar­go, lo más fre­cuen­te es en­con­trar ra­yas, di­bu­jos que no tie­nen ex­pli­ca­ción, in­sul­tos o ma­las pa­la­bras que re­fle­jan el es­pí­ri­tu de ira o de des­truc­ción de quien los pro­du­ce.

Es­te es el pai­sa­je ur­bano que nos he­mos acos­tum­bra­do a ver y que se va in­cre­men­tan­do a tra­vés del tiem­po. Es­te ti­po de vio­len­cia ca­lle­je­ra pro­vo­ca la reac­ción del pú­bli­co y so­bre to­do de quie­nes ven es­tro­pea­das las fa­cha­das de sus edi­fi­cios. Es una ima­gen ne­ga­ti­va pa­ra los tu­ris­tas que nos vi­si­tan de otros paí­ses. Con fre­cuen­cia, los gra­fi­tis no son bo­rra­dos por­que la nueva pin­tu­ra sig­ni­fi­ca una in­ver­sión a ve­ces im­por­tan­te y por el sim­ple he­cho de que los gra­fi­te­ros vuel­ven a pin­tar­los nue­va­men­te.

Pa­ra ellos una pa­red o una cor­ti­na me­tá­li­ca re­cién pin­ta­das son co­mo un pa­pel en blan­co ideal pa­ra ex­pre­sar to­da su bru­ta­li­dad y enojo. Sin du­das, es­ta ac­ti­vi­dad es una gra­ve vio­la­ción a la pro­pie­dad pri­va­da. Co­mo di­se­ña­dor grá­fi­co, me sien­to ofen­di­do de vi­vir en una ciu­dad cu­yas pa­re­des es­tán to­tal­men­te des­trui­das por per­so­nas anó­ni­mas cu­yo ob­je­ti­vo es di­fí­cil de in­ter­pre­tar. ¿Qué po­de­mos ha­cer? WI­LLIAN IZ­ZI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.