Juez de Paz fue pro­ce­sa­do con pri­sión dos ve­ces en un mes

Fal­si­fi­có do­cu­men­to pa­ra per­mi­tir tras­la­do de un ni­ño des­de Es­pa­ña

El Observador - - ACTUALIDAD -

El juez de paz de Fray Mar­cos (Flo­ri­da) San­tia­go Lo­ren­zo fue pro­ce­sa­do con pri­sión por dos de­li­tos de fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­to pú­bli­co con­fec­cio­na­dos pa­ra per­mi­tir el tras­la­do de un ni­ño des­de Es­pa­ña sin el con­sen­ti­mien­to de su pa­dre. El pro­ce­sa­mien­to fue dic­ta­do por la jue­za pe­nal Ana de Sal­te­rain y se tra­ta del se­gun­do en un mes, ya que es el mis­mo juez que se apro­pió de un bi­lle­te fal­so de $ 2.000 y lo uti­li­zó pa­ra pa­gar cuen­tas.

En el úl­ti­mo ca­so, una mu­jer uru­gua­ya que re­si­día en Bar­ce­lo­na via­jó a Mon­te­vi­deo con su hi­jo me­nor sin la au­to­ri­za­ción de su pa­dre. Al en­te­rar­se, el pa­dre reali­zó la de­nun­cia an­te el Con­su­la­do uru­gua­yo en esa re­gión de Es­pa­ña lo que ac­ti­vó una in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va por par­te de Can­ci­lle­ría y dio cuen­ta al Juz­ga­do de Fa­mi­lia Es­pe­cia­li­za­do de 6° turno pa­ra co­no­cer el pa­ra­de­ro del ni­ño.

Se­gún in­di­ca el au­to de pro­ce­sa­mien­to, el do­cu­men­to que le per­mi­tió a la ma­dre tras­la­dar a su hi­jo a Uru­guay fue una “au­to­ri- za­ción pa­ra via­jar apó­cri­fa”, que ha­bía si­do su­pues­ta­men­te emi­ti­da por el juez le­tra­do de Fa­mi­lia de 21º Turno de Mon­te­vi­deo, cu­ya fir­ma fi­gu­ra­ba al pie del do­cu­men­to. Al en­te­rar­se, el juez im­pli­ca­do pre­sen­tó una de­nun­cia an­te la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. En los do­cu­men­tos fi­gu­ra­ba la fir­ma del pa­dre y del juez de Fa­mi­lia au­to­ri­zan­do el tras­la­do, pe­ro am­bas ha­bían si­do fal­si­fi­ca­das.

Se­gún pro­bó la Jus­ti­cia, la her­ma­na de la ma­dre del ni­ño co­no­cía al juez Lo­ren­zo por­que era clien­te en la óp­ti­ca en la que tra­ba­ja­ba. La mu­jer le con­tó que su her­ma­na ne­ce­si­ta­ba via­jar a Uru­guay con su

hi­jo pe­ro que no te­nía el con­sen­ti­mien­to del pa­dre del ni­ño.

Se­gún ale­gó an­te el juz­ga­do de Fa­mi­lia de Fa­mi­lia de Flo­res de 2º Turno, que lle­va­ba el ca­so de res­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal, la mu­jer de­ci­dió via­jar a Uru­guay por­que ha­bía si­do víc­ti­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca por par­te del pa­dre del me­nor.

El aho­ra pro­ce­sa­do se ofre­ció pa­ra so­lu­cio­nar el te­ma a tra­vés de “un so­cio”. Fue así que con­fec­cio­nó una re­so­lu­ción fal­sa, que ha­bi­li­tó a la mu­jer a sa­lir de Es­pa­ña con el me­nor, co­sa que hi­zo dos días des­pués. Ya en Uru­guay, reali­zó un nue­vo do­cu­men­to fal­so pa­ra pro­rro­gar la re­si­den­cia del ni­ño en Uru­guay.

El nue­vo pro­ce­sa­mien­to se su­ma al dic­ta­do en se­tiem­bre por la jue­za le­tra­da de Flo­ri­da, An­na­bel Gat­to de Sou­za. Se le ti­pi­fi­ca­ron los de­li­tos de hur­to, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­to pú­bli­co y pe­cu­la­do, por ha­ber rea­li­za­do pa­gos con un bi­lle­te fal­so de $ 2.000 que es­ta­ba en un ex­pe­dien­te del juz­ga­do. To­do ello ocu­rrió es­tan­do de li­cen­cia mé­di­ca y por lo tan­to sin te­ner ac­ce­so al ex­pe­dien­te y su des­pa­cho. Aún así al vi­vir en la ca­sa con­ti­gua a la se­de con en­tra­da por una puer­ta la­te­ral al juz­ga­do en­tra­ba y sa­lía cuan­do que­ría. En aque­lla opor­tu­ni­dad, Lo­ren­zo con­cu­rrió a un lo­cal de Red­pa­gos de la lo­ca­li­dad don­de re­ti­ró del ca­je­ro $1.000 y un tic­ket por otros $1.000. Lue­go le so­li­ci­tó al ca­je­ro que se lo cam­bia­ra por un bi­lle­te de $2.000. El ca­so sur­gió tras la de­nun­cia rea­li­za­da por la jue­za que lo su­bro­ga­ba an­te la sos­pe­cha que le ge­ne­ró la ac­ti­tud de Lo­ren­zo.

Des­de que fue pro­ce­sa­do la pri­me­ra vez la Su­pre­ma Cor­te dis­pu­so el su­ma­rio con se­pa­ra­ción del car­go y re­ten­ción del 50% de su suel­do, in­for­mó el pre­si­den­te de la cor­po­ra­ción, Jor­ge Che­diak. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.