LEC­CIÓN QUE HAY QUE APREN­DER

El Observador - - ECONOMÍA Y FINANZAS -

dis­gus­to de Bra­si­lia por la pom­po­sa bien­ve­ni­da fren­team­plis­ta a Rous­seff lue­go de su des­ti­tu­ción. To­dos es­tos fac­to­res de de­te­rio­ro en las re­la­cio­nes se agra­va­ron con la ab­sur­da de­ci­sión de sus­pen­der el in­gre­so de lác­teos uru­gua­yos al mer­ca­do norteño, con la ex­cu­sa ri­dí­cu­la de una pre­sun­ta trian­gu­la­ción de le­che.

De­trás de la me­di­da anun­cia­da por el mi­nis­tro del agro, Blai­ro Mag­gi, es­tán tan­to la hos­ti­li­dad de su go­bierno co­mo la exi­to­sa pre­sión del po­de­ro­so lobby de la Or­ga­ni­za­ción de Coo­pe­ra­ti­vas, que ar­gu­men­tó que “es­tán des­equi­li­bran­do los pre­cios en Bra­sil”. Es­ta si­tua­ción ra­ya en lo ri­dícu­lo ya que los pro­duc­tos uru­gua­yos de ese ru­bro re­pre­sen­ta­ban ape­nas el 0,4% del con­su­mo to­tal en ese país. Y ca­re­ce de fun­da­men­to el re­bus­ca­do pre­tex­to de Mag­gi de que nues­tro país es­ta­ría im­por­tan­do le­che, vá­ya­se a sa­ber de dón­de, pa­ra lue­go ven­dér­se­la a Bra­sil co­mo de ori­gen uru­gua­yo. La omi­no­sa po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta bra­si­le­ña, que ya ha ex­clui­do al azú­car y al ru­bro au­to­mo­tor de los be­ne­fi­cios aran­ce­la­rios del Mer­co­sur, aho­ra gol­pea se­ve­ra­men­te a la in­dus­tria le­che­ra, que le ven­día a Bra­sil el 60% de sus ex­por­ta­cio­nes to­ta­les.

Bra­sil im­pi­dió de in­me­dia­to el in­gre­so de ca­mio­nes con lác­teos uru­gua­yos. Nues­tro go­bierno reac­cio­nó jus­ti­fi­ca­da­men­te con igual me­di­da fron­te­ri­za contra la en­tra­da al país de pro­duc­tos bra­si­le­ños, an­te lo cual se des­tra­bó el pa­so mu­tuo de ca­mio­nes. Pe­ro fue una go­ta de agua en un pro­ble­ma sin so­lu­ción a la vis­ta. La res­tric­ti­va po­lí­ti­ca bra­si­le­ña tal vez po­dría ha­ber­se des­ac­ti­va­do me­dian­te ges­tio­nes al má­xi­mo ni­vel gu­ber­na­men­tal, si Váz­quez y Te­mer se en­ten­die­ran me­jor. Al fin y al ca­bo, mu­chos en­tuer­tos en el Mer­co­sur se ate­nua­ron en el pa­sa­do por afi­ni­da­des pre­si­den­cia­les en un blo­que que ha fun­cio­na­do co­mo un club po­lí­ti­co más que co­mo un em­pren­di­mien­to de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca. Al no exis­tir ese re­la­cio­na­mien­to, so­lo que­da tra­tar de res­ta­ñar mutuas he­ri­das con ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra y rea­lis­mo po­lí­ti­co. Es tiem­po de que se re­co­noz­ca que el desa­rro­llo de cual­quier país no de­pen­de de ser de izquierda, cen­tro o de­re­cha sino de pro­mo­ver el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal en con­di­cio­nes com­pe­ti­ti­vas. Pe­ro es una lec­ción que aquí se­gui­mos sin apren­der y cu­yas con­se­cuen­cias es­ta­mos pa­gan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.