Nin No­voa via­jó a Bra­si­lia pa­ra apun­ta­lar ne­go­cia­ción con la UE

El can­ci­ller quie­re apu­rar un pac­to en­tre el Mer­co­sur y el blo­que eu­ro­peo

El Observador - - ACTUALIDAD - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

En un mo­men­to cru­cial de las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea (UE) pa­ra con­cre­tar la fir­ma de un tra­ta­do de libre co­mer­cio (TLC) las par­tes dan im­pul­so a las tra­ta­ti­vas a tra­vés de se­ña­les po­lí­ti­cas con­tun­den­tes que se expresan al más al­to ni­vel.

Por ejem­plo, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ro­dol­fo Nin No­voa, via­jó es­te jue­ves a Bra­si­lia en don­de es­te vier­nes fi­na­li­za­rá una nue­va ron­da de con­ver­sa­cio­nes con ese ob­je­ti­vo. El mo­ti­vo del via­je del can­ci­ller uru­gua­yo –atí­pi­co en una ins­tan­cia en la que aún no se al­can­za­ron de­fi­ni­cio­nes con­cre­tas– es la lle­ga­da a la ca­pi­tal bra­si­le­ña del vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra el Fo­men­to del Em­pleo, el Cre­ci­mien­to y la In­ver­sión, Jyr­ki Ka­tai­nen.

El je­rar­ca eu­ro­peo –ex primer mi­nis­tro fin­lan­dés– es­tu­vo es­te jue­ves en Bue­nos Ai­res en don­de se reunió con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y el can­ci­ller Jor­ge Fau­rie, y es­te vier­nes arri­ba­rá a Bra­si­lia pa­ra te­ner en­cuen­tros con el pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, y una reunión de ca­rác­ter mul­ti­la­te­ral con los ti­tu­la­res de to­das las can­ci­lle­rías del blo­que.

La ex­pec­ta­ti­va es que es­ta vi­si­ta sir­va pa­ra agi­li­zar las ne­go­cia­cio­nes pa­ra que las par­tes pue­dan al­can­za un acuer­do en di­ciem­bre, el pla­zo que se au­to­im­pu­sie­ron el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea y que si­guen de­fen­dien­do co­mo via­ble.

Des­de un la­do y otro se reite­ra

“Nun­ca es­tu­vi­mos tan cer­ca co­mo aho­ra de con­cre­tar un acuer­do en­tre el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea” Da­ni­lo As­to­ri

MI­NIS­TRO DE ECO­NO­MÍA Y FI­NAN­ZAS

que hay “vo­lun­tad po­lí­ti­ca” y un gra­do de avan­ce im­por­tan­te en las reunio­nes téc­ni­cas pe­ro lo que res­ta por de­fi­nir es la ofer­ta de las cuo­tas pa­ra pro­duc­tos sen­si­bles co­mo la car­ne y el eta­nol. Ka­tai­nen es uno de los im­pul­so­res vi­si­bles de es­te acuer­do co­mer­cial en la UE. Du­ran­te los pri­me­ros días de oc­tu­bre di­jo que las tra­ta­ti­vas fi­na­li­za­rán “tan pron­to co­mo sea po­si­ble. En­con­tra­re­mos so­lu­cio­nes con los Es­ta­dos miem­bros so­bre las cues­tio­nes pen­dien­tes, ha­re­mos nues­tra ofer­ta y tra­ta­re­mos de fi­na­li­zar las ne­go­cia­cio­nes tan pron­to co­mo sea po­si­ble”, se­ña­ló el je­rar­ca.

Más allá de la cues­tión co­mer­cial, pa­ra los blo­ques es fun­da­men­tal mos­trar ac­ti­vas sus agen­das ex­ter­nas. No es ca­sua­li­dad que la UE ha­ya ace­le­ra­do las tra­ta­ti­vas con el Mer­co­sur y Ja­pón, y ha­ya al­can­za­do un acuer­do con Ca­na­dá po­co tiem­po des­pués de re­ci­bir la ne­ga­ti­va de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de la Ca­sa Blanca pa­ra avan­zar en un acuer­do co- mer­cial, co­no­ci­do por las si­glas TTIP. “Aun­que el acuer­do co­mer­cial es muy po­si­ti­vo pa­ra crear pues­tos de tra­ba­jo, pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, tam­bién tie­ne una di­men­sión po­lí­ti­ca”, re­co­no­ció Ka­tai­nen. El men­sa­je del ex primer mi­nis­tro fin­lan­dés iba di­ri­gi­do fun­da­men­tal­men­te a un gru­po de es­ta­dos agrí­co­las en­ca­be­za­dos por Fran­cia y cons­ti­tui­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por paí­ses del es­te que obs­ta­cu­li­zan el acuer­do con ar­gu­men­tos pro­tec­cio­nis­tas.

En la otra ve­re­da, una no­ta fir­ma­da en oc­tu­bre por Re­pú­bli­ca Che­ca, Di­na­mar­ca, Ale­ma­nia, Ita­lia, Por­tu­gal, Es­pa­ña, Sue­cia y el Reino Uni­do aler­tó que la UE no de­bía “per­der la opor­tu­ni­dad” de avan­zar a la pró­xi­ma ron­da de ne­go­cia­cio­nes.

Pa­ra el Mer­co­sur tam­bién es im­por­tan­te reac­ti­var su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra. El blo­que sud­ame­ri­cano es­tá en con­ver­sa­cio­nes con el EFTA (Is­lan­dia, No­rue­ga, Sui­za y Liech­ten­tein), con Co­rea del Sur y po­dría lan­zar las ne­go­cia­cio­nes con Ca­na­dá en la con­fe­ren­cia mi­nis­te­rial de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) en di­ciem­bre. En es­te sen­ti­do, es re­le­van­te sen­tar un pre­ce­den­te que de­mues­tre la se­rie­dad de la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal pa­ra ne­go­ciar.

Pre­sión di­plo­má­ti­ca

Tras la frus­tra­ción que cons­ti­tu­yó la ron­da de oc­tu­bre en ma­te­ria de la ofer­ta de cuo­ta cár­ni­ca, los es­ta­dos par­te del Mer­co­sur co­men­za­ron con­tac­tos al más al­to ni­vel pa­ra ver cuá­les se­rían los pa­sos a se­guir. El camino que se de­ci­dió fue el de la pre­sión di­plo­má­ti­ca y por eso, de co­mún acuer­do, los cua­tro es­ta­dos que in­te­gran el blo­que ins­tru­ye­ron a sus re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos acre­di­ta­dos an­te los paí­ses de la UE pa­ra que pro­cu­ra­ran con­tac­tos con­jun­tos pa­ra lo­grar me­jo­res con­di­cio­nes.

El úl­ti­mo mes, en va­rias ca­pi­ta­les eu­ro­peas, di­plo­má­ti­cos uru­gua­yos, ar­gen­ti­nos, pa­ra­gua­yos y bra­si­le­ños –en su ma­yo­ría em­ba­ja­do­res– vi­si­ta­ron a in­ter­lo­cu­to­res pa­ra ex­po­ner sus pun­tos de vis­tas y pa­ra tran­qui­li­zar el gri­to de la tribuna que se opo­ne al acuer­do. Aun­que el par­ti­do de ver­dad se jue­ga en Bru­se­las, la estrategia mer­co­su­re­ña apun­tó a que la voz del blo­que se es­cu­cha­ra en to­do el con­ti­nen­te, so­bre to­do en los paí­ses que obs­ta­cu­li­zan el acuer­do. Los he­chos de los pró­xi­mos días de­ter­mi­na­rán si el in­ten­to fue efec­ti­vo o no. Que­dan po­cas ho­ras pa­ra que ter­mi­ne una nue­va ron­da en Bra­si­lia y aún na­die ha­bló de una nue­va pro­pues­ta que su­pere las 70 mil to­ne­la­das de car­ne que los eu­ro­peos ofer­ta­ron en oc­tu­bre y que en el Mer­co­sur con­si­de­ran in­su­fi­cien­te. •

C. DOS SAN­TOS

El mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ro­dol­fo Nin No­voa, se re­uni­rá con au­to­ri­da­des de la Unión Eu­ro­pea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.