Alia­dos de Puig­de­mont pa­san fac­tu­ra y lo acu­san de trai­dor

Al­gu­nos gru­pos que le die­ron apo­yo po­lí­ti­co co­mien­zan a dar­se vuel­ta

El Observador - - INTERNACIONAL -

Los afa­nes in­de­pen­den­dis­tas del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, y de los di­ri­gen­tes que le acom­pa­ñan en esa cru­za­da, pre­sio­nes y po­lé­mi­cas, co­mien­zan a pa­sar fac­tu­ra al periodista y exal­cal­de de Gi­ro­na.

Es que el mar­tes, más allá del di­que vir­tual que se­pa­ra a los se­ce­sio­nis­tas y aque­llos que es­tán a fa­vor de con­ti­nuar en Es­pa­ña, ha­bía un re­la­ti­vo cli­ma de fies­ta en esa re­gión has­ta aho­ra au­tó­no­ma.

Se su­po­nía que en esa jor­na­da, Puig­de­mont de­cla­ra­ría la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na de ma­ne­ra uni­la­te­ral, lo que pro­vo­có una eu­fo­ria qui­zá des­me­di­da.

Pe­ro lue­go que el pre­si­den­te ca­ta­lán anun­cia­ra su in­ten­ción de pos­po­ner la de­cla­ra­ción por al­gu­nas se­ma­nas, mien­tras es­pe­ra po­der dia­lo­gar con el go­bierno es­pa­ñol, se trans­for­mó en mues­tras de des­con­ten­to y pe­sar.

So­bre to­do de aque­llos sec­to­res que lo apo­yan y de he­cho le han permitido go­ber­nar Ca­ta­lu- ña, al ase­gu­rar­le la ma­yo­ría en el Par­la­men­to re­gio­nal.

Uno de esos gru­pos es la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP), una coa­li­ción de par­ti­dos de ex­tre­ma izquierda, que apo­ya la in­de­pen­den­cia, y cu­ya ban­ca­da de 10 dipu­tados opu­so un fé­rreo re­cha­zo a la de­ci­sión del go­bierno ca­ta­lán.

De he­cho, uno de los sec­to­res que in­te­gran la CUP, En­da­vant Osan, acu­só al go­bierno re­gio­nal de ha­ber trai­cio­na­do “la so­be­ra­nía” po­pu­lar ex­pre­sa­da en el re­fe­rén­dum del 1° de oc­tu­bre, in­for­mó el dia­rio El Mun­do.

La re­fe­ren­cia es cla­ra. Le ad­vier­ten a Puig­de­mont que ce­dió an­te el “chan­ta­je” de la ban­ca, la pa­tro­nal y la Unión Eu­ro­pea.

Ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras co­mo el ban­co Sa­ba­dell y Caixa Es­pa­ña anun­cia­ron el cam­bio de su se­de en Ca­ta­lu­ña a otras ciu­da­des por la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en esa re­gión.

Pe­ro tam­bién se su­ma­ron a esa idea em­pre­sas co­mo Gas Na- tu­ral y Frei­xe­net, en­tre otras.

Por otra par­te, la Unión Eu­ro­pea apo­yó des­de un pri­mer mo­men­to al pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, y di­jo des­co­no­cer el re­sul­ta­do de la con­sul­ta po­pu­lar.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, el gru­po po­lí­ti­co in­di­có que el men­sa­je en­via­do por el ti­tu­lar de la Ge­ne­ra­li­tat es “cla­ro y tris­te” por­que “las opi­nio­nes de unos po­cos tie­nen más va­lor que los vo­tos de una ma­yo­ría”.

“La so­be­ra­nía, pa­ra el so­be­ra­nis­mo gu­ber­na­men­tal, es ne­go­cia­ble y transac­cio­na­ble”, aco­tó.

Pe­ro tam­bién lo cri­ti­ca­ron por ha­ber de­mo­ra­do en su in­ten­ción de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia. En ese sen­ti­do, se­ña­la­ron que eso

J.SORIANO - AFP

“De­je de ha­blar en nues­tro nom­bre (por­que) no nos re­pre­sen­ta” Ma­nuel Mi­ró SO­CIE­DAD CI­VIL CA­TA­LA­NA

“El go­bierno (ca­ta­lán) de­mos­tró que no te­nía la in­ten­ción de cum­plir con su par­te” En­da­vant Osan

GRU­PO QUE IN­TE­GRA LA CUP, A TRA­VÉS DE UN CO­MU­NI­CA­DO

dio tiem­po a em­pre­sas y ban­cos a plan­tear una “au­tén­ti­ca gue­rra psi­co­ló­gi­ca”.

De al­gu­na for­ma, Puig­de­mont co­mien­za a es­tar en­tre la es­pa­da y la pa­red y sin que ten­ga una apa­ren­te so­lu­ción a la cri­sis. El pre­si­den­te del go­bierno ca­ta­lán ju­gó to­das sus fi­chas a una me­dia­ción y al diá­lo­go con Ra­joy, pe­ro es­te se ne­gó, a me­nos que re­tor­ne al ca­mino de la le­ga­li­dad. Por tan­to, mien­tras los pla­zos se acor­tan, el go­bierno es­pa­ñol es­tá de­ci­di­do a apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que per­mi­te in­ter­ve­nir una re­gión au­tó­no­ma. •

Una ma­ni­fes­ta­ción en contra de la in­de­pe­den­cia ca­ta­la­na fue rea­li­za­da en Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.