CON­SUL­TOR TRI­BU­TA­RIO

En el pre­sen­te ar­tícu­lo se pre­ten­de ofre­cer una mi­ra­da al­ter­na­ti­va res­pec­to de la trans­pa­ren­cia fis­cal y cues­tio­nar el dog­ma ca­si me­siá­ni­co so­bre los be­ne­fi­cios de la mis­ma

El Observador - - PORTADA - POR FA­BIÁN N BIRNBAUM @fa­bo­birn­baum

Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la OCDE y al­gu­nos go­bier­nos han re­pe­ti­do en for­ma in­ce­san­te que la prin­ci­pal ra­zón de la exis­ten­cia de la fal­ta de re­cur­sos se de­be a la opa­ci­dad fis­cal. De tan­ta ve­ces que se re­pi­tió el dis- cur­so , el mis­mo se ha con­ver­ti­do ca­si en una ver­dad ab­so­lu­ta. En ese sen­ti­do, al­gu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos han uti­li­za­do es­te ar­gu­men­to en pos de jus­ti­fi­car sus dé­fi­cits fis­ca­les lue­go de la cri­sis del 2008.

Por su­pues­to, la fal­ta de trans­pa­ren­cia afec­ta la ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos para re­cau­dar im­pues­tos y cum­plir sus fun­cio­nes. Sin em­bar­go, la trans­pa­ren­cia to­tal no es un es­ce­na­rio re­co­men­da­ble y, aún si exis­tie­ra, no re­sol­ve­ría to­dos los pro­ble­mas fis­ca­les tal co­mo se ex­pli­ca a con­ti­nua­ción.

La trans­pa­ren­cia to­tal no es re­co­men­da­ble

El ano­ni­ma­to per se no es da­ñino. De he­cho, el ano­ni­ma­to es una de­ri­va­ción del de­re­cho a la in­ti­mi­dad, es­ta­ble­ci­do en las cons­ti­tu­cio­nes de mu­chos paí­ses. En al­gu­nos ca­sos los go­bier­nos tra­tan de li­mi­tar la pri­va­ci­dad in­di­vi­dual ba­jo la mi­nús­cu­la su­po­si­ción (ten­ga en cuen­ta la iro­nía) que siem­pre ma­ne­jan in­for­ma­ción per­so­nal pri­va­da apro­pia­da­men­te y con pro­pó­si­tos pu­ros. Por es­ta ra­zón es que de­be­ría de ha­ber y efec­ti­va­men­te exis­ten ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les para pre­ser­var los de­re­chos in­di­vi­dua­les fren­te al po­der del Es­ta­do.

No obs­tan­te, con el fin de do­tar a las au­to­ri­da­des fis­ca­les de los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios para re­cau­dar los im­pues­tos para fi­nan­ciar la vi­da en so­cie­dad, de­be bus­car­se un equi­li­brio ade­cua­do en­tre la ne­ce­si­dad de in­for­ma­ción re­que­ri­da por las au­to­ri­da­des fis­ca­les y el de­re­cho a la in­ti­mi­dad de las per­so­nas.

Un mun­do trans­pa­ren­te no sig­ni­fi­ca un mun­do li­bre de pro­ble­mas fis­ca­les

Su­pon­ga­mos por un ins­tan­te que vi­vi­mos en un mun­do com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te. ¿ Es­to re­sol­ve­ría los pro­ble­mas fis­ca­les de hoy? La res­pues­ta es no por in­fi­ni­tas ra­zo­nes, in­clu­yen­do:

• Exis­ten­cia de asi­me­trías en­tre los sis­te­mas tri­bu­ta­rios- De acuer­do con el prin­ci­pio de so­be­ra­nía, se crean sis­te­mas tri­bu­ta­rios para su apli­ca­ción den­tro de las fron­te­ras de un país. Pe­ro en un mun­do glo­ba­li­za­do las transac­cio­nes tie­nen lu­gar sin tener en cuen­ta las fron­te­ras te­rri­to­ria­les. De ahí que las di­fe­ren­cias en­tre los sis­te­mas fis­ca­les ge­ne­ran “hue­cos” que pue­den de­ri­var en re­duc­ción de im­pues­tos para los ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les.

• Los paí­ses com­pi­ten en im­pues­tos para atraer in­ver­sio­nes. La com­pe­ten­cia tri­bu­ta­ria en­tre los paí­ses ha exis­ti­do des­de ha­ce mucho tiem­po y es­to con­lle­va a una ba­ja en la ta­sas de im­pues­tos que a ni­vel de OCDE se conoce co­mo race to the bot­tom (ca­rre­ra al pre­ci­pi­cio)

• La coope­ra­ción glo­bal en ma­te­ria de im­pues­tos es es­ca­sa. Los paí­ses han de­mos­tra­do a lo lar­go de la his­to­ria que siem­pre an­te­po­nen los in­tere­ses na­cio­na­les an­te cual­quier in­te­rés mun­dial.

• No exis­te un ór­gano ju­ris­dic­cio­nal glo­bal. Es­to sig­ni­fi­ca que aun en el ca­so de re­glas uni­for­mes pue­de ha­ber di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes y apli­ca­cio­nes de las nor­mas.

Es me­nes­ter men­cio­nar que al­gu­nos de los pro­ble­mas an­te­rior­men­te men­cio­na­dos son re­co­no­ci­dos ex­plí­ci­ta­men­te por el G20 y la OCDE y por di­cho mo­ti­vo se es­tán im­ple­men­ta­do pro­yec­tos ta­les co­mo el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co y mul­ti­la­te­ral de in­for­ma­ción y BEPS(*). Sin em­bar­go, los pro­ce­sos de es­tu­dio e im­ple­men­ta­ción son lar­gos y fal­ta tiem­po para eva­luar su efi­ca­cia la cual par­te de la doc­tri­na in­ter­na­cio­nal ya ha pues­to en te­la de jui­cio.

Por su par­te, exis­te una tendencia a au­men­tar el gas­to pu­bli­co ya sea por abra­zar­se a la idea del es­ta­do de bie­nes­tar o para cu­brir in­efi­cien­cias gu­ber­na­men­ta­les , im­pli­can­do es­to un au­men­to de la car­ga tri­bu­ta­ria. Es­ta tendencia es in­sos­te­ni­ble en el lar­go pla­zo, lo que con­lle­va a que los es­ta­dos tam­bién de­ban “sin­ce­rar­se” en su rol y fun­cio­nes ya que to­do lo que el Es­ta­do da, pri­me­ro lo qui­ta de al­gún la­do ( im­pues­tos).

Tal vez cuan­do ha­ya ver­da­de­ra trans­pa­ren­cia en cuan­to al nú­cleo de los pro­ble­mas fis­ca­les nos acer­ca­re­mos a una so­lu­ción. Oja­lá ocu­rra…

(*) BEPS ( Ba­se Ero­sion and Pro­fit Shif­ting) re­vi­sión de la nor­ma­ti­va tri­bu­ta­ria in­ter­na­cio­nal en bus­ca de com­ba­tir la eva­sión y ero­sión de la ba­se im­po­ni­ble de la ren­ta em­pre­sa­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.