Ja­mes Franco va “has­ta el fon­do” con The Di­sas­ter Ar­tist

CI­NE. El ac­tor es­ta­dou­ni­den­se ha­bló so­bre su pró­xi­mo fil­me

El Observador - - TENDENCIAS - ESPECTÁCULOS -

Ja­mes Franco pre­sen­tó es­te jueves en el Fes­ti­val de San Sebastián The Di­sas­ter Ar­tist, una pe­lí­cu­la que di­ri­ge y pro­ta­go­ni­za y con la que ho­me­na­jea a la mí­ti­ca The Room, co­no­ci­da co­mo “la me­jor peor pe­lí­cu­la del mun­do”.

“Si so­lo ha­cés una imi­ta­ción se­ría muy su­per­fi­cial, y una de las co­sas más im­por­tan­tes que he­mos in­ten­ta­do es ir has­ta el fon­do, es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te ha­cer­lo bien con un per­so­na­je co­mo es­te”, se­ña­ló an­tes de la pre­sen­ta­ción de un fil­me con el que com­pi­te por la Con­cha de Oro de San Sebastián.

Franco se trans­for­ma má­gi­ca­men­te en el ex­tra­va­gan­te Tommy Wi­sau, crea­dor de The Room ( 2003), un hombre ca­si des­co­no­ci­do del que so­lo ha per­du­ra­do su ima­gen im­po­si­ble (has­ta que él la pu­so de mo­da) y su pa­sión por el ci­ne. Mi­llo­na­rio sin sa­ber de dón­de, “ame­ri­cano” de nin­gún lu­gar – su acen­to so­na­ba al es­te de Eu­ro­pa, pe­ro ja- más de­ve­ló su lu­gar de ori­gen–, Wi­sau fue un desafío para Franco.

“He in­ter­pre­ta­do mu­chos per­so­na­jes ba­sa­dos en per­so­nas reales, pe­ro cuan­do in­ter­pre­tás a un per­so­na­je real que en­ci­ma es un ac­tor, tan­to su for­ma de com­por­tar­se co­mo su fí­si­co se con­vier­ten en al­go muy im­por­tan­te por­que la gen­te se fi­ja mucho en eso, va a ver có­mo ha­bla y qué pin­ta tie­ne, y va a com­pa­rar”, ex­pli­có el ac­tor.

Y aña­dió que “hay que en­ten­der al per­so­na­je por fue­ra, pe­ro tam­bién por den­tro”.

Inol­vi­da­ble su­per­vi­vien­te en 127 ho­ras (2010), de Danny Boy­le, con la que con­si­guió su pri­me­ra y úni­ca no­mi­na­ción al Oscar, Ja­mes Franco, co­mo mu­chos otros ci­né­fi­los, no ha­bía oí­do ha­blar de The Room. “La pe­lí­cu­la lle­va en los ci­nes 14 años, pe­ro yo no sa­bía na­da de ella, ha­bía un car­tel pu­bli­ci­ta­rio muy di­ver­ti­do en la ca­lle, pe­ro no se en­ten­día, era un nú­me­ro de te­lé­fono y la cara de Tommy”, ex­pre­só. Afor­tu­na­da­men­te, di­jo, “el otro ac­tor – Greg Ste­ro, al que in­ter­pre­ta en la cin­ta su her­mano Da­ve Franco– es­cri­bió un li­bro, The Di­sas­ter Ar­tist y en cuan­to lo leí su­pe que ahí ha­bía una gran pe­lí­cu­la”. Wi­sau, con­si­de­ra el ac­tor, “era un auténtico ci­neas­ta con as­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas pe­ro era un out­si­der, es­ta­ba al mar­gen de Holly­wood”.

“Era un ar­tis­ta de una pa­sión sin do­ble­ces. Tommy di­ri­gió The Room con la in­ten­ción de que fue­ra un dra­ma y la gen­te se par­tió de ri­sa al ver­la”. El li­bro, aña­dió, con­te­nía tam­bién “la his­to­ria de las en­tra­ñas de la in­dus­tria na­rra­da a tra­vés de unas per­so­nas que es­ta­ban al mar­gen, co­mo ocu- rría en Ed Wood, pe­lí­cu­la que me gus­ta mucho”.

Ja­mes Franco hi­zo, co­mo ac­tor, más de un cen­te­nar de películas, pe­ro tam­bién, co­mo rea­li­za­dor, más de una vein­te­na.

Des­pro­vis­to ya de los len­tes de con­tac­to azu­les, la me­le­na ne­gra y los pan­ta­lo­nes lle­nos de ca­de­nas – el look del auténtico Tommy Wi­sau–, Ja­mes Franco res­pon­de sen­ta­do jun­to a su her­mano Da­ve, que no pue­de con­te­ner la ri­sa al sa­ber que en Twit­ter des­ta­can el car­tel de la pe­lí­cu­la por su pa­re­ci­do fí­si­co con Cris­tiano Ro­nal­do.

Los ar­tis­tas se con­vier­ten en dos ni­ños para ex­pli­car lo bien que lo pa­sa­ron ha­cien­do la pe­lí­cu­la; Da­ve co­men­ta que es­te ro­da­je fue in­creí­ble. “Y en­ci­ma es­ta­ba con mi her­mano y con mi mu­jer”, Ali­son Brie, “Am­ber”, la ami­ga que se in­ter­po­ne en­tre los pro­ta­go­nis­tas.

“Ro­dear­te de la gen­te de la que te fiás te sube la se­gu­ri­dad, te ex­po­nés más y te vol­vés ca­paz de correr ries­gos y ha­cer co­sas que no ha­rías en otro en­torno”, ase­gu­ró. ( EFE) •

J. HERRERO - EFE

Ja­mes y Da­ve Franco en San Sebastián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.