De­nun­cian a gre­mio de Tien­da In­gle­sa por uso de fon­do sin­di­cal

Fun­cio­na­rios de la ca­de­na acu­san a di­ri­gen­tes por uso indebido de fon­dos de la cuo­ta sin­di­cal

El Observador - - PORTADA -

Des­de hace me­ses la cú­pu­la del sin­di­ca­to de Tien­da In­gle­sa es cues­tio­na­da por mu­chos tra­ba­ja­do­res del su­per­mer­ca­do. Los in­con­ve­nien­tes más evi­den­tes co­men­za­ron cuan­do la nue­va di­rec­ción de la em­pre­sa anun­ció su in­ten­ción de lle­var a ca­bo un re­cor­te en los be­ne­fi­cios que per­ci­bían los em­plea­dos. Allí co­men­zó una ne­go­cia­ción en­tre las par­tes que ter­mi­nó con una fuer­te dispu­ta in­ter­na en­tre los pro­pios tra­ba­ja­do­res.

El vier­nes 6 de es­te mes, un gru­po de de­le­ga­dos enfrentados con la con­duc­ción del gre­mio pre­sen­tó una de­man­da pe­nal con­tra la cú­pu­la del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de Tien­da In­gle­sa (Sit­ti) pa­ra que ex­pli­que el des­tino de al­gu­nos de los fon­dos re­cau­da­dos, pro­ve­nien­tes de la cuo­ta men­sual de los afi­lia­dos.

El sus­ten­to de la de­man­da es la gra­ba­ción de una reu­nión de in­te­gran­tes de la lis­ta 2013 (que tie­ne la ma­yo­ría de los car­gos del Sit­ti). El au­dio –al que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor– rá­pi­da­men­te co­men­zó a cir­cu­lar en­tre tra­ba­ja­do­res, que re­do­bla­ron sus crí­ti­cas ha­cia la con­duc­ción del gre­mio. En la reu­nión que fue gra­ba­da uno de los par­ti­ci­pan­tes re­co­no­ce ha­ber­se equi­vo­ca­do al en­tre­gar prés­ta­mos a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de lis­ta. “Hay co­sas (en las) que no­so­tros te­ne­mos que ser más pro­li­jos. No­so­tros, so­bre to­do, y pa­ra tra­tar de que de afue­ra no nos pe­guen”, di­ce en el au­dio.

“(Se re­fe­ría) es­pe­cí­fi­ca­men­te de lo que pa­só con el prés­ta­mo que les hi­ce a us­te­des por los te­lé­fo­nos; des­pués que lo hi­ce, yo me equi­vo­qué al ha­cer­lo”, acla­ró. Y lue­go aler­tó: “Quie­ro que los com­pa­ñe­ros lo en­tien­dan. Si hoy tu­vie­ra una ins­pec­ción de fis­ca­les (del sin­di­ca­to) hay dos sa­li­das de ca­ja que no pue­do jus­ti­fi­car. Son diez lu­cas ($ 10 mil). Y nos van a pe­gar a to­dos, no me van a pe­gar a mí so­lo. A mí me van a sa­car del or­to y es­tá bien”.

En otra par­te de la con­ver­sa­ción el mis­mo sin­di­ca­lis­ta se­ña­la: “Me­nos mal que no es­tá ins­ta­la­da la co­mi­sión fis­cal por­que pri­me­ro me sa­ca del car­go, con ra­zón, y se­gun­do me­te­mos a la lis­ta en un pro­ble­ma”. Des­pués otro de los par­ti­ci­pan­tes le di­ce a quien otor­gó el prés­ta­mo que “nun­ca” se bus­có “en la lis­ta un cul­pa­ble de al­go”.

“Erro­res siem­pre va­mos a te­ner (...) hoy o ma­ña­na te cae a vos un fis­cal que te pide los pa­pe­les, yo con­si­go los cua­tro pa­los y te los doy”, di­jo.

Avan­za­da la con­ver­sa­ción el pri­mer di­ri­gen­te (quien se res­pon­sa­bi­li­za por ha­ber pres­ta­do la plata pa­ra te­lé­fo­nos) ex­pre­sa: “A ve­ces en la vo­rá­gi­ne de las co­sas uno no se da cuen­ta de es­to, que pa­re­cen pe­que­ñe­ces, pe­ro cuan­do te pa­rás en un plano ob­je­ti­vo o al­guien te di­ce, vos re­fle­xio­nás y de­cís: pu­ta ma­dre, la ca­gué”.

Con la gra­ba­ción, tra­ba­ja­do­res de Tien­da In­gle­sa – que con­for­ma­ron un gru­po de de­le­ga­dos del sin­di­ca­to, en opo­si­ción a la con­duc­ción– re­cu­rrie­ron a la Jus­ti­cia. El vier­nes 6 de es­te mes pre­sen- ta­ron una ac­ción an­te el Juz­ga­do Le­tra­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia en lo Pe­nal de 6° Turno con­tra to­dos los par­ti­ci­pan­tes de la reu­nión –a los que afir­man te­ner iden­ti­fi­ca­dos–, por sos­pe­chas so­bre el mal uso de los fon­dos que rea­li­za la cú­pu­la del sin­di­ca­to. Ca­da afi­lia­do apor­ta co­mo cuo­ta sin­di­cal el 1% de su sa­la­rio. Las re­mu­ne­ra­cio­nes en Tien­da In­gle­sa son las más al­tas que se pa­gan en el ru­bro su­per­mer­ca­dos.

Res­pues­ta

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sit­ti, Ariel Bri­tos (que for­ma par­te de la lis­ta ma­yo­ri­ta­ria), di­jo a El Ob­ser­va­dor es­tar al tan­to de la si- tua­ción y que es­pe­ra la ci­ta­ción ju­di­cial pa­ra ha­cer los des­car­gos co­rres­pon­dien­tes. “El au­dio no ha­bla de na­da más que del gas­to de un ce­lu­lar que se le com­pra al se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to. El ce­lu­lar es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo pa­ra no­so­tros”, ma­ni­fes­tó.

Bri­tos in­di­có que la plata por la com­pra del ce­lu­lar fue de­vuel­ta. “En el au­dio se di­ce que la plata se va a de­vol­ver, no hay na­da que di­ga que al­guien es­tá ro­ban­do o se es­tá ha­cien­do ri­co por la com­pra de un ce­lu­lar”, di­jo.

El di­ri­gen­te agre­gó que “es muy fá­cil to­mar un au­dio, po­ner lo que uno más o me­nos pien­sa y ge­ne­rar lo que se ge­ne­ró. El au­dio fue gra­ba­do sin con­sen­ti­mien­to de na­die y sa­ca­do de con­tex­to; es­ta­mos es­pe­ran­do que nos ci­te el juz­ga­do y pre­sen­tar las co­sas co­mo fue­ron”.

Las dis­cre­pan­cias

Los pri­me­ros pro­ble­mas en la ca­de­na de su­per­mer­ca­dos sur­gie­ron a co­mien­zos de año cuan­do Tien­da In­gle­sa co­mu­ni­có la in­ten­ción de apli­car al­gu­nos re­cor­tes en los be­ne­fi­cios que re­ci­bían los tra­ba­ja­do­res. Lue­go de una se­rie de ne­go­cia­cio­nes en­tre el sin­di­ca­to y la di­rec­ción de la com­pa­ñía, el 22 de ju­nio se fir­mó un preacuer­do en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo don­de se es­ta­ble­cie­ron al­gu­nos de los be­ne­fi­cios que se­rían mo­di­fi­ca­dos o eli­mi­na­dos. Pe­ro una asam­blea rea­li­za­da al lu­nes si­guien­te re­cha­zó el es­cri­to. Con los áni­mos cris­pa­dos se dio co­mien­zo a una nue­va ne­go­cia­ción y el 19 de ju­lio se acor­dó la fór­mu­la fi­nal en­tre las par­tes pa­ra los re­cor­tes. Pe­ro las dis­cre­pan­cias en­tre tra­ba­ja­do­res y di­ri­gen­tes no que­da­ron atrás y aho­ra lle­ga­ron has­ta los juz­ga­dos. •

C.DOS SAN­TOS

Sin­di­ca­to de Tien­da In­gle­sa es cues­tio­na­do por sus tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.