La mi­ra­da fe­me­ni­na de un dra­ma­tur­go en as­cen­so

El ar­gen­tino Ma­riano Ten­co­ni Blan­co es­tre­na su mul­ti­pre­mia­da úl­ti­ma obra en el Fi­dae

El Observador - - TENDENCIAS - ESPECTÁCULOS - CA­MI­LA CIBILS twit­ter.com/Ca­mi­la_Ci­bils

Des­pués de ha­ber atra­pa­do al pú­bli­co y a la crí­ti­ca con el vis­ce­ral uni­per­so­nal La Fie­ra (2016), el di­rec­tor y dra­ma­tur­go ar­gen­tino Ma­riano Ten­co­ni Blan­co vuel­ve a Mon­te­vi­deo con To­do ten­dría sen­ti­do si no exis­tie­ra la muer­te. La pie­za na­rra la his­to­ria de una mu­jer al bor­de de la muer­te que re­des­cu­bre la vi­da a tra­vés de la por­no­gra­fía. La pues­ta, que le va­lió al­tos re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, se pre­sen­ta hoy en una úni­ca fun­ción en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ar­tes Es­cé­ni­cas (Fi­dae).

Criado por dos mu­je­res –ma­dre y abue­la– uru­gua­yas en el barrio obre­ro de Pa­ter­nal, Ten­co­ni Blan­co (35) es­tu­dió Cien­cias Eco­nó­mi­cas en Bue­nos Ai­res si­guien­do el dic­ta­men de bus­car un fu­tu­ro prós­pe­ro. Des­pués de sie­te años de tra­ba­jar en ven­tas en em­pre­sas de to­do ti­po des­cu­brió en el tea­tro su vi­da.

La his­to­ria que pre­sen­ta hoy en To­do ten­dría sen­ti­do si no exis­tie­ra la muer­te se si­túa a fi­nes de 1980. Ma­ría, la maes­tra de un pue­blo, vi­ve dos su­ce­sos que la cam­bia­rán por com­ple­to. Se en­te­ra que va a mo­rir de una en­fer­me­dad ter­mi­nal y la due­ña de un vi­deo club le em­pie­za a mos­trar pe­lí­cu­las por­no­grá­fi­cas fe­mi­nis­tas don­de el pla­cer se­xual es equi­ta­ti­vo pa­ra los gé­ne­ros.

Es así que Ma­ría de­ci­de fil­mar una pe­lí­cu­la por­no­grá­fi­ca co­mo úl­ti­ma vo­lun­tad.

“Pa­ra ella es una for­ma de mo­di­fi­car al­go que no pu­do mo­di­fi­car en su vi­da. Ani­mar­se a al­go que no se ani­mó a ha­cer an­tes”, ex­pli­có Ten­co­ni Blan­co a El Ob­ser­va­dor.

La por­no­gra­fía es la puer­ta pa­ra que el per­so­na­je re­des­cu­bra el se­xo y el pla­cer fí­si­co mien­tras su cuer­po se ago­ta.

To­do ten­dría sen­ti­do si no exis­tie­ra la muer­te fue muy ce­le­bra­da an­tes de su es­treno. El año pa­sa­do ga­nó el pri­mer pre­mio Ger­mán Ro­zen­ma­cher a la nue­va dra­ma­tur­gia or­ga­ni­za­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Tam­bién fue el úni­co ar­gen­tino se­lec­cio­na­do pa­ra ha­cer la re­si­den­cia en el pres­ti­gio­so Pro­gra­ma In­ter­na­cio­nal de Es­cri­tu­ra de la Universidad de Io­wa. Eso le per­mi­tió ha­cer un se­mi mon­ta­je de la obra en Io­wa, Nue­va York y Portland.

De re­gre­so en el Río de la Pla­ta, la com­pa­ñía Tea­tro Fu­tu­ro, que Ten­co­ni Blan­co com­po­ne jun­to a otros crea­do­res, de­bió re­unir va­rios apo­yos pa­ra ha­cer po­si­ble una pues­ta que cuen­ta con una im­por­tan­te es­ce­no­gra­fía y va­rios cam­bios de ves­tua­rio.

“La ver­sión ori­gi­nal tie­ne 158 pá­gi­nas. Tra­ba­jar con eso real­men­te es muy, muy di­fí­cil”, di­jo el di­rec­tor y dra­ma­tur­go. La obra du­ra­ba, en un prin­ci­pio, apro­xi­ma­da­men­te cin­co ho­ras y el au­tor lo­gró abre­viar­la. Su du­ra­ción es de tres ho­ras con un in­ter­va­lo.

Ten­co­ni Blan­co y su com­pa­ñía lo­gra­ron co­pro­du­cir­la en­tre el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Bue­nos Ai­res (FIBA) –don­de se es­tre­nó la se­ma­na pa­sa­da–, el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Mon­te­vi­deo (Fi­dae) y otros apo­yos.

El au­tor ar­gen­tino tu­vo una do­ble pre­sen­cia en el Fi­dae, pues su pie­za La Fie­ra pro­ta­go­ni­za­da por Ma­né Pérez fue se­lec­cio­na­da pa­ra pre­sen­tar­se en Flo­ri­da.

El uni­per­so­nal mu­si­cal en el que un ser mi­to­ló­gi­co au­tóc­tono fe­me­nino na­rra có­mo ven­ga san­grien­ta­men­te la vio­len­cia ma­chis­ta le va­lió un Pre­mio Flo­ren­cio a Pérez en 2016.

El di­rec­tor y dra­ma­tur­go con­tó que no ha en­con­tra­do más ar­gu­men­to que el bio­grá­fi­co pa­ra jus­ti­fi­car la sen­si­bi­li­dad con la vier­te en sus obras un re­la­to fe­me­nino y pro fe­me­nino.

“Siem­pre ten­go la voz de mi ma­má y mi abue­la char­lan­do so­bre las no­ve­las de la tar­de que vie­ron o es­ta­ban por ver, y en­ton­ces es co­mo una voz que la ten­go es­cu­cha­da y me sa­le fá­cil”, di­jo Ten­co­ni Blan­co en Mon­te­vi­deo.

Las mu­je­res se con­vir­tie­ron en un es­ca­pe pa­ra un va­rón que tu­vo una edu­ca­ción for­mal en un co­le­gio so­lo de hom­bres con una fuer­te im­pron­ta fut­bo­lís­ti­ca.

“El lu­gar de la mu­jer me pa­re­ce un re­fu­gio pa­ra pen­sar otras co­sas”, afir­mó.

Su crian­za tam­bién le creó una ima­gen de Uru­guay; esa vi­sión es­tá plas­ma­da en Mon­te­vi­deo es mi fu­tu­ro eterno, su pri­me­ra obra es­tre­na­da en 2010.

“Ob­via­men­te el Uru­guay del que yo es­cu­cha­ba ha­blar, no exis­te”, di­jo Ten­co­ni Blan­co. “Na­da iba a es­tar a la al­tu­ra de ese ima­gi­na­rio de mi ma­má y mi abue­la”, con­clu­yó.

To­do ten­dría sen­ti­do si no exis­tie­ra la muer­te es­ta­rá so­lo hoy en el Tea­tro Alian­za a las 20 ho­ras. Las en­tra­das es­tán a la ven­ta en Tic­kan­tel y bo­le­te­ría de la sa­la a $ 300. •

L.CA­RRE­ÑO

To­do­ten­dría­sen­ti­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.