Mi­ra don­de pi­sas

Pien­so que so­lo el des­bor­de de las raí­ces de los ár­bo­les se igua­la a la in­com­pe­ten­cia o in­di­fe­ren­cia del mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino. Por­que se tra­ta de una de las prin­ci­pa­les ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des de la IMM y no so­lo de sus au­to­ri­da­des de hoy, sino de las

El Observador - - ECONOMÍA Y FINANZAS - DA­NI­LO AR­BI­LLA

Se ad­vier­te ca­da tan­to a los mon­te­vi­dea­nos que no ven más arri­ba del ni­vel de sus ojos, por lo cual se pier­den las ri­que­zas de un pai­sa­je ar­qui­tec­tó­ni­co el que, en­tre otras co­sas, ha­bla de un pa­sa­do mas glo­rio­so.

Y es así. Aho­ra, a mí me pa­sa al­go que es to­tal­men­te al re­vés. Por pro­ble­mas de co­lum­na , que no vie­nen al ca­so de­ta­llar, he he­cho un des­cu­bri­mien­to y es­to por­que de­bo usar bas­tón –pa­ra ca­mi­nar con más sol­tu­ra y en es­pe­cial pa­ra no ate­rri­zar ca­da tan­to– y mi­rar pa­ra aba­jo. Es­to es, es­tar aten­to a lo que pi­so y muy es­pe­cial­men­te por don­de pi­so.

Lo di­cho, he des­cu­bier­to un nue­vo pai­sa­je, una nue­va es­té­ti­ca: la de las ve­re­das de Mon­te­vi­deo. Ma­ra­vi­llo­so, un ma­ra­vi­llo­so desas­tre.

Pien­so que so­lo el des­bor­de de las raí­ces de los ár­bo­les se igua­la a la in­com­pe­ten­cia o in­di­fe­ren­cia del mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino. Por­que se tra­ta de una de las prin­ci­pa­les ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des de la IMM y no so­lo de sus au­to­ri­da­des de hoy, sino de las de va­rios ejer­ci­cios an­te­rio­res, in­clu­so has­ta ••• •••

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.