La tier­na in­fan­cia de Shel­don Cooper

Se es­tre­na la se­rie de­ri­va­da de The Bi­gBang Theory

El Observador - - PORTADA - JOHN KOBLIN

Apri­me­ra vis­ta, Youn­gung Shel­don, la nue­va se­rie e de­ri­va­da de The Big Bang g Theory, de­be­ría ser un éxi­to ase­gu­ra­do. ura­do. La se­rie de co­me­dia na­rra la a his­to­ria de Shel­don Cooper –el po­pu­lar­pu­lar per­so­na­je de Jim Par­sons– cuan­do uan­do era un ni­ño de 9 años que vi­vía vía al es­te de Te­xas en 1989.

Aun­que The Big Bang Theory ya ca­si no ge­ne­ra fra­ses cul­tu­ral­men­te ral­men­te me­mo­ra­bles ni se en­cuen­tra­tra en las lis­tas de las diez me­jo­res se­ries de los crí­ti­cos, si­gue sien­doo co­lo­sal: en su dé­ci­mo año, la tem­po­ra­dam­po­ra­da pa­sa­da, mucho des­pués de que la ma­yo­ría de los pro­gra­mas de te­le­vi­sión ha su­pe­ra­do su me­jor mo­men­to, tu­vo en pro­me­dio 19 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res por epi­so­dio so­dio y ter­mi­nó co­mo la se­rie con me­jo­res ín­di­ces de au­dienn­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Au­na­do a eso es­tá el l he­cho de que el co­crea­dor de Young Shel­don, Chuck Lo­rre, ha te­ni­do éxi­to tras éxi­to, in­clui­das las se­ries The Big Bang Theory y Two and a Half Men. ¿Qué po­dría sa­lir mal? Para Young Shel­don, mucho.

Por pri­me­ra vez, Lo­rre es­tá aban­do­nan­do la fór­mu­la que lo ha he­cho uno de los pro­duc­to­res más exi­to­sos del ne­go­cio. No usa una au­dien­cia den­tro del es­tu­dio. De­pen­de de una so­la cá­ma­ra en ve­zez del for­ma­to mul­ti­cá­ma­ra que e le ha sa­li­do tan bien. Tam­biénn (por pri­me­ra vez) usa­rá un na­rra­dor,rra­dor, cu­ya voz se­rá pro­por­cio­na­daa­da por Par­sons. Y es­tá tra­ba­jan­do o con un ac­tor in­fan­til que tie­ne ell pa­pel pro­ta­gó­ni­co de la se­rie (de nue­vo, por pri­me­ra vez).

Young Shel­don es tan n di­fe­ren­te a The Big Bang Theoryry que a los pro­duc­to­res de la se­riee les ha da­do por com­pa­rar­la más con Los años ma­ra­vi­llo­sos­sos que con el pro­gra­ma del que se de­ri­va. Y con una se­rie que se ve y sue­na tan dis­tin­ta, ta, ¿se­rá que los pro­duc­to­res se es­tán arries­gan­do a ale­jar ar a los mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res res que hi­cie­ron un éxi­to de The Big Bang Theory?

Co­mo di­jo Lo­rre en una en­tre­vis­ta re­cien­te en el set de la se­rie: “Tie­ne que va­ler­seer­se por sí mis­ma. Tie­ne que mo­rir o sobrevivir por sus pro­pios pios mé­ri­tos”.

La se­rie re­gre­sa 28 años atrás, cuan­do Shel­don era un ni­ño bri­llan­te, de ojos des­pier­tos y un po­co irri­tan­te (in­ter­pre­ta­do por Iain Ar­mi­ta­ge de Big Little Lies, de HBO), que vi­vía en las afue­ras de Hous­ton con sus pa­dres, su her­mano ma­yor y su her­ma­na ge­me­la. En el de­but, las fric­cio­nes fa­mi­lia­res son uno de los te­mas, co­mo tam­bién lo son la in­te­li­gen­cia y la in­ge­nui­dad pu­ra de Shel­don. El pro­ta­go­nis­ta entra al ba­chi­lle­ra­to años an­tes de lo pla­nea­do y tie­ne la im­pre­sión erró­nea de que se tra­ta­rá de un pa­raí­so de co­no­ci­mien­tos más avan­za­dos.

Cuan­do Shel­don, con cor­ba­ta de moño, lle­ga a su pri­mer día de cla­ses y ve un mar de ca­mi­se­tas, ta­tua­jes y cor­tes de ca­be­llo punk, lo re­su­me de es­ta ma­ne­ra: “Ay, Dios”.

Sin em­bar­go, lo que le fal­ta a ca­da es­ce­na son las ri­sas de apro­ba­ción de la au­dien­cia den­tro del es­tu­dio. Al prin­ci­pio, Lo­rre no te­nía la in­ten­ción de des­ha­cer­se de la au­dien­cia en el es­tu­dio, pe­ro los pro­duc­to­res con­clu­ye­ron que po­ner a va­rios ni­ños fren­te a una au­dien­cia de cien­tos de per­so­nas se­ría de­ma­sia­da pre­sión para ellos.

La pér­di­da de la au­dien­cia y pa­sar de cua­tro cá­ma­ras a una tam­bién per­mi­tió que la se­rie se dis­tin­guie­ra de la ilu­mi­na­ción bri­llan­te de The Big Bang Theory y en­ca­ja­ra con otras co­me­dias con­tem­po­rá­neas co­mo Veep y Mas­ter of No­ne.

Pe­ro al­gu­nas co­sas – co­mo ter­mi­nar una es­ce­na con un chis­te in­ge­nio­so– no cam­bian. Unos mi­nu­tos des­pués de la en­tre­vis­ta con sus crea­do­res, se reanu­dó la gra­ba­ción del se­ñue­lo de ini­cio del cuar­to epi­so­dio. En él, Shel­don em­pie­za a atra­gan­tar­se con una sal­chi­cha mien­tras sus pa­dres tra­tan tor­pe­men­te de ayu­dar­lo. Hu­bo mu­chos án­gu­los que fil­mar: la her­ma­na de Shel­don que lo ve con al­go de preo­cu­pa­ción; el her­mano de Shel­don, que lo ve to­do im­pá­vi­do mien­tras le qui­ta ja­lea a un cuchillo de una la­mi­da an­tes de po­ner­lo de re­gre­so en el fras­co.

Para cuan­do le sa­can el pe­da­zo de sal­chi­cha, Shel­don, que aca­ba de vi­vir una ex­pe­rien­cia cer­ca­na a la muer­te, di­ce inex­pre­si­vo: “Tie­nen que ti­rar a la ba­su­ra esa ja­lea”.

El chis­te fun­cio­nó bien, pe­ro era el chis­te fi­nal an­tes de un cor­te co­mer­cial. Ne­ce­si­ta­ba más ges­tos. Lo­rre se acer­có a su di­rec­tor y le di­jo que Ar­mi­ta­ge de­bía in­ha­lar hon­do des­pués de de­cir “tie­nen” y “ti­rar a la ba­su­ra”. Des­pués de to­do, Shel­don aca­ba­ba de atra­gan­tar­se y len­ti­fi­car ese diá­lo­go po­dría ha­cer que fun­cio­ne un po­co me­jor.

“In­ha­la dos ve­ces y di­vi­de la ora­ción en tres, ¿no?, pre­gun­tó Lo­rre. “Sí, en tres. Qui­zá se­rá gra­cio­so. Vea­mos”. Des­pués de un par de to­mas, y un co­ro de ri­sas del equi­po, Lo­rre pa­re­cía sa­tis­fe­cho.

Co­mo di­jo Par­sons: “Son muy bue­nos es­cri­bien­do se­gún dis­tin­tos rit­mos y Chuck es un maes­tro a la ho­ra de sa­ber cuán­do ter­mi­nar una es­ce­na en ca­so de que no es­té ter­mi­nan­do bien”.

Aun­que Lo­rre des­de ha­ce tiem­po ha es­ta­do en con­tra de las se­ries de­ri­va­das —“¿Por qué ca­ni­ba­li­zar una se­rie?”, di­jo— se lo re­plan­teó cuan­do le lle­gó un co­rreo elec­tró­ni­co de Par­sons el año pa­sa­do.

El ac­tor, quien aca­ba­ba de co­men­zar una pro­duc­to­ra, es­ta­ba in­tere­sa­do en desa­rro­llar una se­rie ins­pi­ra­da en su so­brino, un ni­ño su­per­do­ta­do. Par­sons es­ta­ba muy cons­cien­te de que su idea era si­mi­lar al per­so­na­je de Shel­don, así que se sin­tió obli­ga­do a pro­po­nér­se­lo a Lo­rre, quien, su­pu­so, ja­más pro­du­ci­ría un pro­yec­to así. Sin em­bar­go, no fue así.

“Sim­ple­men­te creí que pa­re­cía una idea per­fec­ta”, di­jo Lo­rre. “Ya he­mos he­cho gran par­te del tra­ba­jo pe­sa­do. Sa­bía­mos so­bre la fa­mi­lia de Shel­don, sa­bía­mos acer­ca de su her­ma­na ge­me­la, su her­mano ma­yor, su “mee­maw” y la re­la­ción con su ma­dre” (Mee­maw, para quie­nes no si­guen la se­rie, es la abue­la de Shel­don; An­nie Potts la in­ter­pre­ta en Young Shel­don).

Moon­ves acep­tó de in­me­dia­to y se pu­sie­ron a bus­car al jo­ven ac­tor que pu­die­ra in­ter­pre­tar­lo. In­ten­cio­nal­men­te es­cri­bie­ron un mo­nó­lo­go lar­go y di­fí­cil, y en­ton­ces fue cuan­do se to­pa­ron con un vi­deo de Ar­mi­ta­ge.

“Ten­go muy bue­na me­mo­ria, así que me pu­de apren­der la ma­yor par­te fá­cil­men­te”, di­jo Ar­mi­ta­ge, de 9 años. “Bueno, no fá­cil­men­te; no se pue­de me­mo­ri­zar un guion de tres pá­gi­nas fá­cil­men­te. Más bien, lo hi­ci­mos, lo re­pe­ti­mos y vol­vi­mos a re­pe­tir­lo has­ta que pa­re­cie­ra na­tu­ral. Has­ta que, por fin, ¡ba­zin­ga!”, agre­gó, re­fi­rién­do­se a una de las lí­neas características de Shel­don Cooper. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.