Re­for­ma de Brasil es an­ti­sin­di­cal y des­re­gu­la­do­ra, di­ce el PIT-CNT

Du­ras crí­ti­cas del Cues­ta Duarte a la nor­ma­ti­va im­pul­sa­da por Te­mer

El Observador - - ECONOMÍA Y FINANZAS -

El Ins­ti­tu­to Cues­ta Duarte del PIT- CNT reali­zó fuer­tes crí­ti­cas a la re­for­ma la­bo­ral bra­si­le­ña. La ca­li­fi­có de an­ti­sin­di­cal, des­re­gu­la­do­ra de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y aña­dió que bus­ca des­ar­ti­cu­lar me­ca­nis­mos de pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res.

El in­for­me fue ela­bo­ra­do por Mario Po­mat­ta y Héc­tor Za­pi­rain del área ju­rí­di­ca del ins­ti­tu­to, y en las con­si­de­ra­cio­nes ge­ne­ra­les in­di­có que la re­for­ma la­bo­ral bra­si­le­ña de­be ser vis­ta co­mo un re­torno a las fór­mu­las fle­xi­bi­li­za­do­ras que se ob­ser­va­ban en las dé­ca­das de los 1980 y 1990 en Amé­ri­ca La­ti­na. Sos­tu­vo que la re­for­ma tie­ne “una con­cep­ción que al mis­mo tiem­po que pro­mue­ve y bus­ca des­ar­ti­cu­lar los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res tien­de a res­trin­gir los ins­tru­men­tos co­lec­ti­vos”.

En ese sen­ti­do, afir­mó que lo apro­ba­do por el par­la­men­to bra­si­le­ño no con­tie­ne “na­da nue­vo” y tra­ta de apli­car otra vez “la vi­sión de que el mer­ca­do to­do lo re­gu­lar y que las re­la­cio­nes in­di­vi­dua­les de tra­ba­jo de­ben re­gir­se por la vo­lun­tad de las par­tes”. El do­cu­men­to con­si­de­ró que las mo­di­fi­ca­cio­nes pre­vis­tas en la re­for­ma se in­ser­tan en una lí­nea “rup­tu­ris­ta con la esen­cia y ra­zón de ser del de­re­cho del tra­ba­jo”.

Prin­ci­pa­les crí­ti­cas

Uno de los prin­ci­pa­les cues­tio­na- mien­tos es que la re­for­ma mar­ca el re­torno a la au­to­no­mía de la vo­lun­tad in­di­vi­dual y co­lo­ca a los acuer­dos de ese ti­po en el mis­mo ni­vel que las con­ven­cio­nes y los con­ve­nios co­lec­ti­vos con res­pec­to a la fi­ja­ción de la du­ra­ción dia­ria de tra­ba­jo, acor­dar un ban­co de ho­ras o pac­tar un ho­ra­rio de tra­ba­jo de do­ce ho­ras se­gui­das.

Otra crí­ti­ca es que per­mi­te que los acuer­dos bi­par­ti­tos (por em­pre­sa) pre­va­lez­can so­bre las con­ven­cio­nes co­lec­ti­vas (acuer­dos de ra­ma). Ese ele­men­to de­ter­mi­na un “des­pla­za­mien­to de la ne­go­cia­ción de ra­ma a la ne­go­cia­ción por em­pre­sa”, ex­pre­só el es­cri­to.

Tam­bién re­cha­zó que la nor­ma­ti­va res­trin­ge la ac­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les.

“Otro as­pec­to cues­tio­na­ble de la re­for­ma, cu­yo ca­riz an­ti­sin­di­cal re­sul­ta evi­den­te y que ten­de­rá a la im­ple­men­ta­ción de los de­no­mi­na­dos acuer­dos plu­ri­sub­je­ti­vos, lo cons­ti­tu­ye la dis­po­si­ción que es­ta­ble­ce que en las em­pre­sas con más de 200 tra­ba­ja­do­res ha­brá una co­mi­sión con la fi­na­li­dad de pro­mo­ver el en­ten­di­mien­to di­rec­to con los em­plea­do­res”, ex­pu­so.

Para el ins­ti­tu­to del PIT- CNT, las fa­cul­ta­des otor­ga­das a esa co­mi­sión ele­gi­da por los em­plea­dos muestran cla­ra­men­te la fi­na­li­dad per­se­gui­da: res­trin­gir la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de los sin­di­ca­tos a ni­vel de las em­pre­sas, prin­ci­pal­men­te en las me­dia­nas y gran­des.

Otra mo­di­fi­ca­ción in­clui­da en la nor­ma­ti­va es la ex­ten­sión de la jor­na­da la­bo­ral, al­go que para el Cues­ta Duarte es “con­gruen­te con la fi­lo­so­fía des­re­gu­la­do­ra que inspira la re­for­ma”.

El in­for­me tam­bién se re­fi­rió al con­tra­to de tra­ba­jo in­ter­mi­ten­te, que tam­bién for­ma par­te de la re­for­ma. In­di­có que ese ré­gi­men de pres­ta­ción pue­de ser de­ter­mi­na­do en ho­ras, días o me­ses.

Agre­gó que los pe­río­dos de inac­ti­vi­dad no se­rán con­si­de­ra­dos co­mo tiem­po a dis­po­si­ción del em­plea­dor, por lo que no se compu­tarán a los efec­tos de la an­ti­güe­dad.

Al res­pec­to, el es­tu­dio se­ña­ló que esa fi­gu­ra con­trac­tual “cla­ra­men­te des­re­gu­la­do­ra po­si­bi­li­ta que un tra­ba­ja­dor es­té vin­cu­la­do por años con un em­plea­dor sin que por ello ge­ne­re de­re­cho a in­dem­ni­za­ción por des­pi­do”.

Al ce­se de ca­da pe­río­do, el tra­ba­ja­dor so­la­men­te ten­drá de­re­cho a la re­mu­ne­ra­ción pen­dien­te, li­cen­cia ge­ne­ra­da, agui­nal­do, des­can­so se­ma­nal re­mu­ne­ra­do y los adi­cio­na­les le­ga­les.

Por tan­to, para el Cues­ta Duarte lo enu­me­ra­do “pre­ca­ri­za las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vi­da del tra­ba­ja­dor y per­mi­te al em­plea­dor con­tar con una mano de obra de re­ser­va que le po­si­bi­li­ta re­gu­lar sus ne­ce­si­da­des de mano de obra sin que ello le im­pli­que ma­yo­res cos­tos”. •

D. BATTISTE

En Uru­guay las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les re­cla­man cam­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.