In­ves­ti­gan mi­llo­na­ria es­ta­fa al Ban­que He­ri­ta­ge

Eje­cu­ti­va ro­bó di­ne­ro de clien­tes y lo in­vir­tió en em­pre­sas de su ma­ri­do

El Observador - - PORTADA -

Du­ran­te más de 10 años una eje­cu­ti­va de cuen­tas del Ban­que He­ri­ta­ge de Uru­guay ex­tra­jo di­ne­ro de las cuen­tas ban­ca­rias de clien­tes de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra e in­yec­tó ese ca­pi­tal en las em­pre­sas de su ma­ri­do, ex di­ri­gen­te y me­ce­nas del club de bás­quet­bol Wel­co­me. El ban­co, que pre­sen­tó una de­nun­cia pe­nal con­tra su exem­plea­da en di­ciem­bre del año pa­sa­do, rea­li­za una au­di­to­ría pa­ra cuan­ti­fi­car el mon­to de la ma­nio­bra, que es­ti­man es del en­torno de los US$ 3 mi­llo­nes.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción di­je­ron a El Ob­ser­va­dor que la mu­jer asu­mió su res­pon­sa­bi­li­dad, y es­tá co­la­bo­ran­do con el ban­co pa­ra se­ña­lar las cer­ca de 40 cuen­tas que fue­ron afec­ta­das por la ma­nio­bra, de un to­tal de 180 que ad­mi­nis­tra­ba. Las víc­ti­mas son to­das ex­tran­je­ras, prin­ci­pal­men­te ar­gen­ti­nos, que ele­gían la pla­za fi­nan­cie­ra uru­gua­ya pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes.

A par­tir de la de­nun­cia pre­sen­ta­da por el es­tu­dio Gu­yer & Re­gu­les –que re­pre­sen­ta al Ban­que He­ri­ta­ge–, la jue­za Ma­ría He­le­na Mai­nard dis­pu­so un em­bar­go ge­né­ri­co pre­ven­ti­vo por US$ 3 mi­llo­nes y cie­rre de fron­te­ras con­tra la eje­cu­ti­va, quien de mo­men­to per­ma­ne­ce en li­ber­tad.

La ma­nio­bra

Co­mo eje­cu­ti­va en la ban­ca de in­ver­sio­nes, la mu­jer te­nía los per­mi­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer transac­cio­nes con el di­ne­ro de sus clien­tes. Ha­cien­do uso de ese po­der, via­ja­ba dos o tres ve­ces al mes a Ar­gen­ti­na, con el ob­je­ti­vo de ex­traer di­ne­ro en dis­tin­tas ca­sas de cam­bio.

Pa­ra ocul­tar la ma­nio­bra, en­tre­ga­ba a los clien­tes sus es­ta­dos de cuen­ta fal­si­fi­ca­dos en los que no fi­gu­ra­ban las ex­trac­cio­nes de di­ne­ro que ella rea­li­za­ba. Al mis- mo tiem­po, pa­ra jus­ti­fi­car el re­ti­ro, la mu­jer le en­via­ba fa­xes al ban­co en nom­bre de los clien­tes ha­cien­do cons­tar la so­li­ci­tud pa­ra las ex­trac­cio­nes.

La es­ta­fa sa­lió a la luz un mes des­pués que su ma­ri­do se qui­ta­ra la vi­da, en no­viem­bre de 2017. Una fuente con­tó a El Ob­ser­va­dor, que mien­tras que la mu­jer se en­con­tra­ba de li­cen­cia por la si­tua­ción de lu­to que atra­ve­sa­ba, un aho­rris­ta ar­gen­tino que pre­ten­día blan­quear fon­dos que te­nía de­po­si­ta­dos en Uru­guay an­te la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (AFIP), aler­tó que par­te de su di­ne­ro ha­bía des­apa­re­ci­do, lo que mo­ti­vó una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na en la en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

Allí que­dó al des­cu­bier­to la fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos. Sin po­si­bi­li­dad de de­vol­ver el di­ne­ro ro­ba­do, y con prue­bas en su con­tra, la mu­jer ad­mi­tió la ma­nio­bra, y re­nun­ció al ban­co.

Empresario y me­ce­nas

Se­gún su­po El Ob­ser­va­dor par­te del di­ne­ro ob­te­ni­do por la eje­cu­ti­va del ban­co ha­bía si­do uti­li­za­do pa­ra “ta­par agu­je­ros” en ne­go­cios de su ma­ri­do, que se desem­pe­ña­ba en el ru­bro gas­tro­nó­mi­co, y co­mer­cial en el de­par­ta­men­to de Mal­do­na­do. Ade­más de empresario, el hom­bre era el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Bás­quet­bol del club Wel­co­me, del que tam­bién era me­ce­nas.

Con­sul­ta­do por El Ob­ser­va­dor, el pre­si­den­te del club, Wil­fre­do Ruiz, di­jo ha­ber­se en­te­ra­do de la ma­nio­bra por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ad­mi­tió que el di­ri­gen­te po­nía di­ne­ro en la ins­ti­tu­ción, “co­mo otros so­cios”, aun­que no pu­do pre­ci­sar qué can­ti­dad de di­ne­ro en­tre­ga­ba al club.

El fis­cal de de­li­tos eco­nó­mi­cos, En­ri­que Ro­drí­guez, quien es­tá a car­go de es­ta cau­sa, re­gre­sa­rá es­te miér­co­les de la li­cen­cia, y re­to­ma­rá las ac­tua­cio­nes de es­te ca­so, que to­da­vía no fue for­ma­li­za­do.

El Ban­co Cen­tral ya fue en­te­ra­do de es­ta si­tua­ción. La Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros tie­ne a su car­go la su­per­vi­sión y re­gu­la­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, es­tá ha­cien­do se­gui­mien­to del asun­to, se­gún di­je­ron des­de el or­ga­nis­mo.

“Si­tua­ción pun­tual”

Es­te mar­tes el ban­co emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que se­ña­la que: “An­te con­sul­tas re­ci­bi­das, in­for­ma­mos que un em­plea­do de nues­tro ban­co reali­zó un ma­ne­jo irre­gu­lar de fon­dos per­te­ne­cien­tes a un re­du­ci­do gru­po de clien­tes no re­si­den­tes de ban­ca pri­va­da. Una vez de­tec­ta­do el in­ci­den­te, el mis­mo fue con­tro­la­do rá­pi­da­men­te por nues­tra ins­ti­tu­ción, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra ana­li­zan­do ca­sos con­cre­tos”.

Y agre­ga: “En for­ma in­me­dia­ta, se co­mu­ni­có la si­tua­ción cons­ta­ta­da a los clien­tes in­vo­lu­cra­dos, se in­for­mó a la au­to­ri­dad re­gu­la­do­ra, el Ban­co Cen­tral del Uru­guay (BCU), y se ini­cia­ron los pro­ce­sos le­ga­les co­rres­pon­dien­tes. Ca­be des­ta­car que se tra­tó de una si­tua­ción pun­tual y muy aco­ta­da, que no afec­ta en mo­do al­guno la ope­ra­ti­va ni la sol­ven­cia del ban­co”.

“Fiel a su tra­yec­to­ria y a los va­lo­res éti­cos que lo guían en la gestión de sus ne­go­cios, gru­po He­ri­ta­ge rea­fir­ma su com­pro­mi­so con sus clien­tes y con el país”, con­clu­ye. •

D. BATTISTE

El ban­co emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ró que el in­ci­den­te fue con­tro­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.