Ana­lis­tas afir­man que el fra­ca­so del pro­yec­to UPM es una ame­na­za para la iz­quier­da

Ex­per­tos des­ta­can “efec­to de­rra­me” que ten­dría esa obra en la eco­no­mía y ad­vier­ten que la de­mo­ra del pro­yec­to ten­drá im­pac­to elec­to­ral para el Fren­te Am­plio

El Observador - - TEMA DEL DÍA -

Se re­quie­re pa­cien­cia”. Así lo re­su­mió Jaa­ko Sa­ran­to­la, vi­ce­pre­si­den­te de UPM en Uru­guay, cuan­do el 15 de ju­lio de 2016 anun­ció pú­bli­ca­men­te el in­te­rés de la em­pre­sa fin­lan­de­sa de ins­ta­lar una se­gun­da plan­ta de ce­lu­lo­sa en el país.

El anun­cio de una nue­va plan­ta fue vis­to co­mo un sal­va­vi­das arro­ja­do a las aguas de una eco­no­mía que por en­ton­ces es­ta­ba es­tan­ca­da y pre­ci­sa­ba un em­pu­jón que la sa­ca­ra del le­tar­go.

Ca­si 15 me­ses des­pués, los nú­me­ros de la ac­ti­vi­dad lo­cal me­jo­ra­ron y, de acuer­do a las ex­pec­ta­ti­vas de los em­pre­sa­rios y eco­no­mis­tas, es es­pe­ra­ble que se man­ten­ga en una sen­da de cre­ci­mien­to y ace­le­ra­ción.

No obs­tan­te, ana­lis­tas con­sul­ta­dos por El Ob­ser­va­dor re­afir­ma­ron la “im­por­tan­cia” que cons­ti­tu­ye la con­cre­ción de la plan­ta de ce­lu­lo­sa para el go­bierno de Ta­ba­ré Vázquez, tan­to por as­pec­tos eco­nó­mi­cos co­mo elec­to­ra­les.

“Si bien la eco­no­mía es­tá cre­cien­do, lo es­tá ha­cien­do a ta­sas in­com­pa­ra­bles a la dé­ca­da an­te­rior”, se­ña­ló Gabriela Mor­dec­ki, coor­di­na­do­ra del gru­po de aná­li­sis ma­cro­eco­nó­mi­co del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía. Para la aca­dé­mi­ca, una in­ver­sión del por­te de la de UPM sig­ni­fi­ca­ría “un sal­to im­por­tan­tí­si­mo”, ya que “ge­ne­ra de­rra­mes a otros sec­to­res que se co­nec­tan a có­mo nos ven en el mun­do”.

Si bien a cor­to pla­zo los cos­tos pue­den pa­re­cer mucho ma­yo­res a los be­ne­fi­cios, “a ve­ces no se eva­lúa to­da la po­ten­cia­li­dad que es­tos em­pren­di­mien­tos ge­ne­ran”, agre­gó.

Para el economista Mar­cel Vaillant, en tan­to, “es­te ti­po de in­ver­sio­nes si­guen sien­do ne­ce­sa­rias” y, en ese sen­ti­do, “es­tá bien lu­char” para lo­grar atraer­las.

Ade­más del de­rra­me en la eco­no­mía, la lle­ga­da de UPM in­clu­ye otras ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas, co­mo la con­so­li­da­ción de la ima­gen de Uru­guay an­te las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go. Se­gún Vaillant, “una megainversión de es­te ti­po tam­bién for­ti­fi­ca el ries­go país” y eso es “muy cla­ve” para un país con un ni­vel de deu­da co­mo el que tie­ne Uru­guay.

“En to­do el con­tex­to glo­bal es muy di­fí­cil que una ca­li­fi­ca­do­ra le suba el ries­go a un país que es ca­paz de atra­par una megainversión glo­bal de US$ 4.000 mi­llo­nes”, ex­pli­có.

Eso no qui­ta que no ha­ya mu­chas in­cer­ti­dum­bres. “Con­se­guir US$ 1.000 mi­llo­nes de fi­nan­cia­mien­to para esas obras en las que Uru­guay se va a com­pro­me­ter no es fá­cil. Si hay un pro­ble­ma que tie­ne Uru­guay hoy des­de un pun­to de vis­ta es­truc­tu­ral es el ni­vel de dé­fi­cit pú­bli­co y las ex­pec­ta­ti­vas a fu­tu­ro”, agre­gó Vaillant.

Ma­nos va­cías

A ni­vel elec­to­ral, si bien es im­po­si­ble sa­ber su mag­ni­tud, la con­cre­ción o no de la plan­ta de UPM “va a tener un im­pac­to”, apun­tó el doc­tor en cien­cia po­lí­ti­ca Adol­fo Gar­cé.

Se­gún ex­pli­có, la con­cre­ción “se­ría un lo­gro” para el go­bierno e im­pli­ca­ría “no lle­gar a la elec­ción con las ma­nos va­cías”. De mo­do con­tra­rio, si no se con­cre­ta “va a ser un pro­ble­ma” para el Fren­te Am­plio, ase­gu­ró.

Por otra par­te, Gar­cé se re­fi­rió a los re­cla­mos de al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción, que pi­den ser in­clui­dos, o al me­nos in­for­ma­dos de las ne­go­cia­cio­nes. “Para mí hay una re­gla cla­ra en po­lí­ti­ca: cuan­to más in­cluís a la opo­si­ción en tus de­ci­sio­nes es me­jor para ti y peor para la opo­si­ción”, sos­tu­vo el po­li­tó­lo­go.

Se­gún Gar­cé, “a la opo­si­ción no le con­vie­ne de­jar­se in­cluir”, ya que con ello “blin­da po­lí­ti­ca­men­te” al ofi­cia­lis­mo. Un ejem­plo de ello fue­ron los en­cuen­tros su­pra­par­ti­da­rios por la se­gu­ri­dad. “La opo­si­ción ve­nía cri­ti­can­do in­sis­ten­te­men­te. El go­bierno los sen­tó a con­ver­sar y el te­ma des­apa­re­ció”, aña­dió.

Vaillant, en tan­to, opi­nó que el go­bierno de­be­ría abrir el jue­go a otros par­ti­ci­pan­tes, so­bre to­do si las ne­go­cia­cio­nes se pro­lon­gan co­mo es­tá pre­vis­to que su­ce­da. “Si ya lo hu­bie­ra he­cho, hu­bie­ra for­ta­le­ci­do su po­si­ción”, afir­mó el economista. De to­dos mo­dos, ve po­co pro­ba­ble una aper­tu­ra: “No ha exis­ti­do, se­ría ne­ce­sa­rio que ocu­rrie­ra y no ten­go cla­ro, tal co­mo han plan­tea­do los anun­cios, que va­ya a ocu­rrir”, sos­tu­vo. •

“La ca­pa­ci­dad de ha­cer co­sas de Uru­guay ha que­da­do res­trin­gi­da a cap­tar in­ver­sio­nes pri­va­das de mag­ni­tud” Mar­cel Vaillant DOC­TOR EN ECO­NO­MÍA “Con­cre­tar la obra se­ría un lo­gro para el go­bierno por­que im­pli­ca­ría no lle­gar a la elec­ción con las ma­nos va­cías” Adol­fo Gar­cé DOC­TOR EN CIEN­CIAS PO­LÍ­TI­CAS

M. ARRE­GUI

La ne­go­cia­ción en­tre el go­bierno y la em­pre­sa UPM to­da­vía no es­tá ce­rra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.