Apli­ca­ción del nue­vo pro­ce­so pe­nal fre­nó ca­sos ju­di­cia­les po­lé­mi­cos

Los fis­ca­les del in­te­rior del país tie­nen que en­car­gar­se de se­guir los ca­sos por el ac­tual y el an­te­rior código, a lo que se su­man los tras­la­dos de jue­ces de­fi­ni­dos por el cam­bio Ca­sos de ele­va­da ex­po­si­ción pú­bli­ca –el de Bas­cou por che­ques sin fon­dos, e

El Observador - - PORTADA - GUI­LLER­MO LO­SA twit­ter.com/Gui­lleLo­sa

El nue­vo Código del Pro­ce­so Pe­nal, vi­gen­te des­de el 1º de no­viem­bre, per­mi­tió ace­le­rar los tiem­pos de la Jus­ti­cia, al tiem­po que dio ma­yor pro­ta­go­nis­mo a las víc­ti­mas. De he­cho, en la pri­me­ra se­ma­na se lle­va­ron a ca­bo 135 au­dien­cias de for­ma­li­za­ción en to­do el país, y en al­gu­nas de ellas se lo­gró de­fi­nir sen­ten­cias en mi­nu­tos, cuan­do an­tes hu­bie­ra lle­va­do me­ses e in­clu­so años.

Por con­tra­par­ti­da, to­das aquellas cau­sas pe­na­les que se pre­sen­ta­ron an­tes del 1º de no­viem­bre con­ti­nua­rán sien­do in­ves­ti­ga­das por el sis­te­ma an­te­rior, en me­dio de un pe­río­do de tran­si­ción en el que los ti­tu­la­res de los ca­sos de­bie­ron de­le­gar­los a nue­vos jue­ces. Mien­tras que los mis­mos fis­ca­les de­ben aten­der tan­to las cau­sas nue­vas co­mo las del vie­jo código.

En Mon­te­vi­deo, por ejem­plo, se dis­pu­sie­ron ocho tur­nos pa­ra to­mar to­dos los ca­sos ini­cia­dos por el sis­te­ma an­te­rior. A ca­da uno de ellos lle­ga­ron en los úl­ti­mos días una can­ti­dad de ex­pe­dien­tes que ca­si tri­pli­ca el tra­ba­jo que te­nían an­tes.

Una fuen­te ju­di­cial di­jo a El Ob­ser­va­dor que es­te jue­ves con­ti­nua­ban lle­gan­do ex­pe­dien­tes con ca­sos que de­be­rán se­guir por el sis­te­ma an­te­rior. Esa so­bre­car­ga de tra­ba­jo lle­va­rá a que se de­mo­re el tra­ta­mien­to de esos ca­sos, in­for­mó el Po­der Ju­di­cial.

Los ex­pe­dien­tes tam­bién se

En el nue­vo código los fis­ca­les toman el con­trol de la in­ves­ti­ga­ción

El Po­der Ju­di­cial y la Fis­ca­lía de­sig­na­ron nue­vos jue­ces y fis­ca­les pa­ra dar cum­pli­mien­to a la pues­ta en mar­cha del nue­vo Código del Pro­ce­so Pe­nal

En el in­te­rior, un mis­mo fis­cal de­be aten­der las cau­sas del nue­vo pro­ce­so y las del vie­jo “Es ob­vio que la ma­sa de tra­ba­jo (de ex­pe­dien­tes del vie­jo Código Pe­nal) no se podrá pro­ce­sar en for­ma muy rá­pi­da” Do­ra Do­me­nech FIS­CAL

acu­mu­lan en las cua­tro fis­ca­lías que con­ti­núan tra­ba­jan­do con el código an­te­rior.

La fis­cal Do­ra Do­me­nech –una de las que con­ti­núa tra­ba­jan­do en el sis­te­ma in­qui­si­ti­vo (en el que el juez di­ri­gía la in­ves­ti­ga­ción)– di­jo a El Ob­ser­va­dor que es­tas cua­tro ofi­ci­nas con­cen­tra­rán el tra­ba­jo de las 24 que ha­bía en Mon­te­vi­deo an­tes de que se re­dis­tri­bu­ye­ran.

“Es un tra­ba­jo pe­sa­do que en los pró­xi­mos días se­rá diez ve­ces más pe­sa­do por­que to­da­vía no han en­tra­do to­dos los ex­pe­dien­tes”, ex­pli­có Do­me­nech. La fis­cal es­ti­mó que ca­da uno de los 20 juz­ga­dos que exis­tían cuan­do to­da­vía es­ta­ba vi­gen­te el código an­te­rior tie­nen en­tre 800 y 1.000 ex­pe­dien­tes que re­cae­rán en los ocho juz­ga­dos que con­ti­nua­rán las cau­sas en Mon­te­vi­deo.

Do­me­nech di­jo que “es ob­vio que esa ma­sa de tra­ba­jo no se podrá pro­ce­sar en for­ma muy rá­pi­da”, por lo que la ce­le­ri­dad con la que se ana­li­za­rán las cau­sas se ve­rá afec­ta­da.

En el in­te­rior

En las ca­pi­ta­les de­par­ta­men­ta­les la reali­dad es dis­tin­ta, hay al me­nos dos juz­ga­dos pe­na­les por lo que se de­fi­nió que uno ana­li­ce so­lo aque­llos ca­sos que in­gre­sa­ron por el sis­te­ma vie­jo, mien­tras que el otro o los otros to­men las de­nun­cias presentadas a par­tir del 1º de no­viem­bre. De es­ta for­ma, tam­bién los tur­nos que con­ti­núan tra­ba­jan­do con el vie­jo sis­te­ma vie­ron du­pli­ca­do su tra­ba­jo.

Tal es el ca­so de la ciu­dad de Sal­to, don­de la jue­za Gil­da Mar­ti­ne­lli con­cen­tra las cau­sas que an­tes es­ta­ban re­par­ti­das en dos

tur­nos. En­tre ellas, la ma­gis­tra­da de­be ana­li­zar el ca­so del peón que en se­tiem­bre de­nun­ció ha­ber si­do agre­di­do con un re­ben­que por el ca­pa­taz de la es­tan­cia en la que es­ta­ba em­plea­do tras re­cla­mar por el ex­ce­so de tra­ba­jo.

Mar­ti­ne­lli lle­gó a esa se­de la se­ma­na pa­sa­da. El juez que es­ta­ba en­car­ga­do de la cau­sa del peón agre­di­do has­ta el mo­men­to era Mar­ce­lo Sil­va, quien fue en­via­do a Young co­mo par­te de los mo­vi­mien­tos que el Po­der Ju­di­cial de­bió lle­var ade­lan­te pa­ra dar cum­pli­mien­to a la pues­ta en mar­cha del nue­vo código.

En otras ciu­da­des, en tan­to, las de­nun­cias se re­par­ten en­tre dos jue­ces, a quie­nes se les asig­na un ca­so en fun­ción de si el ex­pe­dien­te tie­ne nú­me­ro par o im­par. Tal es la si­tua­ción en la ciu­dad de Mer­ce­des, don­de la Jus­ti­cia ana­li­za el ca­so del in­ten­den­te de So­riano, Agus­tín Bas­cou, de­nun­cia­do en fe­bre­ro por li­bra­mien­to de che­ques sin fon­do por US$ 415 mil, y en se­tiem­bre por pre­sun­ta­men­te ha­ber­se be­ne­fi­cia­do eco­nó­mi­ca­men­te con la ven­ta de com­bus­ti­ble a la co­mu­na que di­ri­ge de la es­ta­ción de ser­vi­cio que era de su propiedad.

Es­ta úl­ti­ma cau­sa es­tá a car­go de la jue­za Vi­via­na Bar­loc­co. No es­tá cla­ro qué fis­cal to­ma­rá es­ta y las otras de­nun­cias con­tra el in­ten­den­te, por lo que las cau­sas es­tán vir­tual­men­te de­te­ni­das.

En Ri­ve­ra la pues­ta en mar­cha del nue­vo código tam­bién afec­tó el pro­ce­so que in­ves­ti­ga la con­tra­ta­ción de to­mo­gra­fías por par­te del hos­pi­tal de ese de­par­ta­men­to a una clí­ni­ca pri­va­da bra­si­le­ña, du­ran­te la ges­tión del ex­di­rec­tor Andrés To­ria­ni. La fis­cal que ini­ció las ta­reas por es­te ca­so, Pa­tri­cia Ro­drí­guez, fue tras­la­da­da, y quien que­dó en su lu­gar, Be­ti­na Ra­mos, to­da­vía no tu­vo tiem­po de ana­li­zar el ex­pe­dien­te por­que es­tu­vo de turno du­ran­te to­da la se­ma­na aten­dien­do las ra­pi­ñas, hur­tos, y ho­mi­ci­dios en los que hu­bo de­te­ni­dos por el nue­vo pro­ce­so.

Pro­ble­mas con Au­di­re

Una de las ra­zo­nes por las que el nue­vo sis­te­ma pe­nal es más rá­pi­do que el an­te­rior es que se aban­do­na­ron los ex­pe­dien­tes de pa­pel pa­ra dar lu­gar a jui­cios ora­les que que­dan re­gis­tra­dos en ar­chi­vos de au­dio por me­dio del sis­te­ma informático Au­di­re. Sin em­bar­go, en va­rias zo­nas del in­te­rior del país el sis­te­ma no ha fun­cio­na­do, por lo que se con­ti­núa re­gis­tran­do las au­dien­cias en pa­pel co­mo se ha­cía con el código an­te­rior. De he­cho, la pri­me­ra audiencia de for­ma­li­za­ción en un ca­so de ho­mi­ci­dio, que se reali­zó en Mer­ce­des, de­bió ser re­gis­tra­da por es­cri­to ya que el Au­di­re con­ti­nua­ba sin fun­cio­nar.

L.CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.