Evo el sor­pren­den­te

El Observador - - OPINIÓN - POR DA­NI­LO ARBILLA

De vez en cuan­do Evo Mo­ra­les nos sorprende con sus jui­cios y ocu­rren­cias. Re­cor­de­mos, no­más a prue­ba de ejem­plo, sus opi­nio­nes so­bre los efec­tos de la Co­ca Co­la o el po­llo so­bre la vi­ri­li­dad y la caí­da del ca­be­llo.

Aho­ra el pre­si­den­te de Bo­li­via, que se apron­ta para un cuar­to pe­río­do a des­pe­cho de la opi­nión de sus com­pa­trio­tas, aca­ba de afir­mar que “para él, la lla­ma­da in­de­pen­den­cia de po­de­res es una doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na, que es­tá al ser­vi­cio del im­pe­rio”, di­cho es­to a des­pe­cho de los de­re­chos de au­tor del ba­rón de Mon­tes­quieu e im­pli­can­do a es­te, a la vez, en al­gún ti­po de esos com­plots que ca­da tan­to des­ta­pa el cha­vis­mo bo­li­va­riano.

De­ci­di­da­men­te la idea de “in­de­pen­den­cia” de Evo va por otro la­do y, en fun­ción de ella, bus­ca el ata­jo para po­der ser nue­va­men­te can­di­da­to a la pre­si­den­cia en el 2019, no obs­tan­te es­tar prohi­bi­do por el ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción de Bo­li­via –he­cha por él y sus co­la­bo­ra­do­res– y la de­ci­sión del pue­blo bo­li­viano que ha­ce un año y me­dio re­cha­zó en ple­bis­ci­to mo­di­fi­car las nor­mas para una nue­va re­elec­ción.

Evo ex­pli­ca su as­pi­ra­ción con­ti­nuis­ta di­cien­do que es una de­ci­sión de su par­ti­do, que quie­re que si­ga: “La vi­da de Evo ya no es de Evo, sino que es del pue­blo y ha­ré lo que di­ga el pue­blo”, ex­pre­sa humildemente.

Su te­sis, em­pe­ro, no pa­re­ce muy vá­li­da por cuan­to el pue­blo ya le di­jo que no ex­pre­sa­men­te. Sin em­bar­go, él y su gen­te in­sis­ten y afir­man que hay cua­tro ca­mi­nos por los que se pue­de con­se­guir su con­ti­nui­dad: la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na –so­bre la que ya tie­ne una ma­la ex­pe­rien­cia–; por de­ci­sión de la Asam­blea Ge­ne­ral; re­nun­cian­do (¿?) un po­co an­tes de fi­na­li­zar su ac­tual man­da­to, o re­cu­rrien­do al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via para que “in­ter­pre­te” el al­can­ce de los de­re­chos po­lí­ti­cos pre­vis­tos en la car­ta mag­na.

Apues­to por es­ta úl­ti­ma vía, so­bre to­do to­man­do en cuen­ta lo bien que in­ter­pre­ta el tri­bu­nal los de­seos de Evo y lo mal que le va a sus ma­gis­tra­dos cuan­do se sa­len de lí­nea.

Tal es el ca­so del ex­ma­gis­tra­do Gual­ber­to Cu­si Ma­ma­ni, el más vo­ta­do en las elecciones ju­di­cia­les del 2011 y quien ad­qui­rió no­to­rie­dad por có­mo lle­ga­ba a sus dic­tá­me­nes: de­ja­ba caer ho­jas de co­ca so­bre una man­ta y, se­gún de la ma­ne­ra en que que­da­ban, fa­lla­ba en un sen­ti­do u en otro. Cu­si tu­vo, en su mo­men­to, el res­pal­do to­tal de Evo, quien ad­vir­tió, co­mo aho­ra con la in­de­pen­den­cia de po­de­res, que él no re­nie­ga de la jus­ti­cia au­tóc­to­na. Fue más le­jos aún, sos­tu­vo que ha­bría que “ex­por­tar­la” e in­di­có que no veía por qué siem­pre hay que es­tar so­lo so­me­ti­dos a có­di­gos romanos, fran­ce­ses o nor­te­ame­ri­ca­nos.

Pe­ro pe­se a es­te apoyo, al juez Gual­ber­to Cu­si no le fue bien. Se ve que las ho­jas de co­ca le can­ta­ron mal: sos­tu­vo en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal la te­sis de que la re­elec­ción pre­si­den­cial era in­cons­ti­tu­cio­nal. Le in­ter­vi­nie­ron sus te­lé­fo­nos, lo sus­pen­die­ron y ade­más des­de el go­bierno re­ve­la­ron que era por­ta­dor de VIH.

Es­to fue le­tal para Cu­si, quien plan­teó su ca­so en la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la OEA. Se­gún di­jo en su mo­men­to, “ahí se me aca­bó el mun­do”. “A las se­ma­nas que re­ve­la­ron mi en­fer­me­dad –con­tó el ex­ma­gis­tra­do–, vi que es­ta­ba muerto en vi­da”. “Es­ta­ba muerto para la opi­nión pú­bli­ca… me die­ron la muer­te ci­vil”. “No pu­die­ron de­mos­trar que co­me­ti­mos de­li­tos, en­ton­ces di­vul­ga­ron mi si­tua­ción en una so­cie­dad con mu­chos com­ple­jos y ta­búes, hu­bo cen­su­ra y gran re­cha­zo”, re­la­tó Cu­si.

Co­mo ve­mos, ade­más de las men­ta­das cua­tro vías, Evo y su gen­te es­tán re­suel­tos a re­co­rrer el ca­mino que sea para se­guir en el po­der.

De­ci­di­da­men­te en es­te te­ma la con­duc­ta de Evo ya no sorprende a na­die.

AFP - J. SAMAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.