A la es­pe­ra de la Unión Eu­ro­pea

El Observador - - OPINIÓN - Por IG­NA­CIO BARTESAGHI

Des­de la lla­ma­da Gran Re­ce­sión ini­cia­da en Es­ta­dos Uni­dos en 2008, Eu­ro­pa ha atra­ve­sa­do una se­rie de cri­sis. Pri­me­ro fue­ron eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras, pe­ro lue­go se trans­for­ma­ron en po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, pa­no­ra­ma que es com­ple­ta­do con la emer­gen­cia mi­gra­to­ria y los ac­tos te­rro­ris­tas. Con la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, se termina de con­so­li­dar un es­ce­na­rio que arras­tró al blo­que a un pe­río­do de incertidumbre.

Por ser el ór­gano su­pra­na­cio­nal de la Unión, la Co­mi­sión Eu­ro­pea tie­ne a su car­go la de­fi­ni­ción de los li­nea­mien­tos es­tra­té­gi­cos del pro­ce­so de in­te­gra­ción, los que lo­gra plas­mar a tra­vés de do­cu­men­tos que son re­gu­lar­men­te pre­sen­ta­dos al Con­se­jo y el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Re­cien­te­men­te, la Co­mi­sión pre­sen­tó el Li­bro Blan­co so­bre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, don­de se plan­tean re­fle­xio­nes y fu­tu­ros es­ce­na­rios de la Eu­ro­pa de los vein­ti­sie­te para el año 2025. Es un do­cu­men­to con características úni­cas, por tra­tar­se del pri­me­ro que ex­clu­ye a Reino Uni­do.

El Li­bro Blan­co iden­ti­fi­ca los factores que im­pul­sa­rán el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, para pos­te­rior­men­te pre­sen­tar di­fe­ren­tes es­ce­na­rios. En­tre las fortalezas de la Unión, se des­ta­ca que se es­tá fren­te al mer­ca­do úni­co más gran­de a ni­vel glo­bal y que cuen­ta con la se­gun­da mo­ne­da más uti­li­za­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Por otro la­do, se des­ta­ca el pe­so de su di­plo­ma­cia en la agen­da mun­dial y el he­cho de ser el pri­mer do­nan­te de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

En­tre las de­bi­li­da­des, el es­tu­dio re­co­no­ce los desafíos sur­gi­dos a par­tir del en­ve­je­ci­mien­to de su po­bla­ción, la pér­di­da en la im­por­tan­cia del PIB mun­dial, la com­pe­ten­cia de otras mo­ne­das y su de­bi­li­dad re­la­ti­va en las fuer­zas mi­li­ta­res. Res­pec­to a es­te pun­to, el do­cu­men­to re­co­no­ce que el po­der blan­do ya no es su­fi­cien­te cuan­do la fuer­za pue­de pre­va­le­cer so­bre la ley. En de­fi­ni­ti­va, el blo­que pa­re­ce asu­mir los im­pac­tos del con­flic­to con Ru­sia por la ane­xión de la pe­nín­su­la de Cri­mea, lo que con­fi­gu­ró una fla­gran­te vio­la­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, así co­mo la te­nue par­ti­ci­pa­ción que Eu­ro­pa es­tá mos­tran­do en los cre­cien­tes con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les.

Del do­cu­men­to se des­pren­de que una de las ma­yo­res preocupaciones de la Unión tie­ne que ver con el au­men­to de las ame­na­zas de se­gu­ri­dad y el con­trol de las fron­te­ras, lo que po­dría ex­pli­car­se por los re­cien­tes ataques te­rro­ris­tas en di­fe­ren­tes ciu­da­des del vie­jo con­ti­nen­te y por la cri­sis mi­gra­to­ria que de­ri­vó en un re­vés his­tó­ri­co de uno de los pi­la­res del pro­ce­so de in­te­gra­ción, la sus­pen­sión del Es­pa­cio Schen­gen (per­mi­tía la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas sin con­tro­les fron­te­ri­zos). Es­te nue­vo es­ce­na­rio pu­so en ja­que la con­fian­za y le­gi­ti­mi­dad del pro­ce­so de in­te­gra­ción más pro­fun­do y re­co­no­ci­do a ni­vel glo­bal.

De to­das for­mas, la gran ma­yo­ría de los eu­ro­peos si­gue va­lo­ran­do po­si­ti­va­men­te a la Unión Eu­ro­pea co­mo zo­na de es­ta­bi­li­dad, res­pal­da las cua­tro li­ber­ta­des (bie­nes, ser­vi­cios, ca­pi­ta­les y per­so­nas) y tam­bién el eu­ro. En con­tra­par­ti­da, las en­cues­tas tam­bién in­di­can un pro­gre­si­vo ma­les­tar y cre­ci­mien­to de los mo­vi­mien­tos an­ti­eu­ro­peís­tas, lo que se con­fir­ma no so­lo con el bre­xit sino tam­bién con la im­por­tan­cia ad­qui­ri­da por los can­di­da­tos que to­ma­ron co­mo em­ble­ma la sa­li­da del blo­que.

El Li­bro Blan­co plan­tea di­fe­ren­tes es­ce­na­rios con va­ria­dos ni­ve­les de fle­xi­bi­li­za­ción, pe­ro en nin­gún ca­so se per­si­gue una re­for­mu­la­ción pro­fun­da. Lo tra­za­do bus­có una ade­cua­da di­men­sión de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro sin lle­gar a plan­tear una vi­sión des­truc­ti­va de 60 años de lo­gros con­si­de­ra­dos fun­da­men­ta­les para pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad mun­dial.

En tér­mi­nos con­cre­tos el do­cu­men­to plan­tea ajus­tes y di­fe­ren­tes es­tra­te­gias de có­mo se­guir ade­lan­te con el pro­ce­so de in­te­gra­ción tras el re­cla­mo de una por­ción ca­da vez ma­yor de ciu­da­da­nos eu­ro­peos. Las áreas consideradas es­tra­té­gi­cas y para las cua­les se for­mu­la­ron di­fe­ren­tes ac­cio­nes tie­nen que ver con el mer­ca­do co­mún, la unión mo­ne­ta­ria y eco­nó­mi­ca, el Es­pa­cio Schen­gen, la migración, se­gu­ri­dad, la po­lí­ti­ca ex­te­rior y de­fen­sa.

Si bien pa­re­ce ló­gi­co que el Li­bro Blan­co es­ta­blez­ca una es­tra­te­gia va­lo­ran­do ade­cua­da­men­te los lo­gros al­can­za­dos por la Unión des­de su cons­ti­tu­ción, la lec­tu­ra del do­cu­men­to pros­pec­ti­vo po­dría in­di­car que la Co­mi­sión Eu­ro­pea no ha im­pul­sa­do un de­ba­te de la pro­fun­di­dad que se jus­ti­fi­ca­ría por la si­tua­ción ge­ne­ra­da a par­tir del au­men­to de las co­rrien­tes mi­gra­to­rias, los aten­ta- dos te­rro­ris­tas y el bre­xit. Tam­po­co pa­re­ce ca­li­brar ade­cua­da­men­te el de­bi­li­ta­mien­to ex­terno su­fri­do por el con­flic­to con Ru­sia por la ane­xión de la pe­nín­su­la de Cri­mea, las ten­sio­nes con Tur­quía y la po­ca in­ci­den­cia di­plo­má­ti­ca mos­tra­da en otros con­flic­tos en cur­so co­mo los de Me­dio Orien­te y Asia Pacífico.

Aten­dien­do a las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te fran­cés y más re­cien­te­men­te de la can­ci­ller ale­ma­na, se ob­ser­va que las dos po­ten­cias coin­ci­den en im­pul­sar una vi­sión un po­co más re­for­mis­ta que la pre­sen­ta­da en el Li­bro Blan­co, lo que de­pen­de­rá de có­mo evo­lu­cio­nen los asun­tos in­ter­nos en los res­pec­ti­vos paí­ses y del re­sul­ta­do fi­nal de las ne­go­cia­cio­nes con Reino Uni­do. Más allá de di­cho desen­la­ce, de­bi­do a la mo­da­li­dad en que se es­tán ges­tio­nan­do las ten­sio­nes in­ter­na­cio­na­les en la ac­tua­li­dad, gran par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se en­cuen­tra a la es­pe­ra de una Unión Eu­ro­pea for­ta­le­ci­da y más ac­ti­va en po­lí­ti­ca ex­te­rior. •

Di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les e In­te­gra­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Uru­guay. Doc­tor en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les e In­te­gran­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res. Twit­ter: @i_­bar­te­sag­hi

J. SKARZYNSKI - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.