Los úl­ti­mos vi­deo­clu­bes

El mun­do de los vi­deos re­tra­ta un co­mer­cio en ex­tin­ción

El Observador - - PORTADA - MATÍAS CAS­TRO Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Cua­tro años des­pués del pri­mer chis­pa­zo de su guion y en un mo­men­to en que los vi­deo­clu­bes pa­re­cen ca­si ex­tin­tos, los rea­li­za­do­res Matías Ganz y Ro­dri­go Lap­pa­do se dis­po­nen a es­tre­nar El mun­do de los vi­deos. Un vi­deo­club en ban­ca­rro­ta y los cues­tio­na­bles in­ten­tos de su due­ño por man­te­ner­lo a flo­te son el te­ma de es­ta miniserie na­rra­da en cla­ve de fal­so do­cu­men­tal, de cin­co ca­pí­tu­los, que se ve­rá des­de es­te do­min­go en TV Ciu­dad y en YouTu­be.

“Yo iba al vi­deo­club des­de que te­nía cua­tro años”, cuen­ta Lap­pa­do. Por ha­ber na­ci­do en la se­gun­da mi­tad de los años de 1980, co­mo Ganz, se crió en un mun­do en el que es­tos ne­go­cios es­ta­ban en to­dos la­dos y no pa­ra­ban de cre­cer. “Cru­za­ba la ca­lle pa­ra ir al vi­deo­club y era un lu­gar re­cu­rren­te y cer­cano. Po­día al­qui­lar vein­te ve­ces las mis­mas pe­lí­cu­las. De los ne­go­cios del ba­rrio era el más lin­do pa­ra vi­si­tar”, re­cuer­da Lap­pa­do.

Ganz –co­guio­nis­ta, co­di­rec­tor y coedi­tor de El mun­do de los vi­deos– di­ce: “Yo lle­gué a usar cin­co o seis vi­deo­clu­bes a la vez. Es un lu­gar es­pe­cial, más co­lo­ri­do, es co­mo un pe­que­ño mun­do pa­ra un ni­ño”.

La apues­ta es­té­ti­ca de la se­rie re­fle­ja eso, en­tre un co­lo­ri­do bas­tan­te no­to­rio y la am­bien­ta­ción de un mun­do que se re­sis­te al cam­bio.

“Nos in­tere­só que la gen­te que que­da en los vi­deos va co­mo a con­tra­mano del mun­do. Son tes­ta­ru­dos y ro­mán­ti­cos” ex­pli­ca Ganz. “Más allá de lo que a no­so­tros nos ge­ne­ra­ban los vi­deo­clu­bes, nos pa­re­cía que esa era la par­te más lin­da de los per­so­na­jes, por­que es gen­te que si­gue re­man­do aun­que es­té en un bar­co que se hun­de”.

Willy (Ga­briel Bauer), el due­ño del vi­deo­club, in­ten­ta man­te­ner su ne­go­cio a flo­te con ideas que lle­gan de­ma­sia­do tar­de, co­mo la de abrir una sa­la de pe­lí­cu­las porno. Sus tres em­plea­dos ha­cen lo que pue­den, ca­da uno a su ma­ne­ra, pa­ra li­diar con esa reali­dad que se les vie­ne en­ci­ma, sin dar­se cuen­ta de que Willy va ar­man­do un plan de­ses­pe­ra­do y po­co éti­co.

“El due­ño de nues­tro vi­deo­club no quie­re clau­di­car, quie­re im­po­ner­se a una reali­dad que le pa­sa por arri­ba”, agre­ga Lap­pa­do. Y con­ti­núa: “La idea era que to­dos esos per­so­na­jes es­tán vi­vien­do en el pa­sa­do, que nin­guno acep­ta su si­tua­ción. Pe­ro qui­si­mos ex­pre­sar­lo sin de­cir­lo ex­plí­ci­ta­men­te”.

Ese bos­que­jo ini­cial apa­re­ció en 2013. Fue un año des­pués de la emi­sión de REC, la pri­me­ra miniserie que hi­cie­ron jun­tos, tam­bién en cla­ve de fal­so do­cu­men­tal. Al año si­guien­te ga­na­ron un pre­mio FONA y fil­ma­ron en 2015 con Nés­tor Guz­zi­ni, Ga­briel Bauer, Die­go Be­llo y Ro­ber­to Suárez co­mo pro­ta­go­nis­tas. Esos dos años, jus­ta­men­te, fue­ron cla­ves pa­ra el fin de la era de es­tos ne­go­cios y en 2015 que­da­ban apro­xi­ma­da­men­te 50 en to­do el país, la ma­yo­ría de­di­ca­dos a más de un ru­bro pa­ra po­der sus­ten­tar­se.

Los dos rea­li­za­do­res y su equi­po bus­ca­ron vi­deo­clu­bes pe­ro, a esa al­tu­ra, no en­con­tra­ron nin­guno que se adap­ta­ra a sus ne­ce­si­da­des. Así que al fi­nal re­sol­vie­ron ar­mar uno com­ple­to en un al­ma­cén ce­rra­do de Vi­lla Do­lo­res que te­nía una ca­sa ane­xa que ofi­ció de ba­se de ope­ra­cio­nes. “Sir­vió ca­si co­mo un es­tu­dio, por­que te­nía lu­ga­res pa­ra que los ac­to­res se cam­bia­ran y co­mo te­nía un te­cho al­tí­si­mo po­día­mos ins­ta­lar las luces”, cuen­ta Lap­pa­do.

La re­cons­truc­ción del es­pa­cio fí­si­co es­tu­vo a car­go de los di­rec­to- res de ar­te Gon­za­lo Del­ga­do y Ro­dri­go Cas­ti­glio­ne, que se ocu­pa­ron de de­jar­lo co­mo si fue­ra un ne­go­cio en fun­cio­na­mien­to. A pe­sar de las luces, equi­pos de so­ni­do y cá­ma­ras, al­gu­nos ve­ci­nos cu­rio­sos se acer­ca­ron du­ran­te el mes y me­dio en que es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do ahí, pa­ra ver si po­dían al­qui­lar pe­lí­cu­las.

No fue­ron mu­chos, acla­ra Ganz, pe­ro al me­nos eran al­gu­nos ro­mán­ti­cos que man­te­nían vi­vo el in­te­rés por una for­ma de con­su­mo dis­tin­ta al strea­ming. La se­rie, sin em­bar­go, se ve­rá al mis­mo tiempo en el ca­nal de TV Ciu­dad y en YouTu­be, de mo­do que quien se pier­da la emi­sión pue­da ver los ca­pí­tu­los en el mo­men­to que quie­ra.

Co­mo la fi­nan­cia­ción prin­ci­pal sur­gió del FONA (aun­que re­ci­bie­ron lue­go otros dos fon­dos mu­ni­ci­pa­les), El mun­do de los vi­deos es­ta­ba ata­da a un ca­nal pri­va­do de ai­re. Nin­guno de los tres se in­tere­só, a pe­sar de que no les pe­dían di­ne­ro ni porcentajes de pu­bli­ci­dad. De he­cho, los rea­li­za­do­res cuen­tan que uno de los ca­na­les ni si­quie­ra se in­tere­só por ver el trái­ler. Por eso lle­ga­ron a TV Ciu­dad y a YouTu­be.

La idea ori­gi­nal era ha­cer seis ca­pí­tu­los de 40 mi­nu­tos, pe­ro du­ran­te el pro­ce­so y, so­bre to­do en la eta­pa de mon­ta­je, re­sol­vie­ron que la his­to­ria fun­cio­na­ba me­jor si se con­cen­tra­ba en cin­co epi­so­dios de me­dia ho­ra. “Lo bueno era te­ner la li­ber­tad pa­ra ha­cer­lo y no es­tar ata­dos a un con­tra­to con un ca­nal que exi­gie­ra una can­ti­dad fi­ja de ca­pí­tu­los. Po­día­mos de­jar so­lo lo que nos pa­re­cía que fun­cio­na­ba. Ha­cer­la con los fon­dos te per­mi­te esa independencia”, ex­pli­ca Lap­pa­do.

Otra de­ci­sión que to­ma­ron ex­plí­ci­ta­men­te fue la de usar la ban­da de so­ni­do jus­ta, a con­tra­pe­lo de lo que se es­pe­ra por el mo­de­lo de las co­me­dias ex­tran­je­ras en las que los chis­tes y los mo­men­tos de su­pues­ta gra­cia son sub­ra­ya­dos con mú­si­ca. Aquí el hu­mor vie­ne por cier­to tono so­ca­rrón, pau­sas, si­len­cios y los tiem­pos, que res­pon­den más a la idio­sin­cra­sia uru­gua­ya.

“Ves una sit­com nor­te­ame­ri­ca­na y te bom­bar­dean a chis­tes. Vas a Es­ta­dos Uni­dos y la gen­te es me­dio así. Y ade­más las es­cri­ben con equi­pos de vein­te guio­nis­tas. De to­dos mo­dos, en Uru­guay la gen­te no es ex­plo­si­va en ge­ne­ral” re­fle­xio­na Ganz. “Lo que nos pa­sa a no­so­tros es que si es­cri­bi­mos más gags, se nos ha­cen in­ve­ro­sí­mi­les. Si te po­nés a pen­sar, en ge­ne­ral, el uru­gua­yo es pau­sa­do y no ver­bo­rrá­gi­co. Si ves pe­lí­cu­las de otros la­dos, las ru­sas por ejem­plo, los per­so­na­jes no es­tán to­do el tiempo ha­blan­do. Por­que hay pue­blos más ca­lla­dos que otros”, con­clu­ye Ganz. •

Nés­tor Guz­zi­ni, Ro­ber­to Suárez y Die­go Be­llo pro­ta­go­ni­zan El mun­do de los vi­deos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.