La “ri­gi­dez sue­ca” pa­ra el uso de tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas en Cu­dim

El cen­tro jus­ti­fi­có gas­tos en los que se apar­tó de su re­gla­men­to

El Observador - - ACTUALIDAD - MAR­TÍN VIGGIANO twit­ter.com/mar­tin­vig­giano

Mo­na Sah­lin es­ta­ba pre­des­ti­na­da en 1995 a ser la pri­mer mu­jer en lle­gar a la je­fa­tu­ra de go­bierno en Es­to­col­mo, Sue­cia, en sus­ti­tu­ción del pri­mer mi­nis­tro de la épo­ca, Ing­var Carls­son. Pe­ro su ca­rre­ra fue trun­ca­da por dos ta­ble­tas de cho­co­la­te. Sah­lin usó la tar­je­ta ofi­cial pa­ra la com­pra de dos To­ble­ro­ne por un mon­to me­nor a US$ 40, ade­más de un ves­ti­do, y re­nun­ció a su car­go de vi­ce­pri­me­ra mi­nis­tra cuan­do se le ini­ció una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial por pre­sun­to frau­de al Es­ta­do. El ca­so se con­vir­tió en em­ble­má­ti­co tan­to por la du­re­za de los con­tro­les (de­bió es­tar 10 años fue­ra de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca) co­mo por la reac­ción in­me­dia­ta de la in­vo­lu­cra­da.

El ejem­plo fue to­ma­do por los res­pon­sa­bles del Cen­tro Uru­gua­yo de Ima­ge­no­lo­gía Mo­le­cu­lar (Cu­dim) cuan­do de­ci­die­ron te­ner tar­je­tas de cré­di­to cor­po­ra­ti­vas. El di­rec­tor ge­ne­ral, Henry En­gler, y el coor­di­na­dor ge­ne­ral, As­drú­bal Ló­pez, son quie­nes ope­ran des­de abril de 2011 las tar­je­tas Mas­ter­card emi­ti­das por el Ban­co Re­pú­bli­ca. Las dos fun­cio­nan ba­jo re­glas es­tric­tas, re­su­mi­das en un do­cu­men­to lla­ma­do “Re­gla­men­to de ges­tión y con­trol de tar­je­tas ins­ti­tu­cio­na­les”.

Has­ta se­tiem­bre de 2017 En­gler gas­tó con su tar­je­ta al­go más de US$ 13.000, y Ló­pez US$ 34.300, se­gún cons­ta en los es­ta­dos de cuen­ta a los que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor, tra­mi­ta­dos al am­pa­ro de la ley 18.381 de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca. Los to­pes de gas­to de la tar­je­ta del di­rec­tor fue fi­ja­da en US$ 5.000 y la del coor­di­na­dor en US$ 2.500.

Y en el re­gla­men­to in­terno, se es­ta­ble­ció que su uso de­bía ser “ex­clu­si­va­men­te pa­ra abo­nar com­pras que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas cua­li­ta­ti­vas y/o tem­po­ra­les no pue­dan ser in­clui­das den­tro del pro­ce­di­mien­to de com­pras ge­ne­ral”.

En un lis­ta­do del mis­mo do­cu­men­to se de­ta­llan los ca­sos de uso de las tar­je­tas: pa­ra ins­crip­cio­nes en con­gre­sos, via­jes, re­ser­vas de ho­te­les, con­tra­to de ser­vi­cio de co­rreo elec­tró­ni­co, sus­crip­cio­nes a re­vis­tas cien­tí­fi­cas in­ter­na­cio­na­les, com­pras y re­no­va­ción de li­cen­cias de soft­wa­re y com­pras y man­te­ni­mien­to de equi­pos in­for­má­ti­cos.

Pe­ro al ana­li­zar los es­ta­dos de cuen­ta sur­gen gas­tos por fue­ra de esos ru­bros, co­mo al­muer­zos en res­tau­ran­tes y pa­rri­lla­das, com­pras en flo­re­rías, su­per­mer­ca­dos y ca­sas de te­le­fo­nía mó­vil.

Por ejem­plo en la tar­je­ta de Ló­pez apa­re­ce un al­muer­zo en el res­tau­ran­te El Pa­len­que, com­pras en su­per­mer­ca­do De­vo­to y Tien­da In­gle­sa, y tam­bién en Aí­da Flo­res.

En la de En­gler hay seis pa­gos de al­muer­zos en lu­ga­res co­mo pa­rri­lla­da El Fo­gón, Ca­fé Sal­vo, res­tau­ran­te El vie­jo y el Mar, y Ca­ba­ña Ve­ró­ni­ca en el Mer­ca­do del Puer­to. Tam­bién se car­gó a su tar­je­ta una com­pra por $ 3.690 en la tien­da de te­le­fo­nía mó­vil Ce­lu­lar Shop, el 29 de fe­bre­ro de 2012.

El coor­di­na­dor de Cu­dim ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor que si bien esas com­pras es­tán por fue­ra del co­me­ti­do ini­cial, to­das tie­nen una ex­pli­ca­ción. En el ca­so de los al­muer­zos se tra­ta de en­cuen­tros con el per­so­nal, así co­mo las com­pras en su­per­mer­ca­dos.

“Yo mis­mo ha­go las com­pras pa­ra ha­cer los asa­dos”, re­la­tó Ló­pez, quien ade­más con­fe­só ser el asa­dor en el pa­rri­lle­ro del cen­tro ubi­ca­do en Par­que Batlle. Y en otros ejem­plos co­mo la com­pra de flo­res, ase­gu­ró que se tra­ta de aten­cio­nes cuan­do mue­ren pa­cien­tes.

El re­gla­men­to de Cu­dim es­ta­ble­ce que, en ca­so de no co­rres­pon­der la com­pra con la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va, se “pro­ce­de­rá al des­cuen­to en el suel­do del mes si­guien­te del mon­to gas­ta­do”. Ló­pez in­for­mó que nun­ca hu­bo ne­ce­si­dad de de­vo­lu­ción a la ins­ti­tu­ción.

El con­trol del uso de las tar­je­tas en Cu­dim es­tá a car­go de la

se­cre­ta­ría ad­mi­nis­tra­ti­va, quien re­ci­be di­rec­ta­men­te del BROU los es­ta­dos de cuen­ta men­sua­les de ca­da una, y pa­ra com­ple­tar las ren­di­cio­nes de cuen­ta so­li­ci­ta a los usua­rios los com­pro­ban­tes.

“Con el an­te­ce­den­te de Mo­na Sah­lin pa­ra no­so­tros cla­ro que es un te­ma sen­si­ble el uso de la tar­je­ta”, co­men­tó Ló­pez, quien jun­to a En­gler vi­vie­ron va­rios años en Sue­cia co­mo exi­lia­dos po­lí­ti­cos, y fue­ron tes­ti­gos del ca­so de la vi­ce­pri­mer mi­nis­tra.

La ri­gi­dez sue­ca en el uso de los fon­dos pú­bli­cos pa­re­ce es­tar de­trás de la in­ten­ción del re­gla­men­to en Cu­dim, aun­que al­gu­nas com­pras se ha­yan es­ca­pa­do de lo pre­vis­to. •

N. GA­RRI­DO

El di­rec­tor y coor­di­na­dor del Cu­dim usan una tar­je­ta de cré­di­to cor­po­ra­ti­va ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.