El te­rre­mo­to re­ve­la ne­gli­gen­cia y corrupción en per­mi­sos edi­li­cios

La ca­tás­tro­fe de­jó al des­cu­bier­to de­fi­cien­tes con­tro­les en la cons­truc­ción de in­mue­bles

El Observador - - INTERNACIONAL -

Cuan­do to­da­vía per­sis­ten las imá­ge­nes de de­so­la­ción y des­truc­ción lue­go del te­rre­mo­to que aso­ló Mé­xi­co el pa­sa­do 19 de se­tiem­bre, co­mien­zan a ad­ver­tir­se otras fi­su­ras en un país acos­tum­bra­do a las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les: la ne­gli­gen­cia de al­gu­nas au­to­ri­da­des, la corrupción al ace­cho y la des­con­fian­za cua­si vi­ta­li­cia de los ciu­da­da­nos en los go­ber­nan­tes.

Por ejem­plo, el te­rre­mo­to, en el que mu­rie­ron 338 per­so­nas, de­jó al des­cu­bier­to la si­tua­ción del de­rrum­be de una es­cue­la –en la que per­die­ron la vi­da 19 ni­ños y 7 adul­tos– mien­tras las au­to­ri­da­des elu­den su res­pon­sa­bi­li­dad res­pec­to a las nor­mas de se­gu­ri­dad en esa edi­fi­ca­ción.

Se­gún la al­cal­de­sa de Tlal­pan, don­de es­tá ubi­ca­da la es­cue­la, es­ta fue de­cla­ra­da “es­truc­tu­ral­men­te se­gu­ra” en 2014, con una cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial vi­gen­te has­ta 2019, pe­ro acla­ró que la cer­ti­fi­ca­ción fue con­ce­di­da por la al­cal­día de la ca­pi­tal, que a su vez re­cha­za cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad.

Unas 1.800 vi­vien­das del dis­tri­to fe­de­ral su­frie­ron im­por­tan­tes daños, en tan­to al­gu­nos me­dios in­for­ma­ron que la go­ber­na­ción de Mo­re­los ha­bría des­via­do ayu­da des­ti­na­da a los dam­ni­fi­ca­dos.

En lo que ata­ñe a los pro­ble­mas de cons­truc­ción, dis­tin­tas fuen­tes in­di­ca­ron que al me­nos sie­te edi­fi­cios de apar­ta­men­tos, al­gu­nos en­tre­ga­dos es­te año, se de­rru­ye­ron o que­da­ron in­ha­bi­ta­bles.

Su­per­vi­sión de­fi­cien­te

Esa si­tua­ción de­jó al des­nu­do vio­la­cio­nes a las nor­mas de cons­truc­ción de la ciu­dad y la am­bi­ción de em­pre­sas cons­truc­to­ras, al­go es­pe­cial­men­te gra­ve en un país que tras el te­rre­mo­to de 1985, que de­jó cer­ca de 10 mil muer­tos, es­ta­ble­ció es­tric­tos con­tro­les de ca­li­dad en las edi­fi­ca­cio­nes.

El di­rec­tor an­ti­co­rrup­ción del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano para la Com­pe­ti­ti­vi­dad, Max Kai­ser, ad­vir­tió que mi­les de fa­mi­lias que­da­rán en la ca­lle por­que no exis­tió una su­per­vi­sión ade­cua­da al mo­men­to de cons­truir “o al­guien se pu­so de acuer­do por ga­nan­cias pri­va­das para no ha­cer­lo”.

Por su par­te, la ex­per­ta en gas­to y ren­di­ción de cuen­tas de la or­ga­ni­za­ción Mé­xi­co Eva­lúa, Mariana Campos, la corrupción al mo­men­to de cons­truir es un ele­men­to a to­mar en cuen­ta para ex­pli­car có­mo edi­fi­cios que pa­re­cían ser re­sis­ten­tes y a prue­ba de sis­mos se des­mo­ro­na­ron con una lla­ma­ti­va fa­ci­li­dad.

La es­pe­cia­lis­ta men­cio­nó el ca­so de un edi­fi­cio que co­lap­só en el cén­tri­co sec­tor Ro­ma, uno de los in­mue­bles que más víctimas re­gis­tró en la ca­pi­tal me­xi­ca­na.

“No (pa­re­cía) un edi­fi­cio que ma­ña­na se va a caer. Se veía bo­ni­to, man­te­ni­do. Y es que (la de­fi­cien­cia) no es vi­sual y eso fa­ci­li­ta la corrupción”, se­ña­ló Campos.

Con­tro­les ne­ce­sa­rios

Pe­ro aho­ra, exis­te una preo­cu­pa­ción adi­cio­nal, y es que exis­ta un ade­cua­do con­trol de los re­cur­sos asig­na­dos a la re­cons­truc­ción.

Para Kai­ser, esa ta­rea im­pli­ca, da­da la can­ti­dad de di­ne­ro que es­ta­rá en jue­go, “gi­gan­tes­cos re­tos de ries­gos de corrupción que se pue­den dar en el ca­mino”.

Se­gún da­tos apor­ta­dos es­ta se­ma­na por el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, la re­cons­truc­ción de las zo­nas de­vas­ta­das por el úl­ti­mo te­rre­mo­to y el del 7 de se­tiem­bre –que ha­bía afec­ta­do a Chiapas y Oa­xa­ca– in­su­mi­rá una in­ver­sión de unos US$$ 2.030 mi­llo­nes.

De ese to­tal, U$S 760 mi­llo­nes se des­ti­na­rán a la re­cons­truc­ción de es­cue­las en los es­ta­dos afec­ta­dos, en­tre ellos la ca­pi­tal, y otros US$ 445 mi­llo­nes a la re­cu­pe­ra­ción de más de 1.500 edi­fi­cios.

An­te la mag­ni­tud de los re­cur­sos que es­ta­rán dis­po­ni­bles, los ex­per­tos des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de tener ope­ra­ti­vo un sis­te­ma que per­mi­ta una ati­na­da fis­ca­li­za­ción, así co­mo una po­lí­ti­ca trans­pa­ren­te para to­mar de­ci­sio­nes y la asig­na­ción de la ayu­da fi­nan­cie­ra re­ci­bi­da.

En esa di­rec­ción, un son­deo re­ve­ló que bue­na par­te de los me­xi­ca­nos no es­tán de acuer­do en que el go­bierno ad­mi­nis­tre los fon­dos asig­na­dos a las ta­reas de re­cons­truc­ción co­mo con­se­cuen­cia de los daños cau­sa­dos por el sis­mo (ver Apun­te).

El es­tu­dio de­jó en evi­den­cia que 7 de ca­da 10 me­xi­ca­nos va­lo­ra­ron de me­jor ma­ne­ra el es­fuer­zo y la ayu­da de la so­cie­dad ci­vil a los dam­ni­fi­ca­dos que la que ofre­cie­ron or­ga­nis­mos es­ta­ta­les.

Es­ta nue­va ca­tás­tro­fe de­jó al­gu­nas lec­cio­nes po­si­ti­vas, se­gún ase­gu­ró a su vez Kai­ser. En su opi­nión, la de­vas­ta­ción pro­vo­ca­da por el te­rre­mo­to de­mos­tró que el Es­ta­do dis­po­ne de al­gu­nos or­ga­nis­mos tan só­li­dos y creí­bles, co­mo las Fuer­zas Ar­ma­das, la po­li­cía y Pro­tec­ción Ci­vil. “Las ins­ti­tu­cio­nes no son desecha­bles, pe­ro sí un po­lí­ti­co inú­til, o uno que no sir­ve para na­da", con­si­de­ró el fun­cio­na­rio. (Con ba­se en agen­cias) •

P. PARDO - AFP

Aun­que al­gu­nos ni­ños to­da­vía no pue­den re­gre­sar a la es­cue­la, igual apren­den y se di­vier­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.